El primer burdel de Europa en el que los hombres pueden disfrutar de la compañía de mujeres de silicona, en vez de prostitutas de carne y hueso, acaba de abrir en Barcelona

Información
;Gente 01 Marzo 2017 Sección; Especiales

El nuevo burdel se llama LumiDolls y se encuentra en el centro de la metrópoli española. Una hora con la muñeca hinchada —inflable— cuesta 80 euros, precio promocional.

Todas las “chicas” están fabricadas de elastómero termoplástico por lo que los dueños del local aseguran que sus clientes no se darán cuenta de la diferencia al tacto.

La mayor ventaja del nuevo burdel ante los locales tradicionales consiste en que los clientes de LumiDolls podrán cumplir todos sus sueños sin preocuparse por la contraparte o sentir vergüenza por sus fantasías.

Por los momentos, solo cuatro “mujeres” forman parte de la plantilla. De hecho, cada una de ellas tiene características físicas específicas: europea, asiática, africana y un personaje de anime japonés.

Después de cada visita, las muñecas son desinfectadas minuciosamente con el fin de atender sin riesgo a otro cliente, de acuerdo con la información proporcionada por el portal de la empresa.

La compañía asegura total discreción, así como la comodidad de sus visitantes.