Información
879 votos

La amortización de préstamos y sus principales clases

Información
;Comunicados 02 Agosto 2017 Sección; Especiales
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La amortización de préstamos y sus principales clases.jpg

En reiteradas oportunidades se suele cometer el error de solicitar créditos con asnef en España sin tener presente un factor completamente significativo.

 

Ciertamente existen muchos elementos que debemos tomar en cuenta al momento de pedir dinero prestado. No obstante, hay unos que requieren más importancia que otros.

Es por ello que cuando se trata de préstamos hay que saber los puntos más resaltantes sobre la amortización de los mismos.

Ahora bien, como la amortización de préstamos es un tema que no se escapa de esta excelente operación financiera, hoy desarrollaremos lo que usted debe saber con la finalidad de que antes, durante y después de la solicitud del crédito rápido, todo culmine satisfactoriamente.

¿Qué es la amortización de préstamos?

Por amortización de préstamos debemos entender que no es más que la parte del dinero que se paga en los lapsos establecidos entre el prestamista y el prestatario.

Los términos y las condiciones por las cuales se llevará a cabo el proceso son mediante el contrato que hayan suscrito ambas partes, es decir, acreedor y deudor.

De esta manera, la cantidad a pagar puede variar, por lo que nos podemos encontrar con casos en los que el pago de la cuota sea cada 30, 90 o incluso 180 días.

Asimismo, el monto que se debe pagar cada cierto tiempo dependerá básicamente de 3 circunstancias, las cuales son: tiempo fijado entre el prestamista y prestatario, importe del préstamo y la clase de interés.

Cabe resaltar que la cantidad fija a pagar según el tiempo establecido (cuota), contiene el dinero del préstamo que se reembolsa o devuelve. Por esa razón es que conseguiremos diferentes clases de amortización de préstamos.

Tipos

Por lo general existen 3 tipos de amortización de préstamos que nacen, como mencionamos anteriormente, de la cuota. Esas clases son las siguientes:

1. Por cuota constante

También se conoce o denomina método francés. Este tipo de amortización sin lugar a dudas es la forma que habitualmente más se utiliza.

Con ella siempre se pagará la misma cuota mensual, trimestral, semestralmente o según lo acordado.

Sin embargo, hay dos cosas que sí cambian y es lo relativo al interés del préstamo junto al capital reembolsado.

En este sentido, los intereses cobrados sobre dichas cuotas se obtienen calculando al tomar como base el valor que queda por liquidar.

Para entenderlo mejor, la cantidad de intereses que tendrá que pagar el prestatario irá disminuyéndose en una suma proporcional a la devolución del capital, ya que el capital que aún no se ha amortizado será pequeño.

Por lo tanto, durante la primera fase fundamentalmente se pagan sólo los intereses. No obstante, al tiempo que se van cancelando las cuotas el capital amortizado que les compete asciende mientras que los intereses se reducen.

2. Por cuota creciente

Aquí,  a medida que el tiempo va transcurriendo el valor de la cuota va creciendo. Esto implica que a pesar de que en un comienzo se pague menos, más adelante la carga obviamente será mayor.

3. Cuota decreciente

En síntesis, la cuota decreciente conlleva a que mientras más pase el tiempo el valor de la cuota disminuye.