INDIGNIDAD / JOAN LLOPIS TORRES

Información
Joan Llopis 01 Agosto 2022 219 Votos Correo electrónico Imprimir

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
social youtube xornalgalicia   feed-image
Llopis Buena 1 1Todos sabemos lo que ha pasado en Cataluña estos años y la situación actual. España ha hecho lo que también sabemos y era previsible.
En cuanto a la actitud y los hechos del Gobierno de Cataluña, el Parlamento, los partidos políticos y, en general, los políticos catalanes, sin que nadie esperara sacrificios revolucionarios sangrientos ni heroísmos románticos -o quizás sí-, lo que nadie no habría adivinado nunca, por mucho pesimismo con que analizara lo que se ha llamado el conflicto catalán, es, dada la persistencia de una nación como Cataluña, con una historia, como todas, con luces y sombras, por estar a lo largo de muchos años y generaciones sometida, pero admirable con una lucha que nunca ha abandonado -a pesar de la represión y los métodos legales y los impropios de un Estado del que debería suponerse que hubiera resultado, ya no decente, sino democrático, y no ha sido así-, era ver cómo aquellos que se llaman los representantes políticos de la sociedad catalana -que aquí se diferencia de la que quiere ser española- estuvieran tan alejados de la voluntad de este pueblo que erróneamente les ha elegido, incumpliendo ellos todos los compromisos políticos prometidos y adquiridos, aun sólo por sus ambiciones personales y sometiéndose exclusivamente a sus, en muchos casos, bastardos intereses. Una Nación que está encarcelada entre barrotes ha sido traicionada por aquellos que habían prometido por su honor liberarla, confraternizando ahora con los carceleros de siempre, convirtiéndose ellos en los peores y más indignos guardianes como perros, después de su traición, sometidos al dueño que les adiestra en sus funciones de gobierno y representación, tarea que ha sido cambiada por la de carcelero. Y eso, con el agravio de todavía pretender engañar a todo un pueblo diciendo de sus esfuerzos y falsos sacrificios para liberarlo. -Contradiciendo la naturaleza del hombre, los perros han domesticado al hombre, los perros han domesticado a la sociedad obedeciendo a otro dueño-. Nunca nadie hubiera podido pensar que Catalunya sufriría esta indigna traición de los políticos que hoy todavía ostentan el poder político en Catalunya que, aunque muy escaso, por decisión del dueño de estos perros, lo utilizan para amenazar o morder a los mismos catalanes. El fuego del enemigo podría ser honorable -que no lo es-, pero el fuego amigo de la traición, acostumbra, y como en todos los casos, puede encontrar similitudes en otras trágicas historias de antiguas naciones a similitud de hechos viles que se narran sangrientamente en cualquier rudimentaria historia como relatos de un Antiguo Testamento. Ni la propia Catalunya se perdonará a sí misma la indignidad de la Catalunya de hoy en día, de la que todavía vergonzosamente, muchos catalanes no se resignan a avergonzarse, pese a la indignidad con la que vivimos los catalanes.
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.