La productividad es el santo grial de las empresas que aspiran al futuro. Conseguirla, aumentarla, mantenerla y optimizarla de forma eficiente representa un reto en sí mismo. Un camino aparte donde la propia productividad se hace protagonista. La delegación de funciones es, en toda empresa, responsable de incremento de la productividad.

 

En las situaciones del mercado actual, donde la competitividad es la reina, todas las empresas deben maximizar las ganancias utilizando todos los recursos que tengan a la mano para lograrlo. Una de las mejores maneras, para no tener que tocar los precios (a menos que sea para ofrecer cifras más tentadoras para el cliente), es logrando ser más productivos en la propia creación de productos o el cumplimiento de los servicios. Es decir, lograr hacer las actividades importantes de la empresa en menor tiempo, para poder hacer más en cada período.
0e016d45f3c44573b52c38bf2b8ef7b4.png

Por eso, la alternativa de delegar las funciones resulta imprescindible.

Ahora, cuatro formas de delegar diferentes funciones y que atañen a cualquier empresa.

¿Delegar la sede?

Aunque parezca un término bastante curioso, la delegación de la sede puede ser interpretada de distintas maneras, pero más allá de aumentar la productividad, produce una disminución de costos fijos mensuales por concepto de alquiler de inmuebles y mobiliarios.

Este ahorro, que en ocasiones puede representar más del 80%, puede ser utilizado para “comprar” productividad delegando otras funciones o sumando a la plantilla a profesionales por tiempo determinado.

Para reducir los gastos iniciales de alquiler y los gastos fijos que se desprenden de esto, se pueden plantear opciones como el alta en un centro de negocios en Madrid o en la ciudad en la que tenga la sede de su empresa. A su vez, puede contratar este centro de negocios en la capital, ya que se trata del principal foco económico del país y de una metrópoli financiera europea, lo que no sólo reduce sus gastos fijos mensuales, sino que aumenta sus posibilidades de expansión.

Elaboración de documentos legales y contratos

En toda empresa, sin importar el nicho de mercado o el tamaño de la misma, es bastante eficiente tomar la decisión de dejar las tareas de elaboración de contratos y otros documentos legales en abogados mercantil.

Muchas son las ventajas asociadas, como la de contar con un profesional específicamente especializado en el ramo de la elaboración de documentos, pero a su vez, libera un gran espacio de tiempo en las jornadas diarias de trabajo. Espacio que puede ser aprovechado para incrementar las tareas que aportan mayor beneficio a su empresa.

Gestión contable y de riesgo financiero

Delegar las tareas de elaboración de un plan de emergencia para empresas y de toda la gestión contable es una de las formas más eficaces de incrementar la productividad. La gestión contable y de las finanzas resulta una tarea periódica y que debe realizarse de forma obligatoria. Pero esto no indica que sean directamente los trabajadores de su empresa los que deban realizarla.

Por eso, puede ser delegada con facilidad, y así nunca tendrá contratiempos a nivel contable, ni su empresa tendrá riesgos de pérdidas de capital.

Todo lo relacionado con el marketing

Más si se trata de la era digital, toda labor que tenga relación con el marketing directo debe ser delegada.

Contar en plantilla con un profesional del marketing no parece ser la mejor opción, sobre todo cuando se trata de una empresa que necesita aprovechar todos los canales posibles de comunicación con sus clientes, de interacción con la audiencia y de marketing con potenciales usuarios y por diversas plataformas.

Con todo lo anterior, son cuatro las vías que tiene una empresa para optimizar su producción e incrementar su productividad. Lo mejor es que las cuatro medidas pueden ser adoptadas en simultáneo.

 

Otros articulos relacionados.....