Esa decisión judicial, adoptada la víspera, abre potencialmente otra vía para la eventual desclasificación y divulgación pública del informe senatorial de más de siete mil páginas que revela los presuntos abusos y malos tratos a los detenidos bajo custodia de la CIA, destaca el sitio digital Politico.com.

El juez Lamberth tomó esa decisión a petición de los abogados de Abd al-Rahim Al-Nashiri, quien fue sometido a torturas mientras estaba retenido por oficiales de la agencia de inteligencia estadounidense.

El magistrado también ordenó la preservación de la respuesta de la CIA al informe, y a todos los documentos vinculados a la investigación del Senado.

En los últimos meses, varios legisladores pidieron al presidente Barack Obama que incorporara el informe completo en los registros de las agencias federales y ordenara su desclasificación.

A principios de este mes, el mandatario rechazó esa solicitud, pero hizo que el informe completo fuera un registro presidencial, lo que evitaria su destrucción y podría facilitar su publicación, pero probablemente no durante una década o más.

Por su parte, la senadora demócrata Dianne Feinstein, que presidió el comité cuando se redactó el llamado 'informe de tortura', insiste que se libere el documento.

'Es mi creencia muy fuerte que un día este informe debe ser desclasificado', afirmó Feinstein en un comunicado dado a conocer a principios de este mes.

'El presidente se ha negado a hacerlo en este momento -agregó-, pero me complace que el informe entre en sus archivos como parte de sus registros presidenciales, y no estará sujeto a la destrucción y algún día estará disponible para la desclasificación'

esafsqarhyazeubebgcazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfifrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakolvltmkmsmtnofaplptrorusrskslswsvthtrukurvicyyi