logodeltiempo

Colombine en un artículo nos narra y describe la situación de los niños, en una llamada cárcel de niños/as. 

Debo reconocer mi limitación, no entiendo o no comprendo totalmente, el artículo, el aserto. Sé que no se refiere a los niños/as que pueden estar en la cárcel, para no separarse de sus madres. Pero no sé, si se refiere que existían en determinadas cárceles algunos pabellones solo para niños, o si existe alguna cárcel, o existió, aunque sea pequeña o limitada en espacio y tiempo, para solo niños por haber cometido determinados delitos… ¡Cierto es, que después han existido correccionales, no sé el nombre técnico, y, también un sistema de sanción, por faltas y delitos graves que adolescentes que hayan podido realizar…! 

No podemos negar, que ayer y hoy, esperemos que no mañana, personas o niños de una edad todavía no adulta, cometan hechos crueles y horrendos. De vez, en cuando se transparentan en los papeles y noticias. No podemos negar la realidad, que la naturaleza humana, está doblada, oyendo ecos del viejo maestro Kant, la “solidaridad de la insolidaridad humana, la insolidaridad de la solidaridad humana”, podríamos recordar parafraseándolo. No podemos negar que el bien está en el corazón del hombre, pero que el mal, también lo está. Aquello de Adán y Eva, y la serpiente, sea metáfora o símbolo o realidad o signo, se repite siglo tras siglo. Quizás, el mayor trabajo que los humanos tienen que hacer, es no irse/caminar por el lado obscuro de su naturaleza. Porque aunque algunas conductas y actos no terminen siendo delitos jurídicos, muchos, si son enormes inmoralidades y amoralidades y antimoralidades con crueldad y salvajismo. 

He indicado a veces, que los medios de comunicación, en la sección de opinión, además de materializar palabras de hoy, de articulistas de hoy, deberían publicar y republicar artículos realizados hace cien o doscientos años, porque podrían ofrecer luz al presente. Este por ejemplo, firmado por Colombine, Carmen de Burgos, La penalidad de la infancia, en La Correspondencia de España, del 23 de noviembre de 1902. 

El grave problema de los articulistas y columnistas de opinión, de ayer y de hoy, es que hablan de casi todo, y, nadie es experto o especialista de casi todo. Nadie ha alcanzado suficiente experiencia y vivencias de y sobre todos los temas. Esto aplicado a columnistas profesionales con pecunío o sin el. Todos/as padec/en/emos el mismo problema, que es la limitaciones/debilidades del columnista. Por lo cual, pensamos que en esta temática, todo el país y la sociedad europea y español ha adelantado/progresado/evolucionado enormemente. Porque la situación en aquella época, las entidades de este tipo, sean de adultos o de adultas serían también trágicas… 

No somos conscientes, sin negar todavía enormes sombras, lo que el Mundo, Europa, la Piel de Toro ha avanzado de/en humanidad y solidaridad y fraternidad e igualdad y justicia y equidad y sentido común y racionalidad y prudencia... No somos conscientes, el tono general de la vida hace un siglo o tres siglos en la misma Europa. No somos conscientes, como nuestros tatrarabuelos y tatarabuelas vivían y existían. Cierto que se adaptaban, porque esa era la vida general. Además no existía radio, ni televisión y, por consecuencia, casi nadie podría ver o percibir como se vivía/existía/habitaba en el resto del mundo… 

La historia y la Historia ha sido dura y trágica demasiadas veces, solo tachonada de algunas fiestas y algunas alegrías. Ahora, comparado con el pasado, no somos conscientes que las personas viven mejor. Hoy, cualquier persona de la clase media, independientemente de sus problemas personales y concretos, vive mejor que cualquier noble de hace cinco siglos. Tiene mejor sistema de enseñanza, mejor sistema de salud, mejor sistema de seguridad, mejor en todo o en casi todos los parámetros… 

Pero hoy, por los misterios, que no terminamos de entender o comprender, se ha llenado de tristeza y angustia y queja permanente, en multitud de individuos y estratos sociales. Parece que el deporte nacional es la queja. Y, nadie indica y niega, que haya que mejorar muchos aspectos, pero siempre, que seamos conscientes lo que se ha avanzado… ¿Existía hace cien años, un sistema de justicia, de sanidad, de seguridad, de alimentación, de y de… como el de ahora…?  ¡Reitero y repito, sin negar todo lo que hay que mejorar y avanzar y perfeccionar…! 

El articulista se ve obligado a poner palabras a cientos de asuntos, siendo conscientes, que no de todos tiene un conocimiento suficiente. Por eso, solo le queda expresar realidades y soluciones con modestia y humildad y prudencia y racionalidad y, regalando paz. Que el otro, aunque no esté de acuerdo, sienta que no es herido y lanceado, sino que son dos personas, que están intentando mejorar una realidad, una cuestión, un tema, una entidad. Todo debe ir mejorando con sosiego y ciencia… ¡Este tema que toca Colombine, también…! 

http://youtube.com/jmmcaminero        © jmm caminero (20-23 noviembre 2022 cr). 

Fin artículo 3.289º: “¡La historia, que dura es la historia!: Colombine”. 

 Nuestras noticias son gratis bajo licencia GNU  
  •  Pero deseo colaborar
  • Donación 6 Euros 12 meses  
  •   Sin límite de restricciones
Si no desea suscribirse pero si, colaborar con nosotros.:
 Más información haciendo clic aquí...+