Las 5 preguntas más importantes sobre los amarres de amor

Información
Comunicados 14 Octubre 2022 225 Votos Correo electrónico Imprimir
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
social youtube xornalgalicia   feed-image

 

 

 

phpLGLCiA634934db6d4a3

A la hora de aprender algo nuevo, de dominar una acción que desconocíamos hasta el momento, lo importante es hacerse las preguntas adecuadas y, sobre todo, conseguir las respuestas que necesitamos.

Con los amarres de amor sucede exactamente lo mismo. Cada vez son más conocidos, pero todavía hay gente que no ha profundizado en ellos o que no los ha aprovechado. Por estos motivos, consideramos apropiado presentarte en qué consisten, en base a las preguntas más importantes que debes hacerte sobre ellos.

1 - ¿Qué es un amarre de amor?

En primer lugar, vamos a lo básico, a la definición sobre lo que es un amarre de amor. Se trata de un tipo de hechizo, concretamente del ámbito del amor y los sentimientos.

Estos hechizos se realizan exclusivamente para solucionar problemas sentimentales. Tanto si se han desarrollado estando en relación con otra persona, como si se sufren sin estar con nadie.

Es posible, por ejemplo, que suframos la nostalgia de una relación rota, que nos impide avanzar en la vida. Para esas situaciones un amarre de amor podría ser una solución.

Por descontado, la mayoría de problemas sentimentales se basan en una pareja, que bien está en crisis o que acaba de romper. Pero no siempre se encuentra el origen dentro de ella, puede estar sufriendo la influencia negativa de terceras personas.

En estos y muchos otros casos, un amarre de amor es un hechizo que, en base a un ritual en el que se utilizan ingredientes y se dicen oraciones, puede ofrecernos la posibilidad de pedir un deseo al Universo, para volver a disfrutar de una relación sentimental gratificante en todos los sentidos.

2 - ¿Quién hace amarres de amor?

Uno de los motivos por el que los amarres de amor han cobrado tanta popularidad en los últimos años es que, en teoría, son hechizos que cualquier persona puede hacer por su cuenta.

Para confirmar esta posibilidad, la información sobre los amarres es completamente pública, no es ningún secreto. Eso sí, hace falta acudir a sitios web fiables y de confianza, para tener seguro que la información a la que se accede es válida.

Con esta información, se puede saber cómo hacer un hechizo de principio a fin, con los ingredientes que necesitamos, cómo utilizarlos y qué podemos sacar de ello con respecto a los problemas sentimentales que queremos resolver.

Sin embargo, como también sucede en muchos otros ámbitos de nuestra vida, el hecho de tener la información sobre algo, no implica que sepamos aprovecharla de la forma correcta. Con un amarre de amor es muy fácil cometer cualquier error y, en ese caso, el hechizo quedaría automáticamente invalidado y no se vería cumplido nuestro deseo.

Por eso, en el caso de los amarres de amor por cuenta propia se recomienda lo mismo que en otros sectores. Afróntalo solamente si tienes suficiente conocimiento sobre estos hechizos y experiencia previa en su desarrollo y, a ser posible, en los de otra tipología.

¿Qué sucede si no cuentas con estos conocimientos o esta experiencia? En esos casos lo ideal es acudir a un profesional en amarres de amor. En España una de las más conocidas es Paloma Lafuente, especialista tanto en amarres como también en otros hechizos, como los endulzamientos.

Incluso tiene amplia experiencia con la interpretación de cartas del tarot, un servicio que está muy ligado a los amarres de amor y que, por tanto, es mejor aprovechar de alguien que domine ambos.

Ella misma tiene una página web oficial, en la que encontrarás información acerca de los amarres de amor, así como de otros muchos servicios. Así puedes comprobar en un sitio fiable en qué consisten estos hechizos e incluso algunos ejemplos prácticos, con los que podrás ver su desarrollo y los ingredientes que hacen falta para ello.

3 - ¿Dónde se hacen los amarres de amor?

La fama de los amarres de amor se basa muchas veces en cómo se hace, mientras que el dónde a menudo no se tiene en cuenta. ¡Pero es muy importante!

El hecho de poder hacer los amarres de amor por nuestra cuenta hace que mucha gente piense que se pueden hacer tranquilamente en casa en cualquier momento. Pero eso puede ser una decisión poco acertada.

Para empezar el ritual necesita espacio. No demasiado, pero al menos el suficiente para que podamos utilizar los ingredientes sin ninguna limitación física u obstáculo que nos impida desarrollar bien el ritual.

Esto suele ser un problema fácil de solventar, si podemos contar con alguna estancia suficientemente amplia o despejada para el desarrollo del ritual de amarre.

Sin embargo, otro aspecto clave es el de la tranquilidad. Debemos contar con un espacio en el que no haya riesgo de que alguien nos interrumpa y mucho menos de que nos distraiga.

Ahora bien, si piensas hacer el amarre en tu casa, ¿realmente puedes asegurar que nada ni nadie va a interrumpir el ritual, de que no hay el más mínimo riesgo de que un vecino, alguien de la familia o incluso gente de fuera nos interrumpa con cualquier petición que quieran hacernos? Normalmente esto no es posible en ningún hogar, donde prácticamente es imposible estar a solas, mucho menos sin riesgo a que alguien nos interrumpa.

Por eso la mejor opción suele ser contar con un profesional, dado que en sus consultas tiene espacio más que suficiente para desarrollar cualquier ritual de amarre y, por supuesto, puede garantizar una tranquilidad total, sin riesgo de interrupciones o distracciones.

En cualquier caso, un consejo de Paloma Lafuente para preservar esa intimidad y tranquilidad a la hora de hacer el ritual es no contar a nadie el propósito del mismo, de manera que se pueda hacer en el lugar de la consulta con toda la privacidad que se necesita.

Ahora bien, ¿por qué es tan importante el espacio? ¿Por qué hay que esforzarse tanto en no ser interrumpidos? Estas preguntas están ligadas a la de dónde hacer el ritual, porque en realidad lo importante es el estado de la persona que está en ese lugar.

Ese estado debe ser de máxima concentración, totalmente volcada al deseo que se va a pedir al Universo, para poder transmitir la mayor intensidad posible al hechizo.

4 - ¿Cuándo se hace un amarre de amor?

Una pregunta clave para la mayoría de cosas importantes que queremos hacer en la vida es cuándo debemos hacerlas. Con los amarres de amor sucede exactamente lo mismo, pero la respuesta no es tan concreta como nos gustaría.

En primer lugar, un amarre de amor se puede hacer en cualquier momento del día, de la semana o del año. Pero en la mayoría de los casos esto es una mala idea, porque no hacerlo en el mejor momento resta fuerza al ritual.

Debemos fijarnos en otros factores como, por ejemplo, si el hechizo en cuestión está vinculado a algún momento concreto. Hay amarres que es recomendable hacerlos bajo la luz de la luna, otros que dependen de alineaciones relacionadas con el horóscopo de esa persona o casos en los que es mejor determinado día de la semana.

Conociendo esta información, tendremos mayor seguridad sobre cuándo es preferible hacer nuestro amarre de amor. Pero la cuestión no se queda aquí.

Antes de lanzarnos al amarre, tenemos que estar preparados. Paloma Lafuenteincluso recomienda que dediquemos el tiempo que sea necesario para esa preparación, en la que aprender a concentrarse resulta clave.

Otro aspecto clave que debemos preparar antes siquiera de escoger el amarre de amor es la fe en estos hechizos. Vamos a pedir un deseo al Universo, por lo que la intensidad de esa petición dependerá de nosotros y, por tanto, de la fe que tengamos en que vamos a tener éxito.

Cuando escojamos los amarres de amor como solución a nuestros problemas, debemos confiar totalmente en ellos, serán el camino acertado para conseguir nuestro objetivo.

La fe en el hechizo se debe mantener antes, durante y después de terminar el ritual, hasta que notemos los efectos que hemos buscado con nuestro deseo y, por tanto, ya no haya cabida para dudas o desconfianza.

Hay muchos otros aspectos a cuidar en lo relativo a los amarres de amor. Por ejemplo, es importante aprender antes técnicas como la de la visualización. Con ella imaginamos lo que vamos a sentir con esa persona cuando los efectos del hechizo se hagan constatables.

Estas técnicas debemos aplicarlas durante el ritual para intensificar nuestro deseo al Universo, por eso es tan importante aprenderlas bien, si es posible con la ayuda de alguien profesional para tener garantías de que las hacemos correctamente.

5 - ¿Cómo se hace un amarre de amor?

Como hemos indicado antes, hacer un amarre de amor en lo relativo al ritual es bastante sencillo. Solamente hay que seguir las instrucciones de principio a fin, para que el proceso haya terminado y nos pongamos a esperar los cambios.

Sin embargo, como también se ha comentado anteriormente, de forma personal debemos prepararnos, para poder hacerlo con éxito.

Ahora bien, poniéndonos en la parte práctica, ¿qué pasos harían falta para hacer el amarre de amor? Son los siguientes:

Elige tu amarre de amor

En primer lugar, tienes que elegir tu amarre de amor. Como no es algo fácil porque hay infinidad de ellos y se pueden adaptar además a cualquier situación personal, Paloma Lafuente recomienda aprovechar la cartomancia.

Con la interpretación de cartas del tarot es posible identificar el origen del conflicto sentimental que estamos sufriendo o incluso a las personas que lo han causado, si están fuera de la relación.

Pero lo más importante de todo es que nos permite saber qué solución es la más apropiada para resolver el problema y, en caso de tratarse de un amarre de amor, nos podrá decir exactamente de cuál se trata.

Reúne los ingredientes

Un ritual de amarre se hace en base al uso de unos ingredientes y, en algunas ocasiones y por momentos determinados, también puede ser necesario decir algunas oraciones.

Respecto a los ingredientes, encontramos de 3 tipologías:

Ingredientes sencillos: Objetos y alimentos que podemos encontrar fácilmente y que suelen estar muy presentes en los amarres.

Ingredientes personales: Objetos que forman parte ineludible de la pareja, como un anillo de bodas y que sirven para personalizar al máximo el hechizo.

Ingredientes especiales: Elementos de propiedades únicas y difíciles de encontrar. Las piedras mágicas son la representación más conocida de este tipo de ingredientes.

Haz el ritual en las condiciones adecuadas

Como hemos indicado antes, hay que hacer el ritual en las condiciones adecuadas de espacio y con la preparación personal apropiada.

El ritual consiste en la interacción de los ingredientes utilizados, siempre entre ellos o con nuestra mano, pero nunca son ingeridos. Por lo que si hay algún alimento entre ellos, no debes preocuparte de comerlos porque no es el caso.

Termina el ritual de amarre

Un momento clave es cuándo termina el ritual. Lejos de seguir un proceso estándar, un ritual de amarre puede terminar de muchas formas. En algunas ocasiones tendremos que tirar los ingredientes que han quedado o, al menos, parte de ellos. En otros casos habrá que coger algunos ingredientes y esconderlos o incluso dejarlos expuestos.

Hay rituales de hechizos que tardan días en terminar, porque tenemos que hacer acciones puntuales con esos ingredientes y hay otros casos que terminan cuando enterramos los ingredientes en un lugar fuera de nuestra casa, los tiramos por el desagüe, etc. Información muy específica que debemos conocer o para la que es mejor contar con profesionales para no equivocarnos.

Aprovecha los rituales caseros

Por último, mientras esperas los efectos del amarre de amor, puedes aprovechar los rituales caseros. Profesionales como Paloma Lafuente pueden ayudarte a aprenderlos, para aumentar con ellos la intensidad de tu hechizo.

Consisten en rituales muy breves y sencillos de realizar, que vas a poder aplicar sin ningún inconveniente a tu rutina diaria, hasta que comiences a notar los primeros efectos del amarre que has solicitado en tu deseo al Universo.

Cuando eso suceda, adopta una actitud receptiva y disfruta del nuevo estado de felicidad que vais a disfrutar en la relación.