Artículo Periodístico 2.783º: “El pesimismo español”.

Información
Actualidad 23 Noviembre 2021 36 votos - Para Votar tienen que ser usuario registrado
social youtube xornalgalicia   feed-image

Manuel Vicent publicó el 17 noviembre del 2018 en el diario El País, un buen artículo, titulado Líderes, en que mostraba y demostraba que España es uno de las mejores sociedades para vivir. 

Durante décadas, si no durante generaciones los españoles nos hemos preguntado a nosotros mismos si somos optimistas o pesimistas a la hora de juzgarnos a nosotros mismos. Como entenderán y sentenciarán existen las dos posturas. En esta columna que Vicent escribió, parece ser que se hizo viral, nuestro escritor literario y periodístico defiende, que España, en una serie de vectores-valores-características es de los países mejores en esos niveles. Invito a que el lector busque en Internet dicho artículo y lo lea. 

¿Pero por qué somos más pesimistas y negativistas con nosotros mismos, que quizás otros pueblos?, ¿por qué no somos capaces de valorar los valores que disponemos, y ser conscientes, de los desvalores, porqué ese pesimismo antropológico?, ¿por qué no valorar los factores positivos y los negativos y los indiferentes, los que son superiores a la media, los que son por debajo de la media…? 

Personalmente soy partidario de la doble mirada-perspectiva-dimensión. Por un lado, en algunos vectores estamos en un nivel superior a la media de Europa, en otros, estamos en un nivel por debajo de la media. 

¿Hemos tenido entre nosotros más confrontaciones-enfrentamientos que otras sociedades y otros pueblos? Desconozco la respuesta a esta pregunta y a esta cuestión. Aunque lo cierto es, que toda la Edad Media, aunque ahora se desee endulzar fueron tiempos de enorme problemática interna en la Península Ibérica, dividida, en algún tiempo en varios reinos. No podemos negar que por otro lado, en el siglo diecinueve, hubo al menos, tres guerras carlistas, en el siglo veinte, ya conocemos una. 

Pero España no entró en ninguna de las dos guerras mundiales que se produjeron en Europa en el siglo veinte. Y, tampoco se puede negar que desde el siglo dieciséis hasta el diecinueve, hasta la guerra de la Independencia, España pasó tres siglos, que interiormente, solo tuvo un conflicto grave la guerra de Sucesión a principios del siglo dieciocho, y la guerra de las Alpujarras, la Guerra de los Comuneros, pero prácticamente casi nada más, dentro de su territorio. No, fuera, que fuera de su territorio, se embarcó en distintas y variadas contiendas… 

Sin negar los aspectos negativos de la sociedad española, pero por qué no valoramos lo positivo. ¿De dónde nace o surge ese conflicto interior, que nos lleva a no valorar lo suficiente, todo lo positivo que hemos creado y criado, todo lo que incluso somos líderes, como muy bien nos indica Vicent? ¿Por qué esa lucha interna, si no real, si ideológica, constante a lo largo del tiempo, quizás, debido a esa dialéctica medieval entre varias culturas-comunidades-sociedades-religiones-ideologías durante la larga Edad Media…? ¿Pero tampoco podemos saber y conocer exactamente, si en otras sociedades, que después se convirtieron en Naciones-Estado, no han tenido también tantos enfrentamientos o mas, véase el caso de Italia, por ejemplo, la lucha entre ciudades-Estado durante siglos, de Alemania, la guerra de los cien años, de Francia el enfrentamiento de los hugonotes…? 

El conflicto grave entre ideologías, regiones, pueblos, sociedades, naciones, Estados en Europa, posiblemente igual que en otras partes del mundo, excepto en Norteamérica, que comparado con Eurasia apenas ha tenido esos episodios (salvo las guerras indias, la guerra de la independencia americana, la guerra con Inglaterra a principios del diecinueve, la guerra con México). Excepcionalmente tampoco América del Sur, después de la colonización española, hubo tres siglos, prácticamente de paz. Incluso más paz que en Europa, salvo algunos episodios. 

Pero Eurasia siempre ha estado en un constante enfrentamiento y confrontación, quizás el rectángulo que conforma dicho continente, es propicio, al surgimiento de nuevas ideologías, de nuevas necesidades, y, en ellas se basa para ir a la conquista del otro que está al lado, cercano o lejano… 

¿Quizás al ser la Península Ibérica, un lugar estratégico mundial, en concreto en Eurasia, al ser, diríamos el extremo más occidental de toda Eurasia, y estar, diríamos en la frontera con África, y de alguna medida con la frontera, aunque exista un océano en medio, con toda América, puede que esta tierra haya sido siempre una tierra de paso, desde la prehistoria, y por tanto, siempre el primer lugar, de esta parte del mundo de enfrentamientos-confrontaciones entre diversas ideologías, culturas, religiones, filosofías, metafísicas, imperios, concepciones del mundo…? ¿Roma-Cartago, Roma-Pueblos Celtibéricos, Vándalos-Alanos-Visigodos e   Hispanoromanos…? 

Quizás, reducir-rebajar la confrontación política, que puede terminar en ser sociopolítica, con lo cual sería muy peligroso, es un valor a conseguir. Por diversas razones, el clima político ha llegado a cimas, que hace unos lustros, no pensábamos que iba a suceder. Por lo cual, reducir esa dialéctica, sería una necesidad imperiosa. Por otro lado, también, que ese clima de confrontación dialéctica, no se traspase a la sociedad civil. Que la sociedad española, siga siendo tolerante, sea tolerante por convicción o por experiencia o por temor o por necesidad, pero que siga siendo tolerante y pacífica. 

Y, desde luego, a la hora de analizarnos, valoremos lo positivo que tenemos, pero también, los factores-valores-características negativas, de tal modo, que seamos capaces con optimismo, incentivar todo lo bueno, y, hacer disminuir-ralentizar-debilitar lo negativo. Aprendamos y aprehendamos de los aciertos y de los errores. Y, sobretodo démonos a nosotros la paz interior e individual, la paz social y colectiva, la paz política y sociopolítica. Otorguémonos a nosotros mismos la paz, cada uno busque el sosiego y la paz consigo mismo, con todos y entre todos la paz social y la paz política. Toleremos al otro que sea de una sinfonía política distinta a la tuya, porque en el fondo, habrá muchas notas similares y semejantes y parecidas. Paz y bien. 

http://twitter.com/jmmcaminero           © jmm caminero (29 octubre-23 noviembre 2021 cr). 

Fin artículo 2.783º: “El pesimismo español”. 

campana_de_propinas