El siete de mayo, nuestro colaborador Julio Fernández-Sanguino Fernández dio una conferencia en el Ateneo de Madrid sobre su libro Los exilios de don Quijote, que se presentará en el Ateneo de Cáceres el próximo día diecisiete de mayo. Está dedicado a Jaraíz de la Vera, lugar donde pasó su juventud y en el que, como señala Cervantes, "fue más agradecida y liberal la naturaleza que la fortuna".

Reseña del libro:

LOS EXILIOS DE DON QUIJOTELas referencias al exilio en sus diferentes modalidades aparecen con frecuencia en la obra de Cervantes. Alonso Quijano sería el primero en sufrir el exilio interior, pues por vivir en un mundo aburrido y tranquilo se refugió en el de los libros de caballerías. De ese proceso nace don Quijote que, con vida propia, sale hacia lugares extraños para cumplir su misión como caballero andante, convirtiéndose así en un exiliado exterior, aunque voluntario.

Don Quijote viviría en sus andanzas al margen de la realidad que le rodeaba, sumergido en sus ideales, que harían que luchara contra los molinos de viento o diera la libertad a los galeotes. En su lúcida locura, se torna también en otro exiliado interior.

Posiblemente, los exilios interiores que aparecen en el "Quijote" hacen referencia a su autor. Por un lado, Cervantes estuvo preso, aunque deseaba más la libertad de la mente que la del cuerpo. La primera parte de la obra se engendró en una cárcel, bien porque se escribiera, bien porque allí se concibiese, por lo que parece evidente que pudo ser el exilio interior del escritor mientras estuvo preso, su evasión.

Por otro lado, Cervantes también fue un exiliado exterior al tener que salir de España en su huida de la justicia. Este hecho hizo que mostrase en su obra igualmente el terror y espanto que el azote del exilio impuesto acarreaba, resaltando el dulce amor de la patria, que es tan fuerte que hizo regresar a un exiliado, al morisco Ricote al que, con respeto y cariño, le señalaba como peregrino. Mientras escribía la segunda parte de la obra en su país, el autor pudo aislarse y valerse de ella para poder expresar sus ideas, aunque fuese a través de los más disparatados personajes.

Hay que tener presente la España decadente en la que vivió Cervantes, invadida por la pobreza, donde la injusticia y la arbitrariedad se habían convertido en protagonistas en la vida diaria. Si nuestro inmortal escritor quiso a través de su obra imponer los principios de justicia, libertad, igualdad, paz, armonía y convivencia, solo lo pudo hacer utilizando un personaje como don Quijote, ya que de otra forma difícilmente hubiera pasado la censura y salir indemne de la Inquisición.

El libro profundiza en las consideraciones mencionadas que Cervantes magistralmente plasmó en "Don Quijote de la Mancha" y está basado en textos de su inmortal obra. Asumo que el lector pueda no sentirse identificado con lo escrito; sin embargo, estimo que solo con las lecturas de párrafos del "Quijote" que se trascriben puede considerarse recompensado. Además, está delicadamente ilustrado por el pintor y grabador Ricardo Zamorano, destacado ilustrador del "Quijote" y de textos de autores consagrados, entre los que se pueden citar los de Francisco Ayala, Juan Ramón Jiménez y José Hierro, su cuñado.

Se debe destacar que la novela de Cervantes es un escaparate donde magistralmente se exponen los numerosos males y vicios de la época, como la envidia, la venganza, la incultura, la mediocridad o el resentimiento. Escritores posteriores los señalarían igualmente, como Marañón, que diría que la picadura de la envidia, como la de la abeja, puede ser molesta, pero es inofensiva; sin embargo, consideraba que el ataque venenoso como el del escorpión en este país era el del resentimiento.

Con el repaso de la Historia y el reposo necesario se aprecia, tristemente, que estos males nacionales son los causantes de las desgracias que asolan España y los verdaderos desencadenantes de una Guerra Civil que generó el exilio de los republicanos españoles.

Al percibir las alusiones sobre el exilio que Cervantes vertió en el Quijote, vino a mi mente su correspondencia con los republicanos españoles y, sin pretenderlo, la finalidad de la obra se ha encaminado hacia un afectivo homenaje para aquellas personas que sufrieron el exilio a consecuencia de una guerra incivil. Dos son los motivos. En primer lugar, porque fue el último gran exilio que sigue, o debiera seguir, en la mente de todos. En segundo lugar, porque estos idealistas y verdaderos patriotas, con toda certeza, fueron los que más se identificaron con el espíritu de nuestro ejemplar e inmortal caballero.

En consecuencia, para completar el libro no he podido resistir la tentación de incluir algunos sentidos versos de escritores modernos que versaron el exilio en la plena confianza de que al clásico maestro no le importaría la compañía de Antonio Machado, Miguel Hernández, Juan Ramón Jiménez, León Felipe, Luis Cernuda, María Zambrano, etc. etc.

Julio Fernández-Sanguino Fernández

 

A contracorriente. La práctica de la siesta. Por Enrique Arias ­Vega

    Una de las muchas leyendas infundadas sobre nuestro país es que aquí todo el mundo echa la siesta. Por eso...

Y Revilla apagó la luz del secreto.

Ocurrió en La Sexta el domingo pasado, día 11. En la pantalla, una presidenta y cuatro equivalentes autonómicos. Del PSOE...

APOYO INCONDICIONAL A RITA MAESTRE Y SUS CINCO COMPAÑEROS "FUSILADOS" EN PODEMOS MADRID

Por mas que algun@s intentamos olvidar acontecimientos del pasado, ver "ilusiones" futuras de regeneración, pactos a la Portuguesa o Frentes...

Artículo Periodístico 1.440º: “15 de noviembre, Día Mundial de la Filosofía”.

 La UNESCO ha proclamado el Día Mundial de la Filosofía, para el tercer jueves del mes de noviembre. Este año...

La larga y pertinaz construcción de una democracia basura.

Se denuncia en el Diario de Mallorca que la diputada Ballester, de Ciudadanos en el Parlament Balear, se ausentó de...

¿Puede cualquiera demandar a los secesionistas por el honor de España? por

Hay un caso muy curioso que se ha producido, dentro de la vorágine de acontecimientos que se van sucediendo, por...

A contracorriente. Un país descuajeringado . Enrique Arias ­Vega

Vuelvo a España tras un breve período en otro continente y me encuentro un país descuajeringado. Según el diccionario, eso...

EN ÁFRICA TAMBIÉN HAY BARES / JOAN LLOPIS TORES

Hay muchas áfricas y cada una de ellas contiene otras muchas, diferentes y complejas. El continente africano tiene cincuenta y...

Artículo Periodístico 1.434º: “Cuestiones sobre el suicidio, III”.

Posiblemente este problema como casi todos, solo tendrán solución desde múltiples  disciplinas de perspectivas y miradas. Quizás la filosofía y...

esafsqarhyazeubebgcazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfifrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakolvltmkmsmtnofaplptrorusrskslswsvthtrukurvicyyi