Artículo Periodístico 3.041º: “Bondad y virtudes”.

Información
jmm caminero 05 Junio 2022 196 Votos Correo electrónico Imprimir
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
social youtube xornalgalicia   feed-image

¿Para ser buenos moralmente hay que esforzarse en ser buenos con una ética y moral adecuada y verdadera? ¿El ideal de la bondad y del bien moral y de las virtudes se ha diluido mucho? 

Durante siglos, los humanos europeos, supongo que en otras latitudes bajo otros parámetros, han tenido como uno de los ideales y fines y realidades posibles y presentes, el camino del bien moral y de la bondad y de las virtudes. Por tanto, cada ser humano, además de cumplir sus deberes/derechos sociales, profesionales, familiares tenían entre sus fines-motivos-ideales la virtud y la bondad. 

Puede que usted no se lo crea, pero incluso para quién lo rechazaba ese ideal, siempre existía, claramente, en casi todos los campos de la realidad, una línea muy estrecha que separaba el bien-bondad y el mal-maldad. Que después, las debilidades humanas, la fragilidad humana, las circunstancias, la falta de concepción adecuada, te saltases alguna/s norma/s esencial/es, eso era otra cuestión. Si tú sabías que no podías caer en la gula, y el cuerpo-mente no era capaz de soportar esa tentación. Sabía ese individuo, o casi todos, que había caído en un error moral grave… 

¿Pero la cuestión es hoy, existe mayoritariamente, se sabe hoy que la bondad-bien no es lo mismo que el mal-maldad, que existen virtudes naturales morales, no entramos en las sobrenaturales, por el momento, y que existen vicios o desvirtudes morales o pensamos que todo es lo mismo, o casi lo mismo? ¿Qué igual que un enorme hipermercado, en la moral y ética, es algo parecido, cada uno, se hace un mapa o una lista del bien y del no-bien, del bien y del mal, de las virtudes y de las desvirtudes, y que amparados en la autolibertad y autoidentidad y autoconciencia y autotolerancia pues cada uno sigue su camino, siempre se dice, que se respete la legalidad vigente, por lo general, con unas puertas muy grandes, y, siempre se dice, se respete la libertad del otro…? 

Podría citar aquí citar una ristra o una fila de ciclistas filósofos moralistas y de teólogos de la ética de todos los tiempos, podría aquí mencionar frases y axiomas y principios que se han ido repitiendo siglo tras siglo, podría aquí citar realidades o problemáticas concretas en los terrenos del bien y del no-bien y del mal. Pero lo que estoy intentando recorrer, es los cien metros  con obstáculos del sentido común y de la prudencia en el terreno de la moral/ética, la moral entendida como la práctica de la ética por el individuo, la ética entendida como los grandes principios filosóficos que analizan la conducta moral, tanto individual como colectiva. 

Deseo que piense usted, en temas muy generales, que observe, ahora que estará paseando en autobús por su ciudad para ir al trabajo, o, quizás, en la tarde larga, ya de calor incrustado en su nido/cuerva-castillo de su morada, o, quizás al anochecer, esperando que venga las sinfonías del sueño para descansar la mente y el cuerpo. 

Piense usted si, hemos dejado, demasiado olvidada en el desván, un poco de nuestro interior y del pasado, individual y colectivo, la cuestión de si no somos conscientes, que hemos dejado en el frigorífico el saber, que no es lo mismo el bien que el no-bien y, tampoco que el mal y el no-mal. Y, que cada ser humano, igual que se perfecciona en alcanzar mejor nivel social y económico y cultural y educativo, también, debe esforzarse en un mayor nivel o perfección moral y ética –sin olvidar el espiritual, pero que en otra ocasión, si las tormentas del espíritu y las circunstancias permiten que lo tratemos-. 

En una clase de filosofía o de ética, hace unos años, no muchos, no sé como surgió el tema, pero al poner un ejemplo, cité a Noé, Noé el del diluvio, sea un hecho que tenga una base real, ahora, dicen los geólogos, que hace unos seis mil años antes de nuestra era, A.C., antes de Cristo, hubo unos deshielos enormes, y, podría ser este el principio o concepto de que en todas la culturas y civilizaciones del mundo, existan unas leyendas-mitos-narraciones sobre esta cuestión. Decía, que cité a Noé, y, nadie en la clase, salvo un alumno o dos, sabían quién era. Sea mito o sea leyenda o sea transformación de un hecho, ni siquiera, teniendo en cuenta, que se han realizado diversas películas sobre esta temática… 

Igual que para asistir a una carrera de diez mil metros, se necesitan, saber conocimientos teóricos y conceptuales, sobre este deporte, se necesita, tener una alimentación correcta, se necesita entrenar, y se necesita, al final, asistir a una carrera y ponerse en funcionamiento, paso tras paso, metro tras metro. A semejanza de la carrera física, la carrera del bien moral y de la bondad moral y de las virtudes morales, es una carrera de la mente, y de la conciencia, y del cuerpo y de la carne. 

Y, es necesario tener unos conocimientos mínimos de lo que es el bien y el no-bien y el mal y el no-mal, de lo que es la conciencia humana, lo que es el ser humano, lo que hay que hacer para alcanzar el bien, las necesidades prácticas para dicha ética o moral, y, ponerse cada día en funcionamiento. Cada día, cada segundo, el ser humano, toma decisiones de bien y de no-bien. Cada minuto, optamos en nuestros deseos o pensamientos o pulsiones o palabras o actos, en escoger el camino del bien y del no bien o del mal… Porque no es lo mismo, ver y percibir, como un niño juega con su perro y le da un trozo de golosina, que ver como un adolescente salvaje le restriega un calcetín sudado a su padre por el rostro, ya anciano… 

Supongo que a estas alturas, sabrá que existen bienes instrumentales –bienes económicos, bienes tecnológicos, bienes sociales, bienes culturales, etc.-, y existe el bien moral o ético. Supongo que a esta distancia de su nacimiento sabrá entender esta realidad. Que estos bienes se hibridan y relacionan. Un cirujano realiza una buena operación desde el punto de vista técnico y médico, pero al mismo, tiempo, realiza con ello un bien moral, al realizar dichas funciones y finalidades por el bien moral propio, por el bien moral del paciente, por la colaboración con el bien de la sociedad y de la humanidad, etc. 

El bien y la bondad es un ideal y una realidad de perfección moral y ética. Y, y, todo ser humano tiene que luchar cada día y cada minuto de su existencia, sea de una clase social o de otra, de una cultura o de otra, de una edad o de otra, por alcanzar la bondad. Porque el bien es fuente de otros muchos bienes, el no-bien es fuente de otros muchos no-bienes materiales, psicológicos, sociales, culturales, espirituales… ¡Paz y bien y bondad…! 

http://www.facebook.com/cuadernossoliloquiosjmm  © jmm caminero (27 mayo-01 junio 2022 cr). 

Fin artículo 3.041º: “Bondad y virtudes”. 

 

OPERACIÓN COLUMNA, donde se PUDIERON COMETER delitos:DETENCIÓN ILEGAL, ALLANAMIENTO DE MORADA, MALVERSACION CAUDALES PÚBLICOS ECT.  Deben ser investigados Y los que la ordenaron Y ejecutaron tienen que ser puestos a disposicion judicial