Historia de un genocidio en Democracia, consentido por todos

Información
Opinión 21 Agosto 2021 221 votos - Para Votar tienen que ser usuario registrado
social youtube xornalgalicia   feed-image
https://schema.org/ImageObject">Historia de un genocidio en Democracia, consentido por todos
Marcelino Bermúdez, Pte UnionGC, un consejero activo que está activo donde debe y por quién debe: "Por los Guardias Civiles"

Nuestras vidas empiezan a terminar el día en que guardamos silencio sobre las cosas que importan. Martin Luther King Jr.

Final años ochenta, un grupo de guardias civiles creyendo que vivían en un estado democrático y de derecho, y en ejercicio de sus derechos, se atrevieron a usar un derecho fundamental, el derecho de Asociación. Derecho que podían ejercer de manera obligatoria puesto que sin pedirles permiso los hacían casi al entrar en la academia socio de las damas del pilar y de otras asociaciones que pagaban pero que nunca tenían derecho a voz, voto ni a participar, solo pagar y detraídas las cuotas de manera obligatoria por nómina. Web UnionGC

Uno de los principales promotores se conoce por el Cabo Rosa, dio el primer paso, fue el valiente que fue condenado sin juicio alguno. Detenido, preso y vilipendiado a la vez que torturado por nueve años y medio de detención ilegal en detención ilegal, como bien señala la sentencia del TEDH, 69966-01 incumplida de manera grave y con la pasividad, de jueces, administración y del conjunto de las administraciones en general.

En el año 1990 el Cabo Rosa presentó recurso de amparo, cuya sentencia se emitió en el año 1993, resultando que el Tribunal Constitucional indicó que los guardias civiles tenían derecho de asociación profesional como los jueces y de hecho legalizaron la UNION DEMOCRÁTICA DE GUARDIAS CIVILES, sin que el registro de asociaciones ni la guardia civil tomaran nota de dicha resolución de fuerza obligatoria porque nadie recurrió ante la última instancia de la UE. Ver historia en video. https://www.youtube.com/watch?v=EKfLHSJluy8

Si la tortura que sufrió y sufre el Cabo Rosa, y muchos otros compañeros es un delito, mayor gravedad es que por sistema y por método, se acusara y encarcelara acusando de sedición militar a todo guardia civil que ejerciera sus derechos de forma pacífica y por la vía legal, actos que llevó a cientos de guardias civiles a las prisiones militares y a miles de arrestos disciplinarios o “detenciones ilegales”, como ha señalado la sentencia del TEDH, máximo órgano de la UE.

 

A pesar de todas las resoluciones favorables hasta de las propias cámaras parlamentarias, no fue hasta el año 2009, cuando se reconoció o se instaló órganos de representación y participación, lo que deja patente que la desobediencia y la falta de respeto a nuestra carta constitucional, a las sentencias nacionales e internacionales. Si se le añade que las propias resoluciones que les dieron la razón a los guardias civiles sirvieron de base para su expulsión podemos decir y alto y claro que hace falta una nueva base organizativa constitucional en la guardia civil que tenga presente a sus recursos humanos y que el diálogo se instale como herramienta de trabajo y como base del trabajo de excelencia para la sociedad.Sentencias firmes del TC y del TEDH sin ejecutar

El transcurso de todo el periodo constitucional, valorando los cambios en la benemérita que han sido bastantes, no han servido para cambiar el paradigma. Es cierto que ya no se trabajan las 24 horas los 365 días, que ya no se compran los uniformes, que hay una jornada y que se respetan festivos, etc, pero lo real se ve en otros asuntos como son:  la falta de prevención de riesgos, carencia de medios, epidemia de suicidios, los cuarteles que existen pero están cerrados e inoperativos, y un sinfín de cuestiones que no debemos relatar aquí. La Institución sigue sin darse cuenta que hay integrar el diálogo con la disciplina, que hay que contar con que los recursos humanos sienten, padecen y deben considerarse bien tratados en todos los conceptos, no sólo en los retributivos, y esto no se da por una visión arcaica y totalmente alejada del concepto que debe tener un estado social de derecho y democrático, debiendo implantar formación adecuada para que todos, se den cuenta de que además de guardias civiles, son ciudadanos y sirven a sus ciudadanos, a su comunidad.

Se debe hacer sin duda y todos una seria autocrítica, y con ánimo de mejorar, ¿Es posible que después de años de presencia de las asociaciones se esté en el mismo punto de salida que en los años noventa?, ¿Qué han aportado de valor las asociaciones profesionales y el consejo? ¿Cuáles han sido los motivos por los que las asociaciones no han exigido el cumplimiento de las sentencias del TC y del TEDH, que indican que los arrestos e ingresos en prisión de los guardias civiles es una detención ilegal? ¿Motivos por los que siguen expulsados los guardias civiles democráticos?

Para terminar, no debemos ni podemos contestar a estas preguntas, no sería desde nuestro punto ético puesto que detrás de todo hay compañeros, formulen  ustedes hipótesis y encuentren las respuestas, no son del todo complejas. Lo real es que avances pocos o ningunos.

Para finalizar Ya, debemos destacar que en los últimos años, en los últimos meses hemos visto cambios y los hemos palpado desde la intensa renovación y remodelación de la asociación profesional Unión de Guardias Civiles, Red tuitter UnionGC asociación que día tras día y acto tras acto reclamaba y de forma eficiente y eficaz derechos para los guardias civiles, destacando su lucha por los derechos económicos y profesionales y especialmente por la memoria democrática histórica, la readmisión con todos sus derechos de los Guardias Civiles Democráticos que dieron un paso al frente para dar un servicio de excelencia  a la sociedad, democratizar la institución y hacerla eficiente y eficaz. Todo ellos muestra que es necesario remodelar el marco de la presencia asociativa, innovando y cambiando, algo que está presente en los modos de hacer y estar en los consejeros del consejo de la Guardia Civil de la UnionGC.UnionGc

campana_de_propinas