Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Más páginas sobre este artículo...

Cuando, hace quizá varios millones de años, y después de una mutación psíquica que no podemos explicar, el hombre se separó del resto de los seres vivos, se esforzó en encontrar dentro de sí mismo la fuerza necesaria para asegurar su propio destino, con el fin de calmar la sorda angustia producida por la preocupación del mañana, observó los seres y las cosas para orientar su conducta en función del comportamiento de aquellos.

Después comunicó sus descubrimientos a los individuos de su grupo, dando así comienzo a las primeras técnicas y a las primeras tradiciones, gracias al lenguaje y a la escritura pudo transmitir el resultado de sus propias experiencias a sus descendientes, y sin darse cuenta desarrolló un mundo fundado en la toma de conocimientos, de las leyes del mundo natural, y de las relaciones que le son propias, entonces dispuso de una fuerza nueva que le permitió una creciente eficacia sobre la naturaleza, y visto que el poder de estas técnicas no era suficiente para calmar su sed de lo absoluto, llamó en su ayuda a las fuerzas misteriosas que presentía a su alrededor y que quería creer en su efectividad.

Este aspecto de la tendencia humana a dirigirse, según los casos, al razonamiento o la efectividad, se encuentra a todo lo largo de la historia.

Ni siquiera la iglesia católica, negó jamás la existencia de dichas fuerzas y que atribuye a Dios o el Demonio, según los casos, atribuye al poder divino las apariciones que ciertos seres tuvieron la dicha de presenciar y explicado por un particular estado de gracia de los fenómenos –Los tres pastores de Fátima- a pesar de esta creencia en los milagros y que aun sigue viva en nuestros días, el hombre apeló cada vez mas a su inteligencia para conocer lo absoluto y lo real, la razón fue su guía y la fascinación llegó a ser tal que fue deificada, se podía confiar a las técnicas materiales la misión de concebir el universo y que mas allá de las ciencias, aún quedaban muchas verdades por descubrir. Hoy, es admitido que ciertos seres pueden leer en el porvenir el destino de un individuo –clarividentes-, un pueblo, una raza, también esta demostrado que hay hombres capaces de comunicarse con otros sin valerse de un lenguaje conocido –telepatía- numerosos experimentos han revelado asimismo que el hombre tiene posibilidad de ver a través de los cuerpos opacos e incluso de actuar, mediante su psiquismo, sobre su propio cuerpo, provocando estigmas, y sobre la materia –cucharas que se doblan, etc-, a través de la evolución la conciencia psíquica desembocó en el hombre, esa adaptación a lo real que se manifiesta en el razonamiento, utilizando los mensajes del exterior que le transmiten los sentidos, formuló sobre todo lo que veía, tocaba, sentía, etc, ciertos juicios Que le permitían actuar sobre el medio para satisfacer sus necesidades, comprobando que el fuego quema, la madera flota, la piedra se hunde y así adatar su conducta al medio, después extendió el campo de sus observaciones, coordino sus recuerdos con sus percepciones y llegó en ciertos casos a previsiones generales que abarcan hasta el universo, esta conciencia adquirida del medio, y las leyes que rigen las estructuras de la materia le condujo a concebir en el tiempo el encadenamiento de todo lo que observaba, constituyendo la doctrina llamada racionalismo y que se considera que es la base de todo conocimiento científico.

Indudablemente, por muy lejos que nos lleven las observaciones del hombre, hayamos en todas las épocas y en todos los pueblos, practicas encaminadas a captar las fuerzas irracionales, el clásico maleficio, practicado por medio de figuritas a las que se le infligía una o varias heridas para provocar la muerte u otros males, se encuentra también en la prehistoria, en una época que se remonta a más de cien mil años, en el Egipto faraónico, Sudamérica, Oriente Medio y Grecia existen idénticas estatuillas, destinadas a la practica del maleficio, no es la única manifestación que nos revela la tradición, se podrían citar muchos otros ejemplos.

Los orígenes reales, se pierden en la niebla de la antigüedad, los escritores del siglo XVIII especularon en su historia, basando sus puntos de vista en la cronología del Antiguo Testamento así como en las curiosas leyendas que han sido trasmitidas desde tiempos muy antiguos. El doctor Oliver, que escribió a principios del siglo XIX     que la historia tal como la conocemos hoy, es la única reliquia verdadera de los patriarcas de antes del diluvio, en los Antiguos Misterios de Egipto y otros países que tanto se le parecen no son mas que la única y pura tradición.

Cuando el conocimiento científico y el histórico progresaron en otros campos de la investigación, especialmente en las críticas de las escrituras, se aplicaron métodos lógicos al estudio por lo que ahora existe un vasto campo de información de la historia bastante exacto y extremadamente interesante.

La luz del día se opone a la noche, para constituir el periodo de actividad y reposo y que hallamos en la naturaleza en todo, este periodo de actividad y reposo, Osiris-actividad Isis-reposo, son necesarios para engendrar a Horus-hijo, la luz y la sombra son necesarias para crear la penumbra y que participa de la condición de ambas, osea la luz y la sombra que parecen separadas, no es así ya que existe algo que no es lo uno ni lo otro, la penumbra, cuando la luz disminuye la sombra aumenta y cuando la luz aumenta la sombra disminuye, para descubrir las leyes ocultas es necesario comprender estos términos de analogía, donde el punto intermedio resulta de la acción recíproca de cosas opuestas, ejemplo, entre el pasado y el futuro, tenemos El presente. Las leyes de estos principios o hechos, son generales y se aplican a toda la naturaleza y el universo, a los números le aplicamos estos mismos principios conocidos por la ley del Ternario.

El 1 representa la unidad, el activo-positivo, lo divino, el principio, Dios, Osiris, el 2 representa, la hembra, Isis, negativo, la madre, y el tres       que toma su forma del 1 y el 2 representarían, lo neutro, el hijo, Horus, etc. Podemos comprobar que los números se adaptan matemáticamente a las ideas de la ciencia antigua, Pitágoras designaba a Dios con el número 1 y a la materia con el número 2, el símbolo numérico del universo –12 signos del zodiaco- 1 mas 2 igual a tres ley eterna del ternario donde nuestra alma corresponde al número tres, estos tres principios unidos crean una unidad, el cuaternario, ejemplo: padre-madre-hijo, tenemos tres, pero los tres unidos forman la familia, o sea tres más la familia igual a cuatro, esto formaría el cuaternario, el ternario y la unidad que la contiene.

Descubrimos que este método se apoya en una jerarquía natural dividida en tres grandes secciones, <hechos-materia física>. <Leyes-espiritualidad o alma>. <Principios-Dios-Luz-Osiris>. División perfectamente conocida en lo antiguo bajo el nombre de los tres mundos.

Bajo estos principios el análisis del ser humano se reduce a la célula, las células se agrupan para constituir un órgano, los órganos se agrupan par constituir un miembro o formar los aparatos, estomago, corazón, cabeza, pulmones, que construyen el individuo, esta es la progresión física o material, esta ley seguida por la naturaleza es tan positiva que la veremos en todas partes idéntica, el hombre se agrupa para formar la familia, la familia se agrupa para formar el pueblo, los pueblos se agrupan para formar la provincia, las provincias la nación y así continuamente, los planetas se reúnen alrededor de los soles, los soles alrededor de las galaxias, y estas forman las leyes eternas del cosmos, la ley que gobierna al mundo es la misma que gobierna a la hormiga, por lo tanto conocer el secreto de la célula, seria conocer el secreto de Dios. La vida circula en la cedula y pasa al hombre, ante tal pregunta el egipcio, acude a encerrarse en el templo, medita y observa como un haz de luz viene a dar en su frente convertida en prisma y que transforma en varios colores, y este se da cuenta de lo que ocurre, la vida siempre una, la misma, la Luz- Osiris, se forman los colores la vida aparece, la inteligencia va a nacer, una misma corriente vital circula por el planeta y por los individuos que pueblan su superficie, el sacerdote egipcio abarca en su mente el conjunto de la síntesis de la vida, comprende se arrodilla y adora. Adora la vida que está en él, esa vida que de la Tierra a tomado, y que el Sol a dado a los mundos, y que a el le da eluniverso, adora a dios que esta en él, el mismo dios que esta en el mundo, el universo y dios en dios mismo.

La finalidad de cada ser que crea la naturaleza, es la de dar origen a una energía de orden superior a la que él recoge, el mineral recibe la vida terrestre y debe transformarla por evolución en vida vegetal, el vegetal debe preparar el nacimiento de la vida animal, y el animal la de la vida humana, la vida queda otorgada al hombre para que este la convierta en algo superior, el alma, la finalidad del hombre es desarrollar este alma que solo esta en germen hasta su unión con dios –Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza- la unión con Osiris, y que todos somos un Osiris. Dios

En lo más oculto de los misterios egipcios nace este santuario y que Pitágoras nos resume así.

En las acciones humanas hay dos móviles, el poder de la voluntad y la fuerza del destino, sometidas la una a la otra, crea una ley fundamental llamada providencia, el primero de estos móviles, la voluntad era libre y el segundo condicionado, de modo que el hombre se encuentra situado entre dos opuestas naturalezas – ley del ternario- el poder de la voluntad influye sobre el porvenir y la necesidad del destino sobre el pasado, alimentado sin cesar la una a la otra, según Pitágoras del pasado nace el porvenir y del porvenir se forma el pasado y de la constante entre ambas nace el presente, siempre existente, y según esta doctrina la libertad reina en el futuro, el hombre para cubrir la etapa encomendada, ha recibido tres fuerzas sujetas a su voluntad, la primera pertenece al cuerpo, el instinto, la segunda al alma y es la virtud, y la tercera corresponde a la inteligencia que es la ciencia o sabiduría.

Basta reflexionar un poco para darse cuenta, que las tres cualidades son solo el acrecentamiento de la energía vital, la piedra filosofal es sencillamente una condensación de vida-energía, que actúa de fermentación con los cuerpos en cuyo contacto se pone, por esto es por lo que los alquimistas han denominado a la piedra medicina de los tres reinos.

Osiris-Adán es el hierograma de este principio universal y representa el alma inteligente del propio universo, que anima el conjunto de sistemas solares, no-solo en el orden visible, sino también en el invisible.

La magia consistía en la realización de las propiedades psíquicas que se habían adquirido en los diversos grados de la iniciación, habiendo comprobado los antiguos la difusión universal de la vida, averiguado la universal influencia de la voluntad, y este es el fin que a de proponerse todo hombre que aspire a dominar las fuerzas de la naturaleza. El mundo visible es un reflejo del mundo invisible al igual que el hombre físico es reflejo de su pensamiento-voluntad, cada pensamiento del hombre en el momento de generarse, pasa al mundo interior donde se convierte en una entidad activa, sobrevive como una criatura activa engendrada por el espíritu, durante un periodo mas o menos largo, según fuere la intensidad original de la intención cerebral que le dio nacimiento, de esta manera el hombre puebla sin cesar el ambiente del mundo que le es propio, donde pululan los engendros de su fantasía, de sus deseos, de sus apetitos, de sus pasiones y que reobra sobre toda organización que se ponga en contacto, el agente por el cual actúan estas fuerzas o engendros es por la voluntad.

El cerebro humano es un generador inagotable de fuerza cósmica, el iniciado no hace nada nuevo solamente usa los materiales que la naturaleza a almacenado a su alrededor, materia prima que durante eternidades a pasado por distintas formas, la relación de lo visible con lo invisible había sido ensanchada hasta limites de una forma perfecta y es por eso que se usaban determinados símbolos, con el propósito de fijar la voluntad en la realización de las operaciones mágicas, e influir como un potente imán sobre las fuerzas universales.

La piedra angular de la magia es un profundo conocimiento del magnetismo y la electricidad, de sus cualidades y correlaciones potenciales, llegar a familiarizarse con el reino vegetal, animal y ser humano, la magia es la sabiduría espiritual, un principio vital común llena todas las cosas y este principio es denominado voluntad humana cuando ha llegado a la perfección, el iniciado puede estimular los movimientos de las fuerzas naturales en las plantas y los animales, hasta un grado sobrenatural.

Las regiones se suceden sobre la Tierra, las generaciones pasan y las recién venidas creen en su orgullo, pero por encima de todo se yergue la Esfinge, símbolo de la unidad, símbolo de la verdad, muestra la razón de todos los errores en sus mismos contrastes, símbolo de lo absoluto, exhibe el cuaternario misterioso, el iniciado la interroga y dice tengo cabeza humana en la que reside la sabiduría, pero estas patas son sólidas porque están unidas a mis flancos de toro, cuando mi cabeza se siente débil, agito mis alas de águila, alcanzo el dominio de la intuición, leo en el corazón de los hombres los secretos de la vida universal, y puedo continuar mi obra en silencio, calladamente..

 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..