Imprimir
Categoría de nivel principal o raíz: Opinión
Categoría: jmm caminero
Visto: 176

Artículo Periodístico 3.017º: “Sobre las epidemias y Camba”.

Información
jmm caminero 17 Mayo 2022 176 Votos
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
social youtube xornalgalicia   feed-image

Parece ser, que al menos, desde el Neolítico, hace diez o doce mil años, las epidemias han formado parte de la historia e Historia humana. 

Se piensa que en las etapas históricas que la humanidad se neolitizó o neoloticó, empezó a vivir de forma sedentaria en pueblos y aldeas, que fue descubriendo la ganadería y la agricultura, -sin entrar ahora, qué fue primero y qué segundo-. Pues el ser humano aumentó el contacto directo entre ellos mismos, y, entre los individuos y los animales, y, por tanto, fue más fácil el puente-viaje-intercambio entre virus y bacterias de una especie a otra y, de un ser humano a otro. 

Estamos ahora sufriendo una enorme epidemia o pandemia, personalmente, me gusta más el término epidemia, no el cultismo o neologismo del griego pandemia… Pienso, que aunque puede estar haciendo estragos la actual, no sabemos aún las consecuencias que tendrá, y, si todavía esa campana de muerte o enfermedad nos caerá a nosotros y en nosotros mismos, o a muy cercanos. Con ese temor, vivimos y existimos. Y, por otro lado, deseamos y queremos abolirnos la influencia, estamos deseando volar y bailar con el sol y la tierra y el agua y el aire, deseamos volver a una vida rutinaria. Pero no somos conscientes, que si no fuese por toda la tecnologización y científicización del mundo, podría esta epidemia actual haber terminado quién sabe si con el diez o veinte por ciento de la población mundial. Todavía estamos en proceso. 

Entre las epidemias más importantes que el mundo ha sufrido, recordaré algunas, para que afrontemos la realidad presente con más realismo y positivismo, y, haciendo caso a los que los especialistas y expertos nos indican. Entre otras la Plaga de Atenas en las guerras del Peloponeso, la Peste denominada Antonina, la Peste de Justiniano, la Peste Negra de 1347-1349, el Tifus de Granada de 1489, etc. 

Julio Camba, de forma dialéctica, entre humor e ironía, entre seriedad y lamento inconsciente, nos plantea en un artículo titulada La ventaja de las epidemias, publicado en El Sol, el 12 de enero de 1920 algunos aspectos sobre la tragedia y sufrimiento y angustia y muertes de las enfermedades, de las epidemias. 

Si les expreso la verdad-veracidad-verosimilitud la ironía, que es un instrumento de la retórica, dicho de forma sencilla, expresar con palabras una cosa, pero sabiendo que estamos hablando de lo contrario, aplicado sobre mí, alguien podría indicar irónicamente: “estoy/soy demasiado delgado y de baja estatura”, cuando la realidad, quién me conozca sabe, que ahora, estoy con sobrepeso, ya algunos lustros, no antes en la juventud, y primera adultez, y más bien soy y era alto, más de la media de mi generación… 

Pero en temas, como las enfermedades, la ironía es un instrumento lingüístico, conceptual, semántico, que me parece muy peligroso. Porque, la interpretación es muy difícil. Pienso que tenemos que tener misericordia y piedad y conmiseración de nosotros mismos y   hacia nosotros mismos, de nosotros hacia toda la humanidad. Y, cuántas mujeres/hombres, habrán perdido a hijos pequeños y medianos y, no hayan podido engendrar a más. Cuántos hombres y mujeres, habrán perdido a padres y madres, y, se habrán quedado huérfanos por las enfermedades y las epidemias. 

Por lo cual, puedo entender a Camba, que nos quiera indicar, que el morir y la muerte, forma parte del ciclo de la existencia, pero pienso, que todas estas epidemias biológicas, sociales, económicas, políticas, y, de todo tipo, la humanidad, debe intentar superarlas y curarlas. Es nuestra obligación, que con el conocimiento ortodoxo y la tecnología ortodoxa, con la moralidad correcta y, todos los instrumentos teóricos correctos, intentemos resolver problemas de todo tipo, por ejemplo, la epidemia sociopolítica de la guerra… 

En el articulismo de opinión –con distintos nombres de carne y hueso y nervios y espíritu, en nuestra plaza de toros de Iberia-, han existido grandes nombres, cuando cito tres o siete, siempre soy consciente de que me dejo algunos, y, al final, los presentes, que todavía rellenamos botellas de colores con palabras e ideas, columnas periodísticas, siempre, por citar solo del siglo veinte, o somos más de Unamuno o más de Ortega, o más de Camba o de Ruano, o más de Alcántara o de Umbral. En la realidad, si somos conscientes, somos herederos de todo y de todos. 

Por tanto, en este modesto artículo, deseo, ofrecer un homenaje, un pequeño consuelo, a quienes, directa o indirectamente, el zarpazo de las epidemias le ha tocado el corazón, de la actual, que todavía está funcionando, -que ahora nos indican, que se aproxima otra ola, y, no de agua y de música, sino de más sufrimiento y pena y angustia-, intentando vivir en/con sosiego. Y, también, a Camba/Ruano, Alcántara/Umbral que son los caminos, en los que todavía nos movemos y removemos. Intentando entender y soportar el mundo un poco mejor… ¡Intentando no perder la espera en la esperanza, la esperanza en la espera…! 

http://www.facebook.com/cuadernossoliloquiosjmm © jmm caminero (01-17 mayo 2022 cr). 

Fin artículo 3.017º: “Sobre las epidemias y Camba”.