Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Las más de las veces la tentativa termina en rotunda derrota. Es lo que viene ocurriendo con la izquierda rupturista gallega que lleva instalada demasiado tiempo en la barbaridad permanente, acentuada ahora con la guerra abierta para liderar ese espacio político en las próximas autonómicas. Solo sugerir que Xosé Manuel Beiras pueda repetir como cabeza de cartel lleva el esperpento al grado de locura. Noriega rompe con PODEMOS y las Mareas. Y no obstante, puede que sea la única opción de que la batalla de egos incontrolados que han comenzado los distintos grupos de la cueva no termine en cisma.

Xosé Manuel Beiras ha aprovechado su alocución para mostrar su predisposición a crear un “partido instrumental” para sortear las “dificultades” que puedan aparecer tras las autonómicas a la hora de crear un grupo parlamentario. Xosé Manuel Beiras es el portavoz de Anova. En este sentido, ha remarcado el carácter de «instrumento» porque «el procedimiento es de debajo a arriba» y se comprometió a «buscar el cambio político».Xosé Manuel Beiras ha acusado ayer a «la Troika» de intervenir para impedir que España tenga un gobierno de unidad popular. Según el líder de Anova: «Llevamos meses de una danza de rigodón en el falso Versalles madrileño que consiste en que haya nuevas elecciones y que se observe como culpable a estos —las fuerzas de la izquierda rupturista—. Se sabe de antemano quién está dictaminado a ser el culpable, y somos nosotros», ha lamentado. En su parecer, «el actual artefacto de poder de la Unión Europea no está dispuesto a que en el espacio europeo haya un procedimiento político electoral en el que la ciudadanía termine eligiendo mal». «Y aquí los nacionalismos periféricos y la izquierda rupturista dimos un enorme brinco, aunque sin la mayoría suficiente para formar gobierno». La estrategia descrita contesta al llamado «Pacto de Palacio» en el que participarían «Felipe VI y dirigentes socialistas como Felipe González y otros barones regionales del PSOE».

Manuel Beiras García ha sido un intelectual y político español de ideología galleguista.

En el abarrotado camarote de «Una noche en la ópera» era todo bastante surrealista, pero siempre un par de niveles menos que el pulso que están echando desde hace semanas los mareantes. Sin vergüenza alguno se lanzaron a por el botín. Todo vale con tal de capitalizar el éxito electoral de las Mareas. De eso va la tentativa de Anova de forzar la conversión de la marca en partido. Y también la resistencia de Podemos a ceder el control. De allí que esta semana, a modo de primera amenaza, el círculo de Santiago haya quebrado públicamente con Martiño Noriega. Y puede subir todavía un par de decibelios más, si gana las primarias la lista apoyada por el artefacto nacional del partido la contienda. Por eso Beiras, que consciente de la debilidad de su organización en la batalla, sabedor de que él es la única riqueza de Anova, lanza el órdago de volver a encabezar las listas para tratar de frenar las ambiciones de sus asociados en la distribución de la herencia, ha acordado reaparecer en escena.

Martiño Noriega Sánchez es un médico, activista y político gallego.

Nada de lo que está pasando en la izquierda rupturista gallega puede ser más ilógico. Pero intentar que Beiras pueda ser la imagen de la nueva política es simplemente delirante. El drama que tienen es que tal vez sea la única opción que encuentren de impedir la implosión de este espacio político. Ya iba a ser curioso observar como cabeza de cartel a un caballero de 80 años que hace poco más de una decenio se atrevía a mofarse del Presidente Fraga por presentarse a unas elecciones con la misma edad con la que él intenta hacerlo. El tiempo siempre termina poniendo a cada uno en su sitio.

Podemos Compostela ha planteado a la Secretaría de Organización, dirigida ahora por Pablo Echenique, si la decisión adoptada en Compostela Aberta (sin el apoyo de los inscritos de este partido) de apoyar que En Marea se convierta en partido político instrumental para las citas electorales –singularmente las autonómicas de este año– supone contravenir los estatutos y las normas internas de la formación morada y, por ende, acarrear consecuencias a los integrantes del círculo.

En días pasados, Compostela Aberta –el espacio donde han confluido varias formaciones políticas y ciudadanos de adscripción individual y que sustenta el grupo de gobierno del Ayuntamiento de Santiago– aprobó varias propuestas de resolución, entre ellas, apostar por que En Marea se convierta en partido político que le permita actuar como sujeto propio para presentarse a las elecciones, en la línea de lo que también plantean formaciones políticas como Anova, dirigida por Xosé Manuel Beiras y a la que pertenece el propio alcalde compostelano, Martiño Noriega.

Ante el debate previsto en esa asamblea, el responsable local de Podemos Santiago, Víctor Casas, envió una carta a la asamblea –por no poder acudir en persona, según se disculpó, por motivos de trabajo– en la que explicaba que el círculo compostelano planteó la cuestión a la dirección estatal. “Estamos esperando una resolución de la Secretaría de Organización Estatal que nos explicite cuáles serían los problemas y consecuencias”, señalaba en su carta Víctor Casas, la cual fue leída por un representante del círculo local.

“Podéis estar seguros de que soy el menos interesado en que tengamos que revisar la relación actual. Que nadie vea amenaza donde solo hay preocupación. Como comencé diciendo, creo que Compostela Aberta es un proyecto por el que vale la pena trabajar. Esa es mi voluntad, pero no puede ir contra la organización a la que represento”, expresó en la carta Casas Pou, quien ayer indicó que “Podemos Compostela entiende que, en el momento en que estamos, es preciso seguir acumulando fuerzas de cara a conseguir el cambio en todos los niveles institucionales”.

“Por eso, en el nivel municipal, estamos en el espacio donde debemos y queremos estar”, aseguró, en referencia a Compostela Aberta. “Lo único planteado obedece a una duda sobre la participación de Podemos en un espacio que toma una decisión, la cual puede ser contraria a la jerarquía normativa de Podemos”, especificó, de nuevo.

Además, a preguntas de si con esta decisión han dejado de apoyar el espacio de Compostela Aberta, aclaró que “no” y que, “en ningún caso”, esta cuestión sería adoptada por el órgano de dirección de Podemos Compostela. Al respecto, recordó que el apoyo a Compostela Aberta lo dio la asamblea ciudadana y, por lo tanto, serían las “personas inscritas” en la formación morada las que tendrían que “modificar esta decisión tomada”.

Por el momento, según indicó Víctor Casas Pou, “eso no está ni planteado y tendría unos pasos previos complejos”. “No podemos abrir una consulta de esta naturaleza sin evaluar las motivaciones y consecuencias”, sentenció.

 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..