Artículo Periodístico 3.132º: “Sobre lenguajes y palabras”.

Información
jmm caminero 06 Agosto 2022 90 Votos Correo electrónico Imprimir
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
social youtube xornalgalicia   feed-image

Siempre me he preguntado, si es lo mismo que alguien de/en su lengua vernácula conozca diez mil o veinte mi o treinta mil o cincuenta mil palabras. 

Cierto es, que existen dos realidades diferentes: la primera, que no es lo mismo las palabras que una persona conoce y entiende y sabe interpretar y leer, y, las palabras que generalmente utiliza –que es una mezcla del lenguaje de su ambiente, tanto familiar o social, y, de su ambiente profesional, que puede/es ser técnico…-. 

Por otro lado, no es lo mismo conocer diez mil o treinta mil palabras, y, de cada una de ella, de media, conozca solo un significado o tres sentidos de la misma palabra…. 

Vivimos en un tiempo, en el cual, es absolutamente necesario, conocer dos o tres idiomas –aunque yo solo conozco uno-, ya divididos en distinto grado de capacitación o entendimiento: A, B, C. Desde luego, de cuando yo era joven, que los idiomas a conocer o saber, en Europa, eran europeos, ahora, que se está trasladando la necesidad de idiomas, al vernáculo, a algún europeo, algún asiático o en concreto al chino… 

Los escritores y pensadores, además del lenguaje técnico de su rama de saber, dispone, del lenguaje de la literatura, por lo cual, los neologismos, tomados de otros autores o fuentes, o los que él/ella mismo o misma puede inventar o crear, también forman parte de todo ese geiser que forman y conforman su modo de ser y estar. También en algunas regiones de Europa o del mundo, diríamos, que por nacimiento y origen, cada persona, termina hablando o escribiendo varios idiomas, según el lugar geográfico, ya que dialogan entre ellos, de forma natural. 

Algunos hablarían de las lenguas/lenguajes/dialectos de germanías, argots sociales o colectivos de algunos grupos o comunidades, debidos a múltiples razones, ya que existen variedades, en los cuales se inventan palabras, que pueden después pasar al lenguaje escrito, de escritores o periodistas… Pero todo esto es a raíz de Rafael Sánchez Ferlosio, que publicó en El ABC del 29 de julio de 1999, un articulo titulado Lenguajes. 

He escrito/pensado7sugerido, en alguna otra columna, que Sánchez Ferlosio, como Agustín García Calvo, si hubiesen nacido en/del seno de otra sociedad y de/en otras lenguas, cada uno de ellos, independientemente de sus posturas personales ideológicas o vitales o vivenciales, se merecen tener una Fundación que custodie sus obras, sus archivos, su documentación, y que sea el lugar de estudio y difusión de sus respectivas obras. Pienso que son dos figuras, podría situar otras, que son torres culturales individuales, que nos pueden enseñar/mostrar/regalar muchas ideas y conceptos para las futuras/actuales generaciones. 

Cierto dirá, alguien, con razón, que no se puede realizar una fundación a cada artista plástico o literato o científico o filósofo o pensador o diseñador o… que haya respirado estos aires. Entonces, yo aconsejaría a entidades públicas o, y, privadas que piensen en realizar fundaciones por temáticas. Por ejemplo, una Fundación-Museo de la Filosofía, una Fundación-Museo de la Literatura, una Fundación-Museo de la Poesía, etc. De tal modo, que en ellas, los herederos de personas que han dedicado una gran parte de su labor y de su vocación en sus terrenos, puedan donar libros y obras y manuscritos, documentación, obras de creación, etc. Fundaciones Virtuales, si no pueden ser materiales –con enlaces a páginas de Internet, con enlaces a documentación material que puede estar situada en distintas bibliotecas del mundo…-. 

Porque no nos engañemos o la gran cantidad de papeles y documentación, los mismos autores y autoras o, y, herederos y herederas, los ofrecen a instituciones o entidades o bibliotecas o museos o fundaciones, o, por lo general, al cabo de dos o tres generaciones se pierden y se deterioran… Por ejemplo, en este sol de justicia y antes, en este frío de justicia, que ha recorrido estas tierras, han nacido y florecido grandes filólogos. Estos podrían haber donado sus bibliotecas y sus colecciones y sus archivos y sus manuscritos, a entidades, que los hubiesen custodiado y hubiesen servido para estudios posteriores. Cierto, que algunos lo han hecho, pero también, es cierto, que no en todos los casos… 

Debemos entender que la riqueza hoy, no es solo material, sino de sentidos y de significados, la lengua y las lenguas, las varias miles existentes, los lenguajes, las creaciones de la lengua, que el pueblo hace, pero también, personas concretas, como escritores y pensadores, son una riqueza que van ampliando el modo de entender y comprender el mundo. Personalmente, pienso que las lenguas naturales, orales y escritas, son sistemas, de enorme importancia y de enorme riqueza, pero yo pienso que son muy limitados… Pero no tenemos otros. 

Diríamos que los dos grandes tipos de lenguajes, que disponemos, para entender el mundo, dos lenguajes con palabras y signos –no entramos en los musicales, los plásticos, etc.-, son el lenguaje de los métodos científicos, y, los lenguajes de las lenguas orales, sean habladas o/y sean escritas, con distintos alfabetos… 

¿Pero continuamos con la original cuestión, es mejor que un sujeto o una sociedad, entienda y comprenda y hable de forma natural, diez mil palabras o treinta mil…? ¡Una palabra es un artilugio que nos muestra un mundo, que de otro modo, no conoceríamos, de otro modo, una palabra es una herencia del pasado que nos ha regalado la historia…! 

http://youtube.com/jmmcaminero        © jmm caminero (27 julio-03 agosto 2022 cr). 

Fin artículo 3.132º: “Sobre lenguajes y palabras”.