rinon artificialLa diálisis más prolongada y frecuente daría mejores resultados, pero los equipos actuales no se pueden trasladar y reducen la libertad de movimiento de los pacientes, consideraron los autores de un estudio publicado en JCI Insight. Por eso, el doctor Jonathan Himmelfarb, de la University of Washington, en Seattle, con su grupo de trabajo creó un riñón artificial portátil, que funciona continuamente y demostró su efectividad en los estudios previos con tratamientos de ocho horas. En tal sentido, publicó en el medio especializado los resultados de una prueba de 24 horas en 11 pacientes con insuficiencia renal avanzada y en diálisis desde hacía unos 15 meses. Cinco pacientes finalizaron el tratamiento de 24 horas, en las que el dispositivo funcionó como se esperaba. Pero un paciente tuvo que suspender la terapia por la formación de coágulos en el circuito de la sangre. Asimismo, hubo que reemplazar las baterías en dos casos antes de las 24 horas y tres pacientes interrumpieron el tratamiento para eliminar burbujas del circuito. Aunque no hubo complicaciones graves y todos los pacientes pudieron caminar libremente durante la diálisis con el riñón artificial, el equipo tuvo que suspender antes el estudio por distintos problemas técnicos. Por los pocos efectos adversos, los pacientes expresaron su satisfacción por la comodidad y la flexibilidad del procedimiento, el bajo malestar asociado y la libertad para moverse.