El conflicto entre Rusia y Ucrania: la necesidad urgente de una verdadera justicia

Información
Opinión 01 Marzo 2022 206 Votos Correo electrónico Imprimir
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
social youtube xornalgalicia   feed-image

El presidente de Rusia, Vladímir Putin ha lanzado en febrero de 2022 un ataque contra Ucrania. Según informan los medios, el motivo subyacente es:

La expansión de la OTAN y el desarrollo militar del territorio de Ucrania por parte de la alianza es inaceptable para Rusia”

Fechas clave del conflicto

Noviembre de 2013: El presidente de Ucrania suspende la firma de un acuerdo con la Unión Europea a causa de las presiones de Rusia. Miles de ucranianos se manifiestan contra el gobierno.

Febrero de 2014: Las fuerzas de seguridad de Ucrania matan a decenas de personas en las protestas. Esto desemboca en la huida del primer presidente y provoca enfrentamientos en la península ucraniana de Crimea.

Marzo de 2014: Rusia anexiona la península de Crimea a su territorio a través de un referéndum celebrado en la península ucraniana. La comunidad internacional no reconoce esta anexión.

Abril-Mayo de 2014: Los conflictos en Ucrania se intensifican en zonas del este del país, produciendo una guerra entre los separatistas prorrusos y el ejército ucraniano.

Septiembre de 2015: Se firma en Minsk un acuerdo para poner fin a la guerra que dura una semana.

2016-2019: tienen lugar diversos intentos para realizar acuerdos para la paz.

Enero-Abril de 2021: Rusia comienza a acumular tropas rusas cerca de las fronteras con Ucrania.

Diciembre de 2021: Estados Unidos y la Unión Europea temen una invasión de Rusia en Ucrania y amenazan a Rusia con sanciones.

Enero de 2022: China se muestra a favor de Rusia en el conflicto con Ucrania.

Febrero de 2022: El presidente ruso declara que Estados Unidos ha rechazado sus exigencias para poner fin a la crisis de Ucrania. Rusia realiza maniobras militares cerca de las fronteras con Ucrania y las tensiones con Occidente aumentan.

24 de febrero de 2022: Rusia anuncia una operación militar especial e inicia su ataque contra Ucrania.

(Fuente: El País)

Causas de los crecientes conflictos y tensiones en el mundo

Desde hace más de 10 años, el líder de la Comunidad Musulmana Ahmadía, Su Santidad Hazrat Mirza Masrur Ahmad, ha advertido a los jefes de Estado, parlamentarios, diplomáticos, y otros representantes acerca del aumento continuo de las tensiones y conflictos nacionales e internacionales. Además, ha realizado giras por todo el mundo, organizado simposios y escrito personalmente cartas a los líderes del mundo exponiendo su preocupación por una potencial guerra nuclear, advirtiendo de sus consecuencias devastadoras y proponiendo soluciones para evitar este conflicto.

A continuación exponemos citas de Su Santidad en distintos simposiums sobre la paz respecto a los temas que tratamos:

La falta de interés por promover una paz duradera

Ya he dicho durante muchos años que la falta de justicia ha azotado cada segmento de la sociedad provocando el desorden. La falta de justicia también se puede observar en las Naciones Unidas, hasta tal punto, que aquellos con vínculos cercanos a las Naciones Unidas manifiestan abiertamente sus deficiencias y su fracaso en cumplir con su objetivo principal de mantener la paz internacional y la seguridad. […]

De manera similar, las tensiones entre Rusia y Occidente continúan latentes y amenazan con intensificarse en cualquier momento. De hecho, mientras las tensiones continuaban aumentando, el ex-ministro de Asuntos Exteriores alemán Frank-Walter Steinmeir habló personalmente en contra de las actividades militares de la OTAN cerca de la frontera rusa. El pasado junio dijo:

Lo único que no deberíamos hacer es agravar la situación con intimidaciones y alardes belicosos. Cualquiera que piense que un desfile simbólico de tanques en la frontera este de la alianza traerá seguridad, está equivocado. Sería prudente no dar pretexto a renovar las confrontaciones antiguas”.

Coincido con la afirmación del ex - ministro de Asuntos Exteriores de que las naciones no deben provocarse entre sí para reivindicar su poder, si no que deben adoptar la diplomacia e intentar resolver las diferencias amistosamente y sin necesidad de amenazas mutuas. Tristemente, con el paso del tiempo parece que estamos perdiendo la habilidad de escuchar y tolerar perspectivas y visiones opuestas. Es esencial abrir canales de comunicación y facilitar el dialogo, de lo contrario, el malestar del mundo continuará empeorando.

En cualquier caso, he citado varios informes que sugieren que nos estamos dirigiendo hacia una futura guerra y derramamiento de sangre. A nivel nacional e internacional estamos viendo una polarización y actitudes agresivas entre unos y otros.

(Mirza Masrur Ahmad, Simposio por la paz, 2017)

El comercio internacional de armas

En mi opinión hay una solución preconcebida que puede tener un impacto instantáneo e iniciar el proceso de sanar al mundo. Me refiero a la venta internacional de armas, que creo que debe restringirse y frenarse.

Todo sabemos que las naciones occidentales, para alimentar sus economías, están vendiendo armas en países extranjeros, incluidas aquellas naciones que están involucradas en guerras y en conflictos armados. Por ejemplo, hace solo unas semanas, se difundió ampliamente que la nueva administración de los Estados Unidos estaba firmando un nuevo acuerdo con Arabia Saudí para la venta de tecnología de misiles dirigidos de precisión. Además, un informe de las Naciones Unidas publicado el año pasado indicaba que, cuando se trata de venta de armamento, no se aplican las normas habituales de derecho. Se encontró una lista de compañías, individuos y países que han estado infringiendo desde hace tiempo el embargo internacional de armas a Libia y suministrando armas a diferentes facciones del país.

Por ello, incluso donde existen ciertas limitaciones, estas no se están imponiendo correctamente. Mientras que el interés primario de todas las naciones debería ser el bienestar de la humanidad y el logro de la paz, la triste realidad es que los intereses de las empresas y la búsqueda de la riqueza tienen mayor prioridad que estas preocupaciones.

(Mirza Masrur Ahmad, Simposio por la paz, 2017)

La pobreza y falta de apoyo internacional

Muy lamentablemente, las clases gobernantes de las naciones más desfavorecidas o arrasadas por la guerra están, a menudo, más preocupadas por mantener su propia posición o poder que en aliviar el sufrimiento de su propia gente. El resultado es que aquellos que no tienen nada, sienten desprecio hacia sus propios líderes corruptos, y consideran a las grandes potencias del mundo como el enemigo. Trágicamente, estamos contemplando los efectos terribles de todo esto también en los países musulmanes, y la razón por la que algunos musulmanes que se han criado en Occidente estén siendo radicalizados, y hayan perpetrado ataques terroristas salvajes aquí en Occidente, es que estos musulmanes están observando el estado desesperado de sus países de origen.

Por lo tanto, creo firmemente que si deseamos sinceramente proteger a nuestro mundo y garantizar que dejamos atrás un legado de oportunidades para los que nos siguen, es esencial que hagamos todo el esfuerzo posible por elevar los estándares del mundo desarrollado. Las naciones empobrecidas no deben ser tratadas con desprecio; al contrario, debemos considerarlas como parte de nuestra familia - nuestros hermanos y hermanas -. Si ayudamos a que las naciones en vías de desarrollo puedan mantenerse por sí mismas, y concedemos a sus habitantes oportunidades y esperanza, en realidad, nos estaremos ayudando a nosotros mismos y protegiendo el futuro del planeta. En caso contrario, ya estamos siendo testigos de que la pobreza y la miseria de los países en vías de desarrollo está afectando negativamente también al resto del mundo.

Además, como resultado de los ataques terroristas recientes y la inmigración generalizada a Occidente, se ha producido un peligroso aumento del nacionalismo en muchos países occidentales, evocando el temor de los oscuros días del pasado. Es particularmente preocupante que los grupos de extrema derecha estén teniendo tanta influencia, que su afiliación haya aumentado, y que incluso hayan conseguido logros políticos. También ellos son extremistas que pretenden envenenar la sociedad occidental, incitando a las masas en contra de aquellos que tienen un color de piel distinto o cuyas creencias son diferentes.

(Mirza Masrur Ahmad, Simposio por la paz, 2018)

La injusticia económica

Una y otra vez, vemos ejemplos de países que han intervenido en naciones devastadas por la guerra, o que han prestado ayuda a países desfavorecidos con el pretexto de traer la Paz, pero que en realidad han forjado ataduras que les permiten tomar el control de los recursos del país más débil. En lugar de contentarse con su propia riqueza, los países poderosos tratan de afirmar su control sobre las naciones más frágiles.

Como he dicho, la causa principal de la frustración y de la hostilidad resultante, ya sea en Oriente o en Occidente, es la injusticia económica, por lo que es esencial que hagamos un esfuerzo concertado para salvar la brecha económica entre las naciones y sus pueblos. Además, debemos unir nuestros esfuerzos para poner fin a todas las formas de extremismo y prejuicio, ya sea religioso, racial o de cualquier otro tipo.

Allá donde esté claro que las personas están sufriendo, y que sus líderes no están protegiendo sus derechos, las organizaciones internacionales fundadas para preservar la paz del mundo, especialmente las Naciones Unidas, deben ejercer una presión legal y proporcional para defender los derechos de los ciudadanos respetuosos de la ley, a la vez que impulsar la paz y la justicia.

(Mirza Masrur Ahmad, Simposio por la paz, 2019)

Posibles consecuencias de un conflicto armado internacional

Si reflexionamos sobre la Segunda Guerra Mundial, observaremos que varias naciones estaban determinadas a no involucrarse, pero finalmente fueron arrastradas a ella a medida que las alianzas y los bloques cambiaban continuamente. Actualmente, varios países han adquirido armas nucleares y, aunque se usase una sola de estas armas, las consecuencias serían inimaginables y perdurarían mucho después de que nos hayamos ido. En lugar de dejar atrás un legado de prosperidad para las futuras generaciones, seremos culpables de dejar atrás únicamente desesperación y aflicción. Nuestro regalo al mundo será una generación de niños discapacitados, nacidos con defectos y con discapacidades intelectuales. ¿Quién sabe si sus padres tan siquiera sobrevivirán para cuidarlos y alimentarlos?

Por tanto, debemos tener siempre presente que si seguimos nuestros propios intereses a cualquier precio, se privará al prójimo de sus derechos, lo cual desembocará irremediablemente en conflictos, guerras y miseria. Todos debemos reflexionar y entender que estamos al borde de un precipicio y debemos reconocer el propósito de nuestra creación.

(Mirza Masrur Ahmad, Simposio por la paz, 2017)

Claves para reducir las tensiones y los conflictos internacionales

En lugar de priorizar el progreso de sus propios partidos políticos o gobiernos, nuestros líderes prioricen la paz y la prosperidad futura de la humanidad. Esta es la forma de promover la verdadera paz en el mundo.

En un contexto internacional más amplio, debemos reconocer el hecho de que rara vez la fuerza consigue ningún beneficio a largo plazo. Por lo tanto, cuando negocien con Corea del Norte, Irán o cualquier otro país, las grandes potencias deben proceder con precaución y sabiduría, y esforzarse por escuchar las preocupaciones de cada grupo. Las grandes potencias deben buscar la diplomacia, y dar preferencia a reducir la tensión. Deben tratar de negociar acuerdos de paz que no favorezcan a una de las partes, sino que resuelvan los problemas de todas las partes. Además, una vez que se alcance la paz, debe olvidarse cualquier enemistad u odio pasado, y avanzar juntos con un espíritu de respeto mutuo.

Si queremos dejar atrás un legado de esperanza para nuestros hijos, y ceder un mundo pacífico a las futuras generaciones, nosotros, independientemente de nuestra religión o creencia, debemos cambiar urgentemente nuestras prioridades.

En lugar de permitir que el materialismo y el deseo de poder nos consuma, cada nación, sea rica o pobre, debe priorizar la paz y la seguridad del mundo entero sobre cualquier otro asunto.

En lugar de embarcarnos en una carrera armamentística que nos dirija hacia la muerte y la destrucción, debemos unirnos a la carrera por salvar y proteger la humanidad.

En lugar de cerrar fronteras y puertos a los países beligerantes, provocando que los niños inocentes se mueran de hambre y que los enfermos queden privados de tratamiento médico, debemos abrir nuestros corazones solidariamente, derribar los muros que nos dividen, alimentar a los hambrientos, y ayudar a aquellos que sufren.

(Mirza Masrur Ahmad, Simposio por la paz, 2018)

Comunidad Musulmana Ahmadía en España.

Mezquita Basharat. 14630 PEDRO ABAD, Córdoba.

Tfno: 957 186203.

www.alislam.eswww.ahmadía.es

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

https://www.ahmadiyya-islam.org/es/articulos/guerra-rusia-ucrania-causas-soluciones/