Artículo Periodístico 2.873º: “El acoso a la mujer”.

Información
jmm caminero 26 Enero 2022 298 Votos Correo electrónico Imprimir
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
social youtube xornalgalicia   feed-image

¿Nos gusta mucho a los columnistas citar al gran maestro Larra, como castigador y criticador de las malas costumbres y hábitos de su época, pero nosotros lo hacemos con la nuestra? 

En este homenaje a articulistas del pasado y del presente que estoy haciendo, le ha llegado el turno a Luz Sánchez-Mellado, que declaró en una entrevista, que le realizó Silvia Abril y Toni Acosta y, en un artículo firmado por José Izquierdo, el 29 febrero del 2020 en la Web de La Ser, nuestra periodista y escritora y columnista Luz Sánchez-Mellado indica y expresa: “El 99% de mujeres periodistas hemos aguantado insinuaciones durante alguna entrevista”. 

Aunque el acoso a la mujer, sean adultas o niñas, puede tener una escala diversa y diferente en cantidad y en calidad, debemos aceptar, que este es un problema gravísimo de la humanidad, de todas las sociedades y culturas y de todos los tiempos y de todas las épocas. Por tanto, aunque es cierto que actualmente, puede darse, en unas sociedades más que en otras, de unas maneras o de otras, unas materializaciones o concreciones más que otras. La realidad es que esto es una lacra social y humanitaria, una epidemia escondida y tapada, que sufren las mujeres, niñas y adultas, jóvenes y ancianas. 

Y, que las sociedades, Estados, culturas, religiones, ideologías, filosofías y, todo tipo de entes y entidades, entre otros fines que tengan, deben tener un capítulo o artículo en sus organizaciones para hacer disminuir, desaparecer, erradicar esta lacra social. Igual que hemos superado grandes epidemias biológicas, diríamos que hemos entrado, desde el siglo veinte, en plantearnos erradicar grandes epidemias sociales y culturales e ideológicas, grandes lacras humanas y humanitarias, y, entre otras muchas están ésta

En 1993, la ONU, aprobó la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer, y el día 25 de noviembre es el día internacional contra dicha violencia. Según Wikipedia, 120 millones de niñas en el mundo han tenido coito forzado o relaciones sexuales forzadas, una de cada diez y 133 millones de mujeres han sufrido mutilación genital, etcétera

Los estudiosos o expertos dan una multitud de razones y causas, que se pueden sintetizar en dos grandes áreas: los sistemas culturales e ideológicos que incentivan o piensan que la mujer, es un ser que es inferior al hombre o al varón, sean por tradiciones de siglos o por planteamientos ideológicos de diverso modo. 

Segundo, por el descontrol que el ser humano sufre en cuanto a sus pasiones y deseos y pulsiones, es decir, sufrir en mayor o menor grado la lujuria, definido de muchos modos, pero es un desarreglo o desacuerdo o desarmonía de la potencia sexual. 

Cierto es que existen varias decenas de factores y variables y causas y motivos y fines, que diríamos concretizan todas estas realidades en diversas situaciones sociales, situaciones económicas, situaciones políticas, situaciones ideológicas, situaciones religiosas, situaciones afectivas, situaciones psicológicas, etcétera. 

Si Larra viviese con nosotros, posiblemente, nos indicaría que además de cambiar leyes, que sancionen y castiguen todos estos comportamientos inapropiados. Pienso, que como Fígaro, el Duende, Bachiller o el Pobrecito Hablador se fijaría en las realidades cotidianas, se haría muchas preguntas, y analizaría, no solo las grandes causas, sino las pequeñas y medianas, observaría las costumbres y, pienso nos plantearía problemas

Por ejemplo, nuestra escritora y periodista, se refiere a las mujeres periodistas cuando van a entrevistas e, interpreto realidades de su oficio. Por lo cual, no hacen, por lo general, entrevistas a estratos incultos de la sociedad, sino estratos medios de la sociedad. Por lo tanto, estamos indicando que una parte de las clases medias culturales y sociales y económicas, han caído en este defecto psicológico y moral. 

Por ejemplo Larra recordaría que cuándo se levantó el terremoto de las actrices en Hollywood, yo y muchos como yo, esperábamos que ese movimiento de denuncia se extendiera por todo Occidente, al menos, por todas las sociedades del llamado Primer Mundo en el cine y oficios afines. Pero todo se detuvo y se silenció y se calló, a los pocos meses. 

Por ejemplo, posiblemente Larra, nos diría, porqué no otros colectivos y oficios y profesiones y situaciones de mujeres, si es que a ellas les ha sucedido, no hacen lo mismo –sea en forma de anonimato-. Pero Larra de vivir hoy, le pasaría, como modestamente me ha sucedido a mí, que he estado esperando las voces y las denuncias y loa testimonios o las abstracciones discursivas y no han llegado. Por tanto, o no existe, cosa que parece no es cierto, o, las mujeres, no se atreven. Por tanto, de suceder esto, de ser realidad esto, y no solo en las actrices americanas, estaríamos con dos graves problemas, que en mayor o menor grado ocurre en otros colectivos, y, en mayor o menor grado, las mujeres no se atreven a levantar la voz. Aptitud y actitud, ésta última, enormemente grave, porque estaríamos pisando-vejando multitud de derechos: derecho de la dignidad de la mujer, de la libertad de expresión, de la libertad sexual de la mujer, de la propia conciencia, de y de… 

Por ejemplo, pienso que Larra, se habría dado cuenta, que nuestra sociedad ha caído en un error moral muy grave, que ni siquiera somos conscientes, hemos caído en un pansexualismo y en la lujuria. Pensamos que la libertad y la tolerancia sexual es ampliable y aplicable a casi toda realidad. Y, hemos caído en una enorme masa de lujuria que se muestra en multitud de hechos y datos –no concretizo-juzgo-conceptualizo, sino examinen ustedes-. Lo que nuestra escritora y periodista nos está indicando es una consecuencia de esa lujuria y pansexualismo en la que estamos nadando-respirando. Y, tanto estamos, que ya no somos conscientes que estamos… 

Por ejemplo, el viejo maestro Larra, se preguntaría, como existiendo en este terruño de sociedad y país, miles de columnistas, profesionales y no profesionales, con estipendio económico y no, cómo es que no publican al menos, una columna, cada uno de ellos, cada año sobre este tema. Una, una al menos, cada año, analizando y tratando y ofreciendo su parecer… ¿Por qué nos plantearía el gran Larra…? 

¡Dejo aquí el guante…! ¡Mientras tanto lea-relea a la columnista Luz Sánchez-Mellado! ¡Paz y bien…! 

http://personal.cim.es/filosofia © jmm caminero (28 diciembre 2021-26 enero 2022 cr). 

Fin artículo 2.873º: “El acoso a la mujer”.