Las instalaciones de gas son cada vez más comunes, pero conviene tener toda la información posible antes de usarlas.

 

Las calderas de gas son un componente que forma parte de cada vez más hogares. Su capacidad calorífica y su practicidad las han convertido en el aliado perfecto para las casas que presumen de estar bien equipadas. Son muchas ventajas las que ofrecen, pero también hay que tener en cuenta que requieren de una atención y mantenimiento importantes, ya que su deterioro puede tener consecuencias bastante perjudiciales para su propietario.

 

 

 

Es vital conocer la normativa de mantenimiento de calderas en Madrid. La detección de fallos en la instalación, o el mero proceso de revisión, cualquier cosa que lleve a una mano de obra para arreglar el problema que surja con esta instalación es algo que solo puede hacer un técnico especializado, normalmente puesto por la casa encargada de suministrar el equipamiento para el hogar. No puedes confiar en cualquiera para algo tan importante y tan controlado como esto.

 

El equipo de Reparación calderas Madrid Mahico, por ejemplo, cuenta con el aval de marcas como Junkers, Ariston o Fagor. Hacen sustituciones y arreglos siempre bajo la normativa correspondiente, garantizando un acabado bien hecho y con un presupuesto económico para el cliente. No solo trabajan con este equipo, sino que también abarcan calentadores y termos, incluso sin ser de gas, por lo que también se presentan como una opción fiable para otro tipo de consumidores.

 

Lo importante de este equipo es que actúa dentro de la legalidad y la normativa vigentes. En la comunidad madrileña, la revisión de las Calderas Madrid debe ser cada dos años de forma obligatoria. Para estos casos, de nuevo, se debe recurrir siempre a profesionales que colaboren con la compañía energética en cuestión. Por ejemplo, si has contratado con Gas Natural Fenosa, debe ser alguien que trabaje con ellos el que acuda a tu casa para hacer las pertinentes revisiones.

 

Normativa

 

La normativa actual establece que en cada hogar, en caso de optar por este sistema, la Instalación de calderas debe ceñirse a las de condensación. Por motivos de eficiencia energética, emisiones y seguridad; el usuario tiene la obligación, en caso de contar con una maquinaria previa, de sustituirla por estas más modernas. Tiene sus ventajas, por supuesto, ya que con las máquinas de condensación se puede alcanzar un ahorro de hasta el 30% en la factura del gas, además de reducir todas las sustancias contaminantes que se lanzan al aire y que pueden perjudicar la salud de los habitantes del hogar.

 

El Mantenimiento de calderas, como ya hemos citado previamente, es algo completamente obligatorio si se quiere estar en el marco de la legalidad y la seguridad. En Madrid, esta tarea debe hacerse de forma obligatoria cada dos años, aunque lo recomendable es una revisión anual para posibles labores de reparación. Por otra parte, ampliando a todo el espectro de la instalación de gas en la casa, la revisión de esta ha de hacerse cada 5 años, tal y como se estableció en el BOE 211 de 4 de septiembre de 2006,  con una notificación previa por parte de la empresa encargada de la gestión. Si se trata de gas butano, estas revisiones tienen una periodicidad de 4 años en lugar de un lustro.

 

¿A quién busco para el mantenimiento de la caldera?

 

A la hora de realizar esta labor, el usuario tiene 3 opciones por las que optar. La primera, el Servicio Técnico Oficial de la compañía. Por lo general, los fabricantes de las instalaciones cuentan con sus propios equipos de profesionales, totalmente especializados en sus productos, y con la garantía de trabajar de forma eficaz y del uso de componentes oficiales de la casa. A veces, la inscripción en los servicios de una suministradora de gas incluye un seguro para este servicio que implica la sustitución de piezas, lo que supone un ahorro para el consumidor.

 

Otra opción es contar con mantenedores cualificados. Esta denominación la adquieren quienes cuentan con la condición de Instaladores de Gas y Agentes de Puesta en Marcha, mantenimiento y Reparación de aparatos a gas (APMR) en base al RD 919/2006, que aprueba el Reglamento de Utilización y Distribución de gases combustibles. Se trata de personal que, o bien trabaja para la energética o lo hace por cuenta propia.

 

La última propuesta es que sea la propia compañía de gas la que se encargue de la revisión obligatoria de la caldera. Es la vía más sencilla, ya que se notifica al cliente la fecha estimada para la visita del o de los profesionales y, tras su labor, el importe del servicio se carga en la factura de consumo pertinente.

 

Con todo esto en cuenta, puedes proceder a instalar una caldera de gas en pleno Madrid sabiendo de antemano a quiénes acudir y cuáles son los plazos que se manejan. En caso de que tengas una instalación vieja en casa, ya sabes también que debes renovarla cuanto antes si no quieres problemas.

 

Ideas para decorar, desde hormigón impreso hasta luces LED

El hogar es un espacio de refugio para las personas...

Un abogado especializado para hacer frente a cualquier conflicto familiar

En el día a día, nos exponemos a situaciones y...

Salud y Belleza

Dos aspectos que muchas veces están muy relacionados. En cada época...

Estrategias y herramientas de marketing digital para una tienda online

El marketing digital es un concepto fundamental que cualquier tienda...

El proceso contable en la empresa

El proceso contable en la empresa es un factor imprescindible...

La acusación dice que Toni Pérez pretende invalidar pruebas por posible acoso laboral

 Toni Pérez. Foto: PEPE OLIVARES.  22/05/2019 -  BENIDORM, (EFE). La acusación contra el...

Otros articulos relacionados.....