La orfandad política de los vacunados

Información
Opinión 28 Octubre 2022 146 Votos Correo electrónico Imprimir
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
social youtube xornalgalicia   feed-image

El pasado 11 de octubre pudimos ver una inusual intervención en el parlamento de Canarias, por primera vez, alguien se atreve a exponer el drama que se esta viviendo entre la población; y aunque David de la Hoz se refiriera al incremento de mortalidad de los últimos meses de forma bastante implícita y cuidándose de no adelantar conclusiones, el tema es el mayor tabú que se puede recordar.

 

Pero el diputado expone algo mas espinoso, y es la orfandad política de aquellos que sufren secuelas o han perdido seres queridos por la campaña de vacunación -como se han referido las instituciones-, o dicho de forma técnica, de la campaña de inoculación masiva de substancias génicas experimentales a la población, sin que nadie asuma ninguna responsabilidad por los efectos de dicha substancia, ni si quiera el fabricante, que fue el primero que se descargó de toda responsabilidad.

 

Ningún partido hasta la intervención de David, ha querido tocar el tema, algo lógico, ya que todos aquellos partidos de gobierno; central y autonómico, pueden ser acusados automáticamente de Crímenes contra la Humanidad recogidos en los juicios de Núremberg de 1946-47 por experimentación con seres humanos, por lo que los vacunados no solo pusieron el brazo voluntariamente en pos de colaborar altruistamente para “salvar a la sociedad”, sino que ahora son arrojados al basurero de la política, al total ostracismo, a la invisibilidad. Aunque la verdad es que la gente puso el brazo por chantaje, presión social, miedo y coacción, incitada por los medios de desinformación.

 

Estos afectados por una operación que escapa de las fronteras del estado español, y que habrá que esperar a una confesión de los responsables directos para poder clasificarla. También escapa de la lógica de la buena gobernanza, los afectados por los “daños colaterales” son invisibles, condenados a sufrir en silencio su desdicha, sin voz, sin voto, sin nadie que los represente.

 

Estos invisibles, son en realidad la mayoría, la mayoría mas silenciosa, resignada, humillada y derrotada de la historia de la humanidad. Que viven sin entender qué ha pasado, y autoengañándose para no aceptar que los engañaron por nada; para morir o enfermarse por que así lo decidió una institución de capital anglosajon (y los dos derrotados de la segunda guerra mundial) mixto publico-privado a la que nadie ha votado que es la OMS y que actuá como el ministerio de salud de todo occidente (aunque pretendió serlo del mundo entero) en cuyos mandos está la fundación Bill y Melinda Gates al frente del conglomerado farmacéutico.

F igura 1: 20 mayores contribuyentes a la OMS en 2018. Fuente: WHO Results Report. Programme Budget 2018-2019 Mid-Term Review.

 

Pero no quiero dejarme atrás la responsabilidad de los sanitarios, los últimos responsables, en los que cada paciente deposita su confianza, y que por pura cobardía y faltando flagrantemente al juramento hipocrático y a la Declaración de Ginebra (1948), escogieron el dinero que el ministerio regaba por cada caso de covid o simplemente por no tener problemas con el gerente o el jefe de servicio en lugar del bienestar de sus pacientes. Más temprano que tarde también tendrán que responder ante la justicia.

 

La cuestión es la siguiente: para un partido, que no ha estado involucrado en esta operación a la altura de Joseph Mengele, le coloca en una posición privilegiada para sacar rentabilidad política de la orfandad de esa mayoría al tiempo que puede iniciar un proceso de liquidación política de todos los restantes partidos rivales y cómplices, claro que para iniciar este proceso hace falta mucho valor y dudo que haya de eso entre la clase política, pero quien lance la primera piedra, puede iniciar un proceso de reconfiguración política de todo el estado y asegurarse una posición ventajosa para los próximos cuarenta anos.

 

Pero no salgo del asombro ante la timidez de los grupos políticos que no han sido parte de esta operación o lo han sido de manera limitada y no sacan ventaja de la actual situación pues los catapultaría inmediatamente al tiempo que hundiría a todo el arco político. Y la caverna mediática podrá cantar misa, pero las evidencias ya estaban sobre la mesa, hace dos años, y cada día se multiplican los testimonios y declaraciones de implicados directos sobre detalles de esta operación.

 

La pregunta para esa mayoría es, ¿Habrá alguien que los represente en las próximas elecciones?

 

Tinerfe Inekaren

27/10/2022