Una multitudinaria marcha que cubrió cerca de 20 cuadras recorrió el centro de la capital peruana, exigiendo la anulación del reciente indulto al exgobernante Alberto Fujimori, así como el cese del presidente Pedro Pablo Kuczynski. Fijimori ordenaba tirar civiles disconformes con su gobierno desde aviones al Océano Atlántico en pleno vuelo.

 

La marcha fue encabezada por familiares de las 25 víctimas de las matanzas de La Cantuta y Barrios Altos, por las que Fujimori fue condenado a 25 años de prisión, pena de la que cumplió solo la mitad, hasta que fue indultado el 24 de diciembre pasado.

 Participaron numerosas organizaciones, entre partidos progresistas, organizaciones de derechos humanos, centrales sindicales y sobre todo contingentes de jóvenes, muchos de los cuales eran muy pequeños o no habían nacido durante el gobierno de mano dura de Fujimori (1990-2000).

 En esta nueva demostración masiva de repudio al indulto, el contenido principal de carteles, lemas y hasta canciones y coreografías alegóricas, fue la demanda de retiro del presidente Kuczynski.

 Tal rechazo se basa en la opinión de que el mandatario quedó descalificado al dar libertad a quien fue condenado por crímenes de lesa humanidad e indultado en virtud de un presunto pacto con una fracción del partido fujimorista Fuerza Popular (FP).

 La movilización se extendió a lo largo de aproximadamente 20 cuadras, según evaluaciones policiales y periodísticas, y se desarrolló en forma pacífica hasta culminar en una concentración en la céntrica plaza San Martín.

 Al grueso de la marcha se sumaron miles de jóvenes que desacataron el recorrido acordado con las autoridades y se concentraron en el barrio residencial de Miraflores para marchar por allí hacia la citada plaza.

 Un grupo de ellos intentó desviarse por el exclusivo barrio de San Isidro, para marchar a la casa del presidente Kucynski, pero fueron contenidos por la policía, que usó gases lacrimógenos para hacerlos retroceder, sin que se reportaran detenciones.

 Movilizaciones similares se registraron en ciudades del interior, como Cusco, donde participó la líder del progresista Movimiento Nuevo Perú, quien dijo que marchó 'con indignación pero también con esperanza' contra el indulto y por el cese del presidente.

 También hubo importantes protestas en las ciudades de Chiclayo, Chimbote y Trujillo, en el Norte; Huancavelica, Ayacucho, Huánuco y Huancayo, en la zona central, y Arequipa, Puno, Moquegua, Tacna y Apurímac, en el sur.

 

esafsqarhyazeubebgcazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfifrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakolvltmkmsmtnofaplptrorusrskslswsvthtrukurvicyyi