A la utilización del guardia de puertas para un sin fin de cometidos, queriendo cubrir tres o cuatro puestos de trabajo, con un solo guardia civil.

        A la puesta en riesgo de los guardias civiles, por la realización de determinados puntos de identificación que no reúnen las condiciones necesarias.

        A la inseguridad del guardia de puertas, teniendo que estar con la luz encendida y la persiana levantada y la puerta abierta, poniendo en riesgo su seguridad a pesar de estar en alerta 4.

        A la falta de protección del dicho guardia por parte de otros guardias o patrullas.

        A la obligatoriedad de ponerse un chaleco antibalas que no tienes adjudicado y que pasan de mano en mano.

        A la prohibición de fumar en la puerta de los juzgados de Ayamonte.

        A la utilización de los móviles, particulares por los guardias civiles, a pesar de que están siendo utilizados en el Puesto de Cartaya, porque no funcionan las comunicaciones oficiales.

        A los calabozos en mal estado y sin cumplir la normativa que los regula y aún así con detenidos todos los días.

        A todas estas situaciones y ordenes irracionales e ilógicas, hay que sumarles ahora otra,

        La primera la orden impartida por el Jefe de la Compañía, para que los chalecos antibalas sean adjudicados a los guardias civiles como un material mas de dotación, hasta ahí podríamos considerarlo adecuado, pero como no existen para todos solo se han entregado a algunos de ellos, un porcentaje aproximado de 25 %, por lo que tenemos otro gran porcentaje que, ahora, no tiene chalecos antibalas para protegerse, porque lo tiene adjudicado otro compañero.

        Y otros a los que, se les ha adjudicado, tan solo la funda del chaleco, para que le pidan “prestado”, a los otros compañeros, las planchas que van en el interior del mismo, si comentarios.

        Pero para mejorar toda la situación, a las mujeres guardias civiles, que están destinadas en la Compañía de Ayamonte, se les ha entregado un chaleco de hombre, con el consiguiente “es lo que hay”, y como tienen la obligación de ponérselo, lo están haciendo.

        Como era de esperar, al no ser el chaleco adecuado al cuerpo femenino, les aprieta en algunas partes del cuerpo, que no hace falta detallar, no les deja libertad de movimientos y les causa dolor en el cuello y la espalda.

       

        No se ha hecho ni tan siquiera una evaluación de los posibles daños que les puedan ocasionar este tipo de dispositivos, que son muy rígidos.

        Parece no importar mucho al Oficial de la Compañía de Ayamonte, la salud, en este caso, de las mujeres guardias civiles, se ve, que lo importante, es el cumplimiento de sus ordenes y no la prevención de riesgos para la salud de los guardias civiles.

        Es decir que, en lugar de volver a la situación anterior, para no reconocer, lo que consideramos unas ordenes erróneas, por parte del Capitán de Ayamonte, y a pesar, de haberlo puesto en conocimiento del Coronel, estas ordenes, se mantienen y no solo eso, si no que se agravan, adjudicando chalecos a unos a otros no y a las mujeres unos que no son los adecuados.

        Mientras que en el resto de Unidades el chaleco se utiliza de acuerdo a los criterios y las normas de seguridad que evalúa el propio guardia civil, dependiendo de la situación y de los acontecimientos, en la compañía de Ayamonte, para mantener unas ordenes del todo punto de vista ilógicas, se agrava más la situación de los guardias civiles.

        La cadena de mandos, cuando ya tiene conocimiento de todo, no toma ninguna decisión al respecto y deja a dicho oficial que siga ordenado cuestiones que ponen en peligro de la salud y la seguridad de todos los guardias civiles y en especial de las mujeres guardias civiles.

        Nuevamente AUGC, ha presentado hoy un escrito al Coronel Jefe de la Comandancia, para que solucione todas estas cuestiones y que se siga haciendo como antes, de las ordenes impartidas por el Oficial de Ayamonte, pero mucho nos tememos, que para salvaguardar una disciplina mal entendida, para no dar pie a pensar que con una denuncia de AUGC HUELVA, se pueden solucionar los problemas esta normas no se van a derogar y las mujeres van a seguir utilizando un chaleco de hombres y los que no tengan chaleco, como ahora los tienen otros adjudicados no tendrán protección.

        AUGC HUELVA, si se produjera cualquier tipo de daño en la salud física o mental, de alguno de los guardias civiles a los que le afectan estas normas, denunciará ante los juzgados correspondientes, la vulneración de la prevención de riesgos laborales por parte de todos los que hayan tenido conocimiento de la denuncia y no hayan puesto solución a la misma.

LOLA RIDGE, IRISH-AMERICAN RADICAL POET

The poet and activist Rose Emily ‘Lola’ Ridge (1873-1941), was...

Estrategias para la calidad y la regeneración democrática

José Manuel Canales y Ángel Valencia Sáiz (editores), Estrategias para...

Flujos de trabajo serán cada vez más eficientes con el uso de tableros Kanban

Para visualizar, gestionar y corregir los errores en tiempo real...

¿Dónde se pueden estudiar las lenguas cooficiales de España en Andalucía?

:CON MOTIVO DE LAS PRÓXIMAS ELECCIONES GENERALES ASÍ COMO AL...

Robert Boyd, un irlandés en busca de la libertad en España. Por Francisco Javier Salmerón Giménez

Después de defender Cartagena y Alicante del cerco realizado por...

Telefónica del Perú y Ley N° 29733 - Ley de Protección de Datos Personales por declaraciones de Luis Vargas

Dr. (PhD) Miguel Gallardo PERITO Tel.  (+34) 902998352 E-mail: apedanica.ong@gmail.com Asociación...

Relaciones España-Irlanda Aula María Zambrano de Estudios Transatlánticos de la Universidad de Málaga

El Aula María Zambrano de Estudios Transatlánticos de la Universidad...

Otros articulos relacionados.....