Por Enrique Arias Vega

enriqueariasvega

Santiago Abascal reconocía en el programa televisivo de Ana Rosa Quintana respecto a los medios de comunicación que “hemos minusvalorado su capacidad de conformar la opinión pública”. En efecto. Y eso ha resultado especialmente letal para él porque los medios de comunicación están escorados obviamente a la izquierda.

Nunca se ha mentido tanto en una campaña electoral como en ésta, y eso que la mentira es de siempre una forma habitual de hacer política, en la que caben desde las promesas imposibles de cumplir hasta la calumnia pura y simple de quien no coincide ideológicamente contigo.

Me siendo incapaz de valorar el resultado numérico —y menos aún la incidencia política— de la concentración patriótica en Madrid este domingo.

Probablemente tenga razón el titular de portada a toda plana de El Periódico de Catalunya cuando dice: "La derecha pincha", aunque yo le quito la indisimulada dosis de satisfacción de quienes se colocan inequívocamente contra ella. Ya la misma víspera, Anthony Garnet, en una viñeta presuntamente humorística, situaba tras una bandera de España con el lema "Franco & Co.", al dictador fallecido hace 43 años junto a Santiago Abascal, Pablo Casado, Albert Rivera y unos siniestros personajes que podrían encarnar el horror o la muerte.

Hoy día, Pedro Sánchez está empeñado en hacerse amigo imprescindible de todos los separatistas y golpistas que pasan por Cataluña y otros lares, con tal de aprobar así sus Presupuestos Generales y aguantar un tiempo más en el Gobierno.
Él debe saber perfectamente —tonto no es— que los amigos de hoy acaban por convertirse muchas veces en los enemigos de mañana.

La aparición de Vox ha llenado de alborozo a quienes buscaban un partido más de derechas, sin encontrarlo, pero paradójicamente también ha alborozado a cierta izquierda deseosa de tener un enemigo que justifique así, por contraste, sus propios excesos.

Sin quitar ningún mérito al equipo de comunicación de Vox, al partido de Santiago Abascal todos sus enemigos le han hecho una campaña de propaganda que valdría muchísimos millones que no tienen.

A partir del sábado, un nuevo presidente mexicano de izquierdas, Manuel López Obrador, se encontrará con el marrón de los inmigrantes centroamericanos que quieren entrar ilegalmente en Estados Unidos.

El mandatario electo no se ha mostrado nada dispuesto a permitir que continúe una acción que colapse la frontera, le enfrente a Estados Unidos y aumente el tránsito irregular de personas dentro de su país. Para remediarlo, propone una especie de Plan Marshall, como el que propició la recuperación económica de Europa tras la Segunda Guerra Mundial.

Nuestro Parlamento no es peor que el de otros países de nuestro alrededor, donde también se dicen burradas y hasta se producen actitudes tabernarias en vez de debates democráticos. Pero su actividad aún queda más embellecida por la nefanda práctica de “que no consten en acta” las barbaridades emitidas por sus señorías, como ordenó el miércoles la presidenta de la Cortes, Ana Pastor.

 

 

Una de las muchas leyendas infundadas sobre nuestro país es que aquí todo el mundo echa la siesta. Por eso, los europeos jubilados que se asientan en España en cuanto pueden se suman a lo que ellos creen una tradición nacional.

Vuelvo a España tras un breve período en otro continente y me encuentro un país descuajeringado. Según el diccionario, eso significa “que tiene sus partes flojas y destartaladas por el uso o el tiempo”.

Vaya que sí. Ninguna decisión de autoridad alguna se cumple o se mantiene y el único que sigue inmutable en su sitio es el cadáver de Francisco Franco, que a estas horas debería estar no se sabe dónde.

Lo mejor es que Franco no hubiese existido: nos habríamos evitado cantidad de problemas. Lo malo, en realidad, es que existió y que además ganó una guerra civil. Por eso, con ochenta años de retraso, se trata ahora de revertir una guerra a toro pasado, al menos en el imaginario colectivo, y hasta borrar físicamente al responsable de aquella barbarie colectiva.

Coincidiendo con el Día de la Hispanidad, mis parientes ecuatorianos lamentan el “genocidio” tras el “Descubrimiento”, especulando con lo bien que estarían de no haberse producido aquél.

Curiosamente, quienes más suelen hablar de genocidio son los descendientes de los indios de entonces, sometidos a los retrógrados y crueles imperios maya, azteca o inca, personas que no existirían de haberse producido aquél exterminio o que habrían desaparecido si hubiese continuado la hegemonía de los excluyentes imperios indígenas precolombinos.

El derecho a que nuestros hijos aprendan bien su lengua materna, tan importante como el voto o la nacionalidad

Durante las últimas semanas, los emigrantes hemos alzado la voz al unísono en contra del voto rogado. Esta ley cercena...

LO JURO POR MI HONOR Y ANTE DIOS NUESTRO SEÑOR

Manifiesto:      Que he sido requerido por la Dirección General de Servicios para la Familia y la Infancia del Ministerio de...

En las alcaldías el feminismo sigue fracasando.

Fue contar los resultados del 28 de abril y muchos ponerse a presumir de lo muy feministas que nos han...

DRAMÁTICA SITUACION DE LOS GITANOS EN ITALIA

La persecución contra los gitanos en Italia está alcanzando niveles de una gravedad inusitada. Tal vez no sea exagerado decir...

Mi encuentro con un Guardia Civil que no fue Civil en su acción

Mary Frances Berry, profesora de historia y ex presidenta de la Comisión de Derechos Civiles de los Estados Unidos, dijo...

Artículo Periodístico 1.657º: “Artículo surrealista, IV”.

En el cerro del existir, del propio existir, del existir colectivo, de grupos o de humanidad entera, o de especie...

Buenas noticias desde Noruega y Alemania.

Si todavía son las 10:42 horas del sábado 18 de mayo y puede usted escribir en el buscador “Venezuela Noruega”...

Sánchez, Franco, fichar, Iceta y triunfar fracasando.

Tener la sartén por el mango es una manera de vivir muy conveniente para seguir teniendo la sartén por el...

Artículo Periodístico 1.649º: “Shakespeare y los escritores”.

  ¿Qué tienen o tuvieron Shakespeare y otros cien escritores más, que denominamos genios, que no tienen o no tenemos...