Diego Fierro Rodríguez

Pedro Sánchez ha afirmado que va a luchar contra el independentismo catalán si sus defensores atentan contra las instituciones, indicando que estará dispuesto a utilizar los mecanismos del artículo 155 de la Constitución y de la Ley de Seguridad Nacional del año 2015 si fuera necesario.

 

El primer mecanismo se podría emplear sin inconveniente alguno, aunque el Gobierno se encuentre en funciones y el Senado disuelto, pues el mismo Gobierno en funciones y la Diputación Permanente del Senado garantizan que no exista una situación de vacío de poder que provoque la vulnerabilidad del Estado, como se deduce de los artículos 78 y 101 de la Constitución en relación con la Ley del Gobierno y con el Reglamento del Senado.

El segundo mecanismo, cuyo uso fue propuesto por Pablo Casado, se podría aprovechar de un modo mucho más sencillo y menos invasivo que el artículo 155 de la Constitución, pues la Ley de Seguridad Nacional establece en su artículo 23.3 que la situación de interés para la Seguridad Nacional se afrontará con los poderes y medios ordinarios de las distintas Administraciones Públicas y en ningún caso podrá implicar la suspensión de los derechos fundamentales y libertades públicas de los ciudadanos, señalándose en el artículo 22.2 de la misma norma que la gestión de crisis se desarrollará a través de instrumentos de prevención, detección, respuesta, retorno a la normalidad y evaluación, con un desarrollo que será gradual y que implicará a los diferentes órganos que componen la estructura del Sistema de Seguridad Nacional, según sus competencias y de acuerdo con la situación de crisis que se produzca, garantizándose que las autoridades de la Comunidad Autónoma que, en su caso, resulte afectada, participen en la gestión de las circunstancias.

El objetivo de Pedro Sánchez no parece ser otro que el de la caza de votantes de Ciudadanos que, descontentos con el papel de Albert Rivera durante los últimos meses, quieran votar a un partido con una ideología centrada y con un plan de lucha contra los secesionistas catalanes.

Lo gracioso es que no hay que descartar que, al hablar Pedro Sánchez del artículo 155 de la Constitución y de la Ley de Seguridad Nacional, se produzca un traspaso de votantes del PSOE a Unidas Podemos, pues no son pocos los que, en las pasadas elecciones generales, apoyaron a Pedro Sánchez por mostrar deseos de diálogo con los líderes secesionistas de Cataluña. Por ese mismo motivo, el plan del actual presidente del Gobierno en funciones podría constituir un varapalo para sus propias expectativas.

Pedro Sánchez luchará contra el independentismo mientras crea que le conviene al PSOE, es decir, hasta las elecciones generales del próximo día 10 de noviembre. Después, obrará en función de las circunstancias, haciendo todo lo posible por volver a ser presidente del Gobierno con plenitud de poderes, aunque ello requiera pactar con los secesionistas catalanes.

Artículo Periodístico 1.829º: “Cuadernos, obra interactiva e hipertextual”.

Cuadernos o Cuadernos de la Mancha, es una obra interactiva e hipertextual, de creación y de investigación, que combina escritos...

NO EN ESTA OCASIÓN LOS PROCEDIMIENTOS DE INFRACCIÓN MÁS GRAVES DE LA COMISIÓN EUROPEA ACUSAN A ESPAÑA

PRÁCTICAMANTE LA TOTALIDAD DE LOS ESTADOS MIEMBROS, ADVERTIDOS DE INCUMPLIMIENTOS.PRÁCTICAMANTE LA TOTALIDAD DE LOS ESTADOS MIEMBROS, ADVERTIDOS DE INCUMPLIMIENTOS.

LABILIDAD FINANCIERA CONSISTORIAL

(Dícese de la falta de estabilidad o de firmeza) Qué aplicada histórica y financieramente a los Ayuntamientos de nuestra geografía, suele...

Mar Sánchez Sierra CONVIERTE LA PRESIDENCIA DE LA XUNTA con su cargo y acciones en una pirámide de acoso judicial, persecución institucional, amenazas y coacciones utilizando altos cargos de la Xunta contra Miguel Delgado Director de Xornal Galicia y Presidente de Pladesemapesga.