Imprimir
Categoría: Opinión
Visto: 191

¿Cambio de era en Reino Unido?

Información
Opinión 10 Septiembre 2022 191 Votos
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
social youtube xornalgalicia   feed-image

La noticia de la semana en Reino Unido ha pasado de ser el cambio de primer ministro y equipo de Gobierno al duelo por la repentina muerta de Isabel II en Balmoral.
Son sus súbditos quienes tendrán que valorar su labor y su forma de reinar y yo no me aventuraría a hacer ninguna valoración que no me corresponde, pero es cierto que esta noticia ha significado un shock en un país que lleva sumido en una crisis política, económica, sanitaria, y social sin precedentes desde 2016.

La petición de que el tramite de paso de poder fuera en Balmoral, en Escocia, y no en Buckingham Palace ya dejaba claro que la Reina Isabel II no tenía las fuerzas ni la salud que la permitieron reinar durante 70 años.
Y a Reina muerta, Rey puesto…Charles o Carlos III inicialmente no cuenta con un apoyo popular que ha perdido durante las últimas décadas y que quizás hagan que nunca pase a la historia con los honores que si pasará su madre.
El tiempo del reinado de Charles no será largo, siendo el rey con más edad que accede a la corona.
En los últimos años se ha mostrado interesado en temas de actualidad como la protección del medioambiente, y no hay duda de que esta más abierto a los medios de comunicación que de cierta manera ha usado en su favor en las últimas décadas para mostrar el trabajo que ha estado llevando a cabo.
Pero los problemas reales que sufre Reino Unido no pasaban por la monarquía.
Este debate, que sin embargo sí que se están teniendo en muchos países que aun están bajo la corona británica acerca de la idoneidad de seguir con este modelo y que resurgirán con más fuerza estos próximos días, no existe en Reino Unido, y es difícil encontrar lideres políticos que quieran abanderar la transición hacia una república en Reino Unido.
Los cambios drásticos en Reino Unido solo pueden pasar a través de las urnas y la nueva primera ministra, Liz Truss va a aguantar en el poder todo lo que pueda, sin una oposición que la traiga por la calle de la amargura. Keir Starmer, líder del partido laboralista sigue sin aparecer y ya ni se le espera.
De momento los próximos meses todo va a ser tapado con funerales, homenajes, y protocolos que lleven hasta la coronación del nuevo rey, y este proceso servirá de entretenimiento de los problemas reales que Reino Unido tiene.
El nuevo gobierno nos ha quitado del medio a la peor secretaria de estado de la Home Office, Priti Patel, con sus ideales xenófobos y clasistas, y que aparte de traer ideas que parecían sacadas de las peores pesadillas de tiempos pasados como es la creación de campos de inmigrantes en Ruanda, también ha provocado numerosas dimisiones de trabajadores del ministerio debido a sus formas de trabajar y falta de ética.
…pero su sustituta no promete ser mejor, y en muchos aspectos Suella Braverman es un clon de Priti y sigue una línea dura antiinmigración, con la “sorpresa añadida” de que ella también es hija de emigrantes provenientes de Kenia y Mauritius.
Su intención es endurecer aún más sus medidas antiinmigración y seguir adelante con el plan de enviar a los inmigrantes ilegales a Ruanda a pesar de todas las criticas que esta medida ha tenido desde su anuncio. Algunos compañeros de partido le han denominado “Priti Patel con esteroides” …estamos avisados.
Otro de los cambios en el gobierno es la inclusión de Therese Coffey como vicepresidenta y secretaria de estado de Sanidad.
Therese es antiabortista, fumadora y no augura un gran futuro para el NHS y las diferentes organizaciones que quedan bajo su mando.
Diferentes organizaciones como NHS England, NHS X, o NHS Digital están sufriendo una reestructuración de nuevo en estos momentos y los recortes de personal planteados de alrededor del 30% pueden incrementarse ahora que Therese Coffey ha llegado al poder.
El resto de los cambios en el Gabinete de gobierno eran esperables y no hay golpe de timón ya que para Liz Truss y muchos en su partido todo va acorde a su plan.
No hay un aluvión de ideas proveniente de sus nuevos secretarios de estado y Liz Truss no ha ilusionado a la población con ideas que mejoren la vida de los británicos o al menos puedan ayudar a mitigar de verdad los problemas que se prevén para este invierno y veremos si su trabajo logra levantar las previsiones de un partido conservador que bajo el mandato de Boris Johnson ha sufrido un desgaste y perdida de apoyos en Reino Unido.
El lamento por la muerte de la reina va a ocultar los lamentos por un gobierno inoperante que acaba de cambiar a un primer ministro falto de ética, compasión, y capacidad de liderazgo, por una primera ministra que apunta a que quizás no mejore demasiado a Boris Johnson.
Su línea en cierta manera es continuista, como se espera que sea la monarquía en manos de Carlos III y quizás esta nueva era de la que muchos hablan no sea más que una continuación del declive del viejo imperio que cree que el mundo es igual al que llegó Isabel II en 1950 tras la II Guerra Mundial.
Los cambios reales en Reino Unido solo se podrán lograr cuando aparte de cambiar el color de la papeleta en las urnas, cambie la percepción del mundo que muchos ciudadanos británicos tienen del mismo y acaben con sus prejuicios, con su falsa superioridad, y con un aislamiento autoimpuesto del que no logran escapar.
La muerte de Isabel II no significa automáticamente un cambio de era…quizás lo sea para los nostálgicos y los que querrían que su país volviera al color sepia y la etapa colonialista, pero el resto del mundo seguirá avanzando y Reino Unido tiene que decidir si quiere volver a ser un país protagonista o prefiere quedarse en un pasado que no va a volver.

David Casarejos Moya   
 
Presidente de la Comisión de Derechos Civiles y Participación en el CGCEE
Presidente del Consejo de Residentes de Manchester (CREeCUK)