Artículo Periodístico 2.668º: “Prepararse a bien morir”.

Información
jmm caminero 08 Septiembre 2021 85 votos - Para Votar tienen que ser usuario registrado
social youtube xornalgalicia   feed-image

Esta es una expresión-enunciado formalizada durante siglos, que ya, parece ha caído en desuso, pero que deberíamos analizar-sinterizar-inducir-deducir algunos aspectos. 

No voy a entrar en ella, ni desde los puntos filosóficos, metafísicos, psicológicos, morales utilizando la autoridad de autores del pasado, salvo de pasada, sino una reflexión-divagación-disquisición-diálogo para que seamos conscientes de las frases del pasado, que no son puramente refranes, sino ideas-conceptos de realidades a realizar-construir, conceptos profundos-esenciales de la construcción del yo-sociedad. 

Puede que en el mundo de hoy, este enunciado no tenga presencia evidente, o no se utilice, en ninguna manera-forma, porque en definitiva, sin entrar en diferenciaciones, esta frase quería indicar, que en un momento determinado, a partir de él, por diversas situaciones, el ser humano, tenía que poner su alma-ser profundo y esencial para enfrentarse al Juicio de Dios, a su comparecencia ante su juicio particular, en definitiva, sobre su eternidad, en el Lado Bueno o en el Lado No-Bueno... 

Durante milenios, los humanos han vivido-existido bajo los parámetros metafísicos-religiosos-espirituales, la inmensa mayoría de los individuos, generación tras generación, que creyesen todos, no quiere decir, que todas las concepciones fuesen ciertas, hoy, vivimos, al menos en Occidente, una parte importante de ciudadanos, pensando que las cuestiones metafísicas-religiosas-espirituales, no tienen ser o razón de ser, o no son verdaderas-ceritas-verídicas, en distinto modo. Pero que una parte de Occidente, no crea en cuestiones metafísicas, no quier decir, que no sean ciertas, al menos un núcleo de ellas

De estas dos situaciones-destinos-posiciones-perspectivas-dimensiones-ópticas de la realidad y en la realidad, que cada sujeto-individuos-colectivo-ente jurídico o social o cultural, tome su posición, según la opción que tome, consciente e inconsciente y semiconsciente, dependerá en mucho su realidad personal, puede que aparentemente desde fuera no se note lo suficiente, pero si desde dentro, porque tendrá una mirada-luz diferente-diversa, según crea, si hay que prepararse a bien morir, es decir, tiene que hacer la paz con su propia alma-conciencia-yo profundo, para poder enfrentarse a su ser más ser, para darse la posibilidad-oportunidad en el Juicio o Autojucio de su conciencia, ya sin engaños y sin mentiras, pueda salir airoso de él. Es decir, pueda vivir-existir eternamente en la paz y con la Paz del Buen Dios o no. 

Ahora, a determinada edad, jubilación, muchos individuos, ya han olvidado esta frase, piensan que los años que le resten de existencia-vida-vivencia, siempre que tengan salud, lo que tienen que hacer es disfrutar lo más posible, con moralidad casi siempre, con semimoralidad en muchos casos. Se ha olvidado ese deseo, que durante siglos, cada ser humano, sabía que al final, por mucho que hubiese hecho, durante su vida, tanto bueno o menos bueno, que tenía que recordar, tenía que analizar el pasado, que tenía que perdonarse, pedir perdón, y pedir perdón al Eterno Buen Dios, y, esperar el juicio de su alma, sea en la interpretación del Antiguo Egipto, del Judaísmo Antiguo, del Cristianismo, del Islamismo… 

Aliado a este concepto, existían dos, que se han olvidado “el examen cada noche de los actos, en sentido amplio de cada día”, en definitiva, un análisis que era moral y espiritual de las acciones-actos-deseos-palabras-comisiones y omisiones, que cada persona realizaba. Y, el descanso del sábado judío o del domingo cristiano, que no solo era no trabajar, es decir, el descanso del cuerpo, de la actividad laboral, sino también, ese día dedicarlo a examinar la propia relación con Dios, a dedicarlo, a amar y adorar al Buen Dios, en definitiva, era una manera de elaboración análisis del propio yo a la luz del mismo yo, a la luz de la Trascendencia de Dios... 

Cuando un sujeto se obliga, como en la cultura judía, el sábado, no realizar ningún trabajo, ni siquiera tener una limitación en el andar, o en la elaboración de comida, etc., en sus interpretaciones más estrictas, no solo se obliga a pensar sobre Dios, sino sobre todo y sobre toda realidad. Pienso que el éxito del pueblo judío, dicho de pasada, en gran parte, es debido a que se prescribe, después lo harán o no, a que dediquen un tiempo a pensar, y al pensar se piensa sobre todo, sobre cuestiones psicológicas, metafísicas, religiosas, económicas, sociales, culturales, etc. Es decir, captar en definitiva mejor, en la medida de lo posible de y a Dios, pero también todo lo terráqueo. 

Podríamos analizar, este modesto artículo, con más frases de autoridades filosóficas, psicológicas, teológicas, pero he pensado, que sería mejor, ofrecerlo en regalos humildes de palabras sin presencia de autoridades intelectuales, sino aberturas-oberturas, a que un sujeto equis, no se vea arrumbado-vislumbrado-alumbrado por autoridades de viejos maestros de la filosofía-psicologías-metafísica-teología, sino más bien, dejémonos llevar por la prudencia, el sentido común, la conversación entre conocidos o amigos, sobre un tema, que nos guste o no, todo ser humano se plantea, o al menos, lo tiene que hacer, si tiene suficiente tiempo, es decir, sobre si es eterno o no lo es, si tiene alma inmortal o no, si el ser humano, es o tiene un Principio de Inmortalidad o no, si habrá Juicio Particular o no… Otro día, bisiesto o no, continuaremos con este tema desde otra vertiente… Paz y bien. 

https://museovirtualcuadernosdelamancha.wordpress.com © jmm caminero (03-08 sept.21 cr).  

Fin artículo 2.668º: “Prepararse a bien morir”. 

campana_de_propinas