Por Enrique Arias Vega

enriqueariasvega

No podemos quejarnos de vivir aburridamente. Por no saber, ignoramos hasta qué Gobierno tendremos y, ni siquiera, si algún día llegará a formarse un Consejo de Ministros, de repetirse una y otra vez los mismos resultados electorales.

Santiago Abascal reconocía en el programa televisivo de Ana Rosa Quintana respecto a los medios de comunicación que “hemos minusvalorado su capacidad de conformar la opinión pública”. En efecto. Y eso ha resultado especialmente letal para él porque los medios de comunicación están escorados obviamente a la izquierda.

Nunca se ha mentido tanto en una campaña electoral como en ésta, y eso que la mentira es de siempre una forma habitual de hacer política, en la que caben desde las promesas imposibles de cumplir hasta la calumnia pura y simple de quien no coincide ideológicamente contigo.

Me siendo incapaz de valorar el resultado numérico —y menos aún la incidencia política— de la concentración patriótica en Madrid este domingo.

Probablemente tenga razón el titular de portada a toda plana de El Periódico de Catalunya cuando dice: "La derecha pincha", aunque yo le quito la indisimulada dosis de satisfacción de quienes se colocan inequívocamente contra ella. Ya la misma víspera, Anthony Garnet, en una viñeta presuntamente humorística, situaba tras una bandera de España con el lema "Franco & Co.", al dictador fallecido hace 43 años junto a Santiago Abascal, Pablo Casado, Albert Rivera y unos siniestros personajes que podrían encarnar el horror o la muerte.

Hoy día, Pedro Sánchez está empeñado en hacerse amigo imprescindible de todos los separatistas y golpistas que pasan por Cataluña y otros lares, con tal de aprobar así sus Presupuestos Generales y aguantar un tiempo más en el Gobierno.
Él debe saber perfectamente —tonto no es— que los amigos de hoy acaban por convertirse muchas veces en los enemigos de mañana.

La aparición de Vox ha llenado de alborozo a quienes buscaban un partido más de derechas, sin encontrarlo, pero paradójicamente también ha alborozado a cierta izquierda deseosa de tener un enemigo que justifique así, por contraste, sus propios excesos.

Sin quitar ningún mérito al equipo de comunicación de Vox, al partido de Santiago Abascal todos sus enemigos le han hecho una campaña de propaganda que valdría muchísimos millones que no tienen.

A partir del sábado, un nuevo presidente mexicano de izquierdas, Manuel López Obrador, se encontrará con el marrón de los inmigrantes centroamericanos que quieren entrar ilegalmente en Estados Unidos.

El mandatario electo no se ha mostrado nada dispuesto a permitir que continúe una acción que colapse la frontera, le enfrente a Estados Unidos y aumente el tránsito irregular de personas dentro de su país. Para remediarlo, propone una especie de Plan Marshall, como el que propició la recuperación económica de Europa tras la Segunda Guerra Mundial.

Nuestro Parlamento no es peor que el de otros países de nuestro alrededor, donde también se dicen burradas y hasta se producen actitudes tabernarias en vez de debates democráticos. Pero su actividad aún queda más embellecida por la nefanda práctica de “que no consten en acta” las barbaridades emitidas por sus señorías, como ordenó el miércoles la presidenta de la Cortes, Ana Pastor.

 

 

Una de las muchas leyendas infundadas sobre nuestro país es que aquí todo el mundo echa la siesta. Por eso, los europeos jubilados que se asientan en España en cuanto pueden se suman a lo que ellos creen una tradición nacional.

Vuelvo a España tras un breve período en otro continente y me encuentro un país descuajeringado. Según el diccionario, eso significa “que tiene sus partes flojas y destartaladas por el uso o el tiempo”.

Vaya que sí. Ninguna decisión de autoridad alguna se cumple o se mantiene y el único que sigue inmutable en su sitio es el cadáver de Francisco Franco, que a estas horas debería estar no se sabe dónde.

Lo mejor es que Franco no hubiese existido: nos habríamos evitado cantidad de problemas. Lo malo, en realidad, es que existió y que además ganó una guerra civil. Por eso, con ochenta años de retraso, se trata ahora de revertir una guerra a toro pasado, al menos en el imaginario colectivo, y hasta borrar físicamente al responsable de aquella barbarie colectiva.

EL ENGAÑO DE LAS BANDERAS

Ahora que se dictará un sentencia injusta de la "justicia" española contra los políticos catalanes, presos injustamente de forma preventiva...

NO al errejoncidio de PODEMOS

Fernando Claudín di Fidio Exiliado laboral en la pérfida Albión pre-Brexit por la falta de oportunidades patrias Según la vieja política sólo...

Artículo Periodístico 1.829º: “Cuadernos, obra interactiva e hipertextual”.

Cuadernos o Cuadernos de la Mancha, es una obra interactiva e hipertextual, de creación y de investigación, que combina escritos...

Mar Sánchez Sierra CONVIERTE LA PRESIDENCIA DE LA XUNTA con su cargo y acciones en una pirámide de acoso judicial, persecución institucional, amenazas y coacciones utilizando altos cargos de la Xunta contra Miguel Delgado Director de Xornal Galicia y Presidente de Pladesemapesga.


esafsqarhyazeubebgcazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfifrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakolvltmkmsmtnofaplptrorusrskslswsvthtrukurvicyyi