Un demócrata y un golpista en la misma prisión.

Información
Actualidad 24 Febrero 2021 766 votos - Para Votar tienen que ser usuario registrado
social youtube xornalgalicia   feed-image

Nuestras vidas empiezan a terminar el día en que guardamos silencio sobre las cosas que importan. Martin Luther King Jr. 

Los Guardias Civiles siguen careciendo de derechos y de respeto, y de garantías constitucionales.

 

Hoy por la mañana un compañero demócrata y constitucionalista de los de verdad, encarcelado por solicitar legalmente el derecho de asociación, me mandó un audio en el que me decía: «hoy es el día en que me encarcelaron y fui a prisión con Tejero, un sindicalista demócrata junto a un golpista, Tejero, ambos Guardias Civiles». La distancia es evidente, los que pedían derechos y garantías constitucionales fueron expulsados y perseguidos, gobierno tras gobierno los persiguió, los parlamentos aprobaron su reingreso y la democracia no ejecutó nunca el respeto a los derechos y a las personas que se pronunciaron decididamente por la paz, los derechos humanos y la democracia. Dicen que el mal nunca triunfará en España, celebran actos a favor de la constitución y triunfan los que decididamente luchan contra ella. Mi amigo y compañero José Manuel León Sánchez, escritor y Guardia Civil Un Guardia Civil, encarcelado por constitucionalista   que tuvo que abandonar su profesión por «Demócrata y constitucionalista convencido» dice bien en su audio: «un sindicalista y un golpista compartiendo prisión». Puede parecer que el mal no triunfa si uno mira el parlamento en el día de hoy, lo real es que todo simula la verdad y la realidad, el mal si ha triunfado y lo tratan de desimular.

Los trabajadores de la Guardia Civil, piden normalidad democrática, piden derechos y garantías de representación para sus representantes democráticamente elegidos. Piden fin a una época de maltrato a sus recursos humanos y la readmisión de los Guardias Civiles Democráticos con todos sus derechos, el cumplimiento de las sentencias del TC 871/90 que reconoció en el año 1993 el derecho de asociación de la Unión Democrática de la Guardia Civil –UDGC–; la sentencia del TEDH, que condenó a España y las resoluciones parlamentarias aprobadas por el Congreso de los Diputados de España.

Hace más de treinta años que los Guardias Civiles en la España democrática solicitaron por vía pacífica y sin armas un derecho fundamental como era y es el derecho de asociación. Dicha acción democrática que no necesitaba permiso alguno dio inicio a acciones graves y criminales contra cientos de Guardias Civiles mediante la denominada Operación Columna, ver enlace, Un poco de historia democrática y lo más grave, que fueron hechas desde el estado por funcionarios públicos, con el dinero de todos y sin garantías judiciales y constitucionales de tipo alguno.

De noche y sin amparo judicial  –sentencia TEDH 69966-01 que condena a España– se procedió por solicitar derechos constitucionales y humanos—Derecho de asociación– a la detención de cientos de Guardias Civiles acusándolos de sedición militar, encarcelarlos  en prisiones militares, acusándolos de un delito imposible de cometer, el de sedición militar, por el ejercicio de un derecho constitucional como el de asociación.

La Operación delictual columna es un documento histórico que muestra que en España la democracia presenta graves lagunas que al día de hoy, ni han sido investigadas ni pretenden hacerlo. Pedimos una comisión de la verdad y la ejecución de oficio que revise inmediatamente las expulsiones de los Guardias Civiles porque todos los tribunales después de la expulsión dictaron resoluciones favorables que ya la propia administración debió de ejecutar de oficio.

El trabajo en favor de los derechos humanos y de los Guardias Civiles por el denominado  movimiento democrático de la Guardia Civil fue y es un trabajo  por la democracia y por desterrar la corrupción que se palpaba en la supuesta democracia que se vivía, desgraciadamente el tiempo les ha dado la razón.

Cada día vemos cómo el TEDH, condena a España y obliga a dejar sin efecto sentencia tras sentencia, ante lo cual el estado español tiene que ejecutar lo que dice Europa, especialmente lo hace y lo hace con suma rapidez cuando alguno de los beneficiados se llama Otegui o tiene relación con la banda terrorista de ETA. Cosa distinta sucede con los Guardias Civiles democráticos los cuales ganaron sentencias como la 69966-01, que condena a España con rotundidad dejando claro que no sólo se vulnero un conjunto de derechos básicos y graves, sino,  que se han producido detenciones ilegales, al declarar dicha sentencia que la guardia civil no estaba sometida a la justicia militar ni al régimen disciplinario de los militares.

Gobierno tras gobierno, ministro-a tras ministro-a, ha recibido el dossier original de la operación columna. Operación Columna Documentos El parlamento en repetidas ocasiones aprobó el reconocimiento y la rehabilitación de los Guardias Civiles Democráticos, pero nuestras señorías diputados y senadores, siguen en el mismo campo, el de la indecencia, el de la indignidad, el de la maldad y en el que les traerá no vientos sino grandes y graves tempestades, sin justicia no hay paz, y sin paz no hay pueblos que duren mucho tiempo.

Para finalizar, la gran familia que es la Guardia Civil en la que nadie lucha solo logrará que la justicia se imponga, que los compañeros expulsados retornen a la Institución con todos sus derechos, la historia es clara y contundente, y nos recuerda a los UMD del ejercito, que después de posicionarse en favor de la democracia y del estado de derecho han sido reintegrados a sus puestos con todos los derechos.

Para terminar Ya, Tenemos la fuerza de la razón y no la razón de la fuerza, eso es lo que le falta a todos los diputados, senadores y responsables públicos que hablan de democracia, justicia y legalidad, y carecen de dignidad y de vergüenza, con esta clase política, España está abocada al más terrible de los fracasos. Hablan de democracia y festejan el fracaso ante un golpe de estado que curiosamente encarceló y juntó a los demócratas que solicitaban un derecho constitucional como el de asociación, con un golpista llamado Tejero, a estas alturas de la película no sabemos quién, o quienes eran mejor, ni quién era o es demócrata. Vean y comparen: «los constitucionalistas siguen expulsados mientras el congreso mira o ve para otro lado, sus hechos los delatan, predican y no dan ejemplo, y siguen como si nada festejando una fiesta  que simula la desverguenza

campana_de_propinas