Información
124 votos

Pinceladas Agonizantes con un barniz Mercantilista / Artículo Opinión Jesús Antonio Fernández Olmedo.

Información
;Opinión 13 Septiembre 2020
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Los periodistas son buena gente. Es donde trabajan en "eso que le llaman periodismo" lo banal.
Eso que sirve solo a los intereses del  capital es el problema y la gran lacra del periodismo actual.
Donde se mercadea con la información y esta se vende al mejor postor.
Aparte de ejercer un periodismo riguroso y científico el periodista que se precie debe de ser una persona
que luche por un nuevo mundo , el periodismo es un trabajo organizador para la transformación del mundo.
Es un oficio que está empantanado en este momento , atascado en el pantano del dinero y donde no circula
el aire.
Dignificar el trabajo del periodista significa emprender una tarea diaria , una revolución de conciencia y utilización
de esta herramienta como mecanismo transformador de sociedades e individuos que puedan salir del enquistamiento
en el que se encuentran hoy día.
Hay que impulsar nuevos estilos de periodismo , vitales y desordenado , vanguardistas pero con el objetivo de 
humanizar una sociedad encerrada.
 
Asistimos a una desmembración política de Europa. 
Tras el Brexit no se puede esperar otra cosa.
Los intereses de Estados Unidos por un lado y de Rusia por otro van campeando por la vieja Europa.
 
Detrás de la persecución política contra Assange de Estados Unidos es mantener en super secreto
los intereses del complejo militar industrial y por supuesto lograr impunidad de los crímenes
cometidos por Estados Unidos en el mundo. Washington busca ocultar o silenciar toda exposición
de sus políticas de terror impuestas a otros países. Todo esto donde su presidente acaba de 
ser propuesto para su nominación como "premio nobel de la paz".
 
Estamos en el siglo XXI , si señores , atención , en una sociedad que presume de avanzada y progresista.
Y que sin embargo aísla a sus mayores en guetos donde son sometidos a cuidados dudosos por parte de esas
empresas o subcontratas de ayuntamientos. Se alardea de lo mejorados y demás de cómo vivimos.
Regresamos a los años 40 del siglo XX donde se aislaba a los deficientes y mayores en las ciudades cosa 
que no sucedía en los pueblos.
Las administraciones suelen responder con cinismo cuando dicen "todo está bien".