Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

701231501000365644024531«Lo sentimos, pero esta página no ha podido ser encontrada». Así reza la imagen de la página web de la Casa Blanca cuando se intenta acceder mediante el enlace habitual a la versión en español del sitio oficial de comunicación del presidente de Estados Unidos.

El nuevo mandatario norteamericano habría cumplido de esta manera con la intención que transmitió en diversas ocasiones durante la campaña electoral de promover que en su país «sólo se hable en inglés, y no español». Una forma de trasladar su mensaje de marcado acento nacionalista, el de «poner a América por delante», al uso de la lengua, excluyendo el uso de otras que, como el español, es hablada ya en Estados Unidos por aproximadamente cincuenta millones de personas.

Desde la llegada de Trump y su equipo a la Casa Blanca, el cambio de la página web ha sido sustancial. En materia de contenidos políticos, desaparecieron de forma inmediata los accesos a las secciones de luchas contra el cambio climático y en favor de la causa gay. Pero la modificación más importante se produce con la supresión de toda la versión del portal en español, que bajo el mandato de su antecesor, el presidente Obama, había convertía en bilingüe la comunicación de la Casa Blanca.

esafsqarhyazeubebgcazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfifrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakolvltmkmsmtnofaplptrorusrskslswsvthtrukurvicyyi