Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Imagen16El 4 de febrero se conmemora el Día Mundial Contra el Cáncer. Se trata de una patología en auge debido al envejecimiento de la población combinado con hábitos poco saludables como el tabaco, el alcohol, el sedentarismo y la obesidad. De hecho, el último informe de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) alerta de que ya se han superado los casos de cáncer previstos para 2020, tanto en hombres como en mujeres.

 

 Ante esta realidad los especialistas en fertilidad recomiendan concienciarse sobre la importancia de la preservación de la fertilidad antes de iniciar un tratamiento contra el cáncer, ya que muchos de ellos, aunque efectivos, también tienen como efectos secundarios la esterilidad dependiendo del tipo de tumor, su agresividad y localización.

 “Si bien la máxima preocupación en el momento del diagnóstico tanto del paciente como de su equipo médico es la cura de la enfermedad, también es importante abordar un programa de preservación de la  fertilidad”, afirman desde el centro Zygos donde se congelan óvulos y semen de pacientes sometidos a tratamientos oncológicos.

Para ejemplificar, en el caso del cáncer de mama la radioterapia o la quimioterapia así como otros tratamientos como los hormonales (antiestrógenos y análogos de la hormona GnRH o LHRH)  pueden producir esterilidad en la mujer.

“A la hora de decidir el tipo de preservación, se tendrá en cuenta la edad de la paciente, el tipo de tumor o la urgencia del inicio del tratamiento. Por ejemplo, es muy probable que se produzca esterilidad en una mujer cercana a la menopausia o un fallo ovárico temprano en pacientes sometidas a quimio o radioterapia antes de cumplir los 30 años (un 42% sufre del citado fracaso de la función ovárica)”.  

Entre otras técnicas, se puede recurrir a la congelación del tejido ovárico, la congelación de óvulos (el más frecuente y sencillo) o la congelación de embriones ya fecundados que se implantarán en el útero de la mujer una vez superada la enfermedad.

En el caso de los pacientes masculinos existe la posibilidad de dejar una muestra de semen congelada en bancos especiales destinados a tal efecto, como por ejemplo el gallego Criobanc de la clínica Zygos, situado en Santiago de Compostela.

 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..