Putin, el Brexit, y como cambiar las opiniones de las sociedades según interese

Información
Opinión 19 Marzo 2022 131 Votos Correo electrónico Imprimir
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
social youtube xornalgalicia   feed-image

Las guerras ayudan a identificar a los malos y dejan claro qué lideres en el mundo no deberían estar en posiciones de poder.

Los que son malos ahora lo eran hace 10 años también a pesar de que el resto de los mandatarios miraran hacia otro lado cuando los actos de dictadores, déspotas y malos dirigentes no les afectaba ni a su economía ni a su sistema político.

A veces incluso las injerencias en temas políticos internos parece que no les afectan si el resultado de estas acciones beneficia a sus intereses.

No es una sorpresa que Occidente y las principales potencias hayan saltado a intentar defender a Ucrania en la actual sangrienta ocupación que Putin ha impuesto en sus vecinos bajo la excusa de la auto protección.

Lo que no es fácilmente asimilable es que hayan estado permitiendo tanto tiempo que el dirigente ruso haya campado a sus anchas, y lanzando sus redes por todo el mundo para intentar controlar no solo grandes ciudades y redes de comunicación sino también las decisiones democráticas de los pueblos.

Las elecciones en las que salió elegido Donald Trump o el Brexit, fueron en parte decididas gracias a las actividades dirigidas desde Rusia, y aun con pruebas parece que solo se empiezan a oponer a Vladimir Putin cuando ha pasado a la destrucción de ciudades y la matanza de civiles en un país que cada vez se alejaba mas de Rusia intentando crear lazos más cercanos con el resto de vecinos europeos.

Todo era una partida de ajedrez y Ucrania evidentemente se estaba usando de igual manera como un peón en una partida de ajedrez por aislar mas a Rusia… y todos tiene una parte de responsabilidad en esta historia, pero el que esta apretando gatillos y lanzando misiles es el ex agente de la KGB y presidente de Rusia las últimas dos décadas.

Reino Unido ha tenido un rol importante en el blanqueamiento de las injerencias rusas y según una investigación del Comité de Inteligencia Britanica y Seguridad del Parlamento sobre alegaciones de como Rusia ha afectado en el referéndum del Brexit o de la Independencia de Escocia.

La investigación se publicó en Julio de 2020 y dejaba claro que su efecto se notaba no solo en la política sino también en la economía britanica.

La elección de Reino Unido como objeto de sus esfuerzos por intervenir en las decisiones económicas y políticas se debía que era un objetivo primordial como uno de los países claves en el lobby anti-ruso de Occidente.

El texto final de la investigación decía que Reino unido había “dado la bienvenida a los oligarcas rusos con brazos abiertos, permitiéndoles con la posibilidad de blanquear sus finanzas a través de la lavandería de Londres, dándoles también conexiones al mas alto nivel con compañías y políticos británicos.”

A pesar de todas las pruebas no se permitió a este Comité seguir investigando para probar su efecto en los referéndums, para evitar que se perdiera confianza en su sistema democrático. Total, ya había salido lo que las elites británicas querían, y no se iban a quejar de como afecto la decisión de Rusia de empujar por un resultado u otro.

En Estados Unidos pasó más de lo mismo, e igualmente no hubo represalias hacia Rusia y muchos medios de información miraban hacia otro lado y decidían no informar sobre las actividades ilícitas del gobierno de Putin.

No es la primera vez en la historia en la que un aliado y amigo de repente acaba siendo aniquilado por las grandes potencias, y podemos recordar lo que sucedió con Muammar Gadaffi que pasó de poder poner su carpa en Central Park en Nueva York a ser dejado de lado y tener el final que tuvo.

Es curioso ver como los medios de comunicación en nuestro país y en el resto del mundo, en el caso de Putin, al igual que muchas bandas de la ultraderecha tratan de implantar en el pensamiento colectivo ideas que distan de la realidad, y por ejemplo Le Pen en Francia tiene mucha prisa tratando de borrar todas sus declaraciones pro-Putin y fotos en su compañía para alejarse de lo que representa ahora mismo. Algo parecido pasa en nuestro país con la banda de verde.

De repente Putin es comunista y sus lazos con toda la derecha europea se esconden bajo la alfombra, y ya saben que, si se repite una mentira 30 veces, algunos acaban creyéndoselo.

Los aficionados del Chelsea nunca se preguntaron sobre la legitimidad del dinero que traía Abramovich y los cientos de millones de libras esterlinas invertidos en el club londinense fueron bienvenidos. Los títulos futbolísticos nunca fueron menospreciados por ser financiados por parte de un oligarca ruso.

Hay más de 100 propiedades en Londres con un valor de mas de mil millones de libras esterlinas que son propiedad de oligarcas rusos acusados de casos de corrupción, y Eugeny Lebedev lleva desde el 19 de noviembre de 2020 sentándose en la Cámara de los Lores, demostrando hasta dónde llega su influencia en Reino Unido.

La guerra en Ucrania va a empezar, sin ninguna duda, a poner el foco en todos los bienes y activos financieros rusos en Europa. Los lujosos yates de muchos de ellos están siendo requisados por gobiernos de diferentes naciones europeas, y el acceso a sus capitales esta siendo restringido para evitar que desde el exterior puedan financiar esta ocupación y destrucción de Ucrania. Parece que solo cuando hay muertos y exiliados se preocupan de tomar estas decisiones.

El dinero abre puertas y países como Reino Unido que se vanagloria de cerrar las puertas a la emigración, no parece que se preocupe cuando en sus ciudades entra dinero de procedencia desconocida y se permite que se blanqueen cantidades obscenas de dinero.

queda claro que Reino Unido quizás no sufra de xenofobia o racismo, sino de aporofobia. Si eres rico eres bienvenido, sin preguntas, sin problemas, sin ética

David Casarejos     

 

Presidente del Consejo de Residentes del centro de Reino Unido

 

Consejero por Reino Unido en el Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior