La cadena perpetua no puede implantarse en España

Información
;Por Diego Fierro Rodríguez 22 Marzo 2019

Diego Fierro Rodríguez



Personajes relevantes como Santiago Abascal o Feliciano López han pedido la cadena perpetua para los violadores. Ese planteamiento se ha difundido con más éxito por la muerte de Laura Luelmo a manos de un desalmado y no son pocos los que no parecen conformarse con la existencia de la pena de prisión permanente revisable.

 

Hay que tener presente que la cadena perpetua no está regulada en el ordenamiento jurídico español. La misma no puede establecerse porque resultaría absolutamente contraria al artículo 25 de la Constitución, que señala que las penas privativas de libertad estarán orientadas hacia la reeducación y la reinserción social de los penados.

La Sentencia del Tribunal Constitucional 160/2012, de 20 de septiembre, indica que “Desde el ATC 486/1985, de 10 de julio, este Tribunal ha venido afirmando que el art. 25.2 CE no contiene un derecho fundamental, sino un mandato constitucional dirigido al legislador para orientar la política penal y penitenciaria, que como tal puede servir de parámetro de constitucionalidad de las leyes (SSTC 2/1987, de 21 de enero, FJ 2; 28/1988, de 23 de febrero, FJ2; 79/1998, de 1 de abril, FJ 4; y 120/2000, de 10 de mayo, FJ 4)”. También señala la resolución que “dicho precepto “no establece que la reeducación y la reinserción social sean la única finalidad legítima de la pena privativa de libertad” (también, SSTC 167/2003, de 29 de septiembre, FJ 6 y 299/2005, de 21 de noviembre, FJ 2); por ello, de la mención de que las penas y las medidas de seguridad deberán estar orientadas a tales finalidades, no se deriva que tales fines sean los únicos objetivos admisibles de la privación penal de libertad ni, por lo mismo, que haya de considerarse contraria a la Constitución “la aplicación de una pena que pudiera no responder exclusivamente a dicha finalidad” (SSTC 19/1988, de 16 de febrero, FJ 9, citando el ATC 780/1986, de 19 de noviembre; 167/2003, de 29 de septiembre, FJ 6; y 299/2005, de 21 de noviembre, FJ 2)”, pero si que será inconstitucional cualquier pena privativa de libertad que no permita la reeducación social de los penados.

Es necesario destacar que la cadena perpetua no puede aplicarse, pero si la pena de prisión permanente revisable, en sus casos, de una forma que pueda servir para incrementar el control de aquellos delincuentes cuya personalidad tenga caracteres más similares a los de una bestia que a los de una persona civilizada.