UNA FRANCIA POLITICAMENTE DESCOYUNTADA OFRECE UN RESPIRO A EUROPA

Xornal de Galicia  03 Mayo 2017  Sección; Opinión 59 votos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El pasado 23 de Abril se celebro en Francia la primera vuelta de las elecciones presidenciales con una participación del 78.69% del electorado, un 0.79% menos que en las elecciones de 2012, aunque un 5.08% inferior a las de 2007 -83.77% en la primera vuelta y 83.97% en la segunda-. Se recogieron 582.183 votos nulos. Resultaron ganadores y pasaran a la segunda vuelta el exministro de Economia de Manuel Valls, Emmanuel Macron, y la presidenta del Frente Nacional (FN), Marine Le Pen. Los comicios se han celebrado en un ambiente de gran expectación y temor por estar en juego no solo el futuro de Francia, sino también el de la Union Europea, ya que dos de los candidatos con posibilidades de ganarlos –la propia Le Pen y el “podemita” Jean-Luc Melenchon- habían hecho gala de su euroescepticismo y preconizado la celebración de un referéndum para preguntar al pueblo francés sobre la eventual retirada de Francia de la Union. Tras conocerse los resultados, un suspiro de alivio se ha escvuchado en las cuatro esquinas de Europa.

 

Candidatos a las elecciones

Once personalidades políticas lograron reunir las 500 firmas de cargos públicos requeridas para poder presentarse a las elecciones presidenciales, si bien cinco de ellos eran candidatos marginales sin posibilidades de superar el 5%de los votos emitidos: el socialista de izquierda Benoit Hamon del partido en el Gobierno (PSF), el republicano Francois Fillon, Marine Le Pen del FN, el centrista líder del movimiento “En Marcha” Emmanuel Macron, el repreentante de “Izquierda Insumisa” Jean-Luc Melenchon, en conservador antieuropeista de “Francia en Pie” Nicolas Dupont-Aignan, el antisistema de derechas de “Solidaridad y Progeso” Jacques Cheminade, el ecologista del movimiento “Registramos” Jean Lassalle, la izquierdista de “Lucha Obrera” Natalie Arthaud y el izquierdista del “Nuevo Partido Anticapitalista” Philippe Pouton. Los seis últimos no pasdaron el “corte” del 5%, si bien Dupont-Aignan estuvo a punto de hacerlo al conseguir un 4.8% de los votos.

Según los sondeos previos, cuatro de los candidatos estaban en “empate técnico” y pod’ian llegar a la final: Mzcron 23.3%, Le Pen 23.3%, Fillon 19% y Melenchon 18%. Durante la campania electoral, Macron se mantuvo, Fillon continuo bajando “ma non troppo”, Le Pen no respondio a las expectativas pues había llegado a tener un 27% de intención de voto, Melencho siguio subiendo y Hamon consumo el desplome del PSF. Los sonxdeos acertaron por una vez y los redultados fueron los siguientes: Macron 24.01%, Le Pen 21.30%, Fillon 20.01%, Melenchon 19.58%, Hamon 6.36% y Dupont-Aignan 4.8%. Confirmando los resultados obtenido en las elecciones en los Paises Bajos, parece haberse detenido el efecto-domino del populismo, aunque 44% de los votantes franceses se han pronunciado por candidatos antieuropeistas –según en Pew Research Center, Francia cuenta con 58% de euroescépticos-. El país ha respaldado una Francia abierta y europea y dado, por el momento, la victoria a Macron, que ha hecho una campania abiertamente favorable a la UE sin hacer guinos ni concesiones al populismo, como tuvo que hacer Mark Rutte en Holanda. Fillon ha asumido a su fracaso y renunciado a la presidencia del Partido Republicano –“No tengo legitimidad para librar esta batalla con vosotros”, dijo a sus seguidores-. Su gran error ha sido aferrarse egoístamente a su candidatura y no hacerse a un lado y dar paso a otra personalidad gaullista con mayores posibilidades de triunfo. Hamon ha reconocido que el electorado francés había infligido a su partido una “sanción histórica”. Ambos lideren hanhan recomendado a sus seguidores que voten por Macron en la segunda vuelta que se celebrara el 7 de Mayo. Similar recomendación han hecho el Presidente de la Republica Francois Hollande, el empresariado, el sindicato CFDT y has Zinedin Zidane.

Reflexiones sobre las elecciones

El resultado de las elecciones ha supuesto un vuelco en el panorama político francés. Por primera vez desde el acceso de Carles De Gaulle al poder en 1958, los candidatos del gaullismo republicano y de la socialdemocracia –que se han alternado en el Gobierno en los últimos annos- no van a estar presente en la segunda vuelta, y han sido seleccionados los representantes los representantes de un movimiento centrista y posibilista con escasa implantación territorial y del populismo de extrema derecha. Como ha observado Alfonso Basallo, la dialéctica izquierda-derecha ha sido sustituida por la de globalización-soberanismo. Por otra parte, las dos principales fuerzas del espectro político han sido reemplazadas a diestras y a siniestra. De un lado, el izquierdismo antisistema y “chavesiano” de Melenchon ha triplicado en numero de votos a la socialdemocracia oficialista de Hamon y se ha quedado a menos de dos puntos de pasar a la final. De otro, el republicanismo de Fillon –candidato favorito a lograr la poltrona presidencial tras haber ganado en las primarias a pesos pesados como Nicolas Sarkozy y Alain Jupe- ha caído en la miseria tras haber sido imputado por malversación y apropiación indebida al conocerse el abono de sumas sustanciosas a su mujer y a sus hijos por trabajos no realizados. Cabe matizar que, aunque el Fillongate ha tenido efectos adversos para el candidato, no ha sido tanto la corrupción lo que lo ha hundido, cuanto su hipocrita moralismo de “haced lo que yo diga y no lo que yo haga”. Para mejorar las situación económica de Francia, prometio llevar a cabo una política sacrificios y recortes –entre los que figuraban la supresión de medio millón de funcionarios públicos, la eliminacion de la jornada de 35 horas y el aumento de la jubilación a 65 annos-, mientras el dilapidaba los caudales públicos en beneficio de su familia.

No deja de ser curioso que resultaros ganadores los candidatos que no fueron elegido en primarias y resultaron malparados los que fueron escogidos en las mismas. Como ha señalado Javier Redondo, las primarias son “una maquina de matar ideas e impedir gobernar” y se han convertido en el artefacto encargado de la voladura de los dos grandes partidos franceses. ¡Aviso a los navegantes espanioles!. En un ambiente de desencanto y frustración con los partidos tradicionales, y de insatisfacción por la crisis económica, los excesos de la inmigración y los atentados yihadistas, los electores se hsn inclinado por partidos transversales que pescan votos en los caladeros de la izquierda y de la derecha. Tambien han expresado su deseo de que se rejuvenezca el liderazgo político al elegir a unos dirigentes de 38 annos –Macron- y de 49 –Le Pen- , ambos con escasa experiencia política. Ha prevalecido el sentimiento de “degagisme”y la necesidad de recambio del personal gobernante. ¡Que se vayan los viejos políticos!. En cualquier caso, se ha producido una profunda fractura en la sociedad francés, al igual que en Gran Bretania y en Estados Unidos tras el Brexit y la elección de Donald Trump.

A Macron se le ha criticado su credo “lampedusiano” –que todo cambie para que todo siga igual”- y se le ha calificado de “Monsieur en meme temps” –Senor almismo tiempo-, por su definición y oportunismo. Basallo lo ha definido como un producto de diseño entre Albert Rivera y Mariano Rajoy, y el profesor Francisco Jose Contreras como “un gestor sin ideología”. ¿Quién ssbe lo que realmente piensa y que política va a seguir si alcanza la presidencia?. El alega que –como su inspirador De Gaulle- ha cogido lo mejor de la izquierda y de la derecha, e incluso del centro, pero carece de un programa definido, aunque sean innegables su apoyo al liberalismo económico, su oposición al nacionalismo y al proteccionismo, y su respaldo a la UE. Las primeras palabras a sus seguidores tras conocerse los resultados fueron “en vuestro nombre, llevare la voz de la esperanza para Francia y para Europa”. Mujtaba Rahman se han preguntado en “Politico Europe” si Macron no será un muevo Matteo Renzi, igual de seductor pero incapaz de cumplir sus promesas electorales. Ello dependerá en gran medida de los resultados de las elecciones parlamentarias de Junio, porque –as diferencia de Renzi en su dia- Macron carece de un partido estructurado y territorialmente instalado que le pueda apoyar en el Parlamento. Según la configuración parlamentaria que resulte, en el caso -harto probable- de que no logre una mayoría suficiente, tendria que gobernar en minoría y depender de los apoyos puntuales de republicanos y socialistas. Ha conseguido el respaldo de los grandes centros urbanos y –aradojicamente- de buena parte de la juventud desencantada.

La victoria de Le Pen ha sido agridulce. Ha subido con respecto a las elecciones presidenciales -17.9%-, pero bajado en relación con las regionales -27.7%-. Sufre el hándicap del sistema de doble vuelta, que permite a los demás partidos aliarse contra el FN. Asi, pese a que gano en seis regiones –con hasta un 40% en Paso de Calais-, no ha conseguido gobernar en ninguna, y pesar de haber obtenido un 20% de los votos en las elecciones parlamentarias, solo cuenta con dos diputados en la Asamblea Nacional. EL FN se ha convertido en el primer partido de la clase trabajadora –tradicionalmente socialista y comunista- con un 37% de sus votos, frente al 24% otorgado a Melanchon y al 12% a Macron. Es asimismo el partido hegemonico en las zonas rurales, en las áreas industriales en crisis y en los suburbios pauperizados de las grandes ciudades, las “no go zones” habitadas mayoritariamente por musulmanes, que –pese a su a su rechazo a las políticas xenófobas y contrarias a la emigración del FN- la mayoría de los cuales no es probable que acuda a las urnas, aunque la Gran Mezquita de Paris haya recomendado el voto a favor de Macron. Los ultimos atentados yihadistas han beneficiado a Le Pen aunque no en demasia. Un hecho significativo es que el FN de Marine no asusta tanto como el de su padre Jean-Marie, y ha ganado en respetabilidad y credibilidad al suavizar con habilidad los rasgos mas hirientes del patriarca, con el que mantiene una “edipica” relación de amor-odio. Sigue rodeado de un cordon sanitario favorecido por el sistema electoral de doble vuelta, que h conseguida frenar hasta ahora el populismo nacionalista del Frente. Sin embargo, el cerco acaba de ser quebrado por el líder de “Francia en Pie”, el transfuga del republicanismo Dupont-Aignan -que hasta anteayer habia descalificado al FN- quien ha firmado un pacto con Le Pen por qle que le prestara su apoyo a cambio de que lo nombre Primer Ministro –en caso de que accediera a la Presidencia de la Republica- y de algo de dinero para hacer frente a las deudas de la campania electoral, ya que –al no haber obtenido el minimo del 5% de los votos- no obtendrá subvencion gubernamental alguna. La posible transferencia a Marine de los 1.700.000 votos de los electores que le apoyaron –en el caso hipotético de qwue se produzca y algunos de los dirigentes del mpvomiento ya han anuncido que no votaran por el FN- tien escaso significado numérico, pero alto contenido simbolico, pues es la primera vez que un partido con tradición democrática ha ofrecido su apoyo al apestafo Frente. Es posible que Marine Le Pen salga derrotada en ls segunda vuelta, pero –si tal ocurriere- no lo ser’ia por “goleada”, como paso en 2002 con su padre que fue avasallado por Jacques Chirac por 82.21% de los votos frente a 17.79%.

Perspectivas para la segunda vuelta

La mayoría de las encuestas dan como vencedor a Macron, ya que –por su posición centrada- puede re coger votos a su derecha y a su izquierda. Fillon ha pedido a sus seguidores que voten por Macron, pero –aunque eso seria lo mas natural- la situación no esta tan clara pues los republicanos tienen en mente las elecciones parlamentarias de Junio, en las quwe esperan obtener buenos resultados, y no les interesa potenciar demasiado a Macron para que su partido no les haga sombras en ellas. Parte de los votantes republicanos se siente tentada por la abstención y algunos de ellos –como la exministra de Sarkozy, Christine Boutin- incluso se ha pronunciado por Le Pen. Hamon también ha recomendado el voto por el exministro de Economia de Valls para que “Francia no pierda su esencia”, pero el nucleo duro del PSF estima que Macron ha traicionado al partido y no es digno de confianza. Melanchon no ha dado una a sus seguidores una consigna explicita de voto, aunque si implícita. Asi, ha dicho que acudirá a las urnas y que no votara por Le Pen ni por Macron. ¡Blanco y en botella!: voto en blanco. ¿Le harán caso sus votantes que se oponen a Macron por su capitalismo y a Le Pen por su populismo?. No obstante, como los extremos se tocan, están mas cerca del FN con el que coinciden por su oposición a la globalización y a la UE. Necesitada de sus votos, Le Pen les ha retado hábilmente a que sean consecuentes con sus ideas ya que la Izquierda que ha votado a la Francia Insumisa no puede hacerlo ahora por la Francia Sumisa de Macron, una persona que va a desencadenar una guerra social y que persigue ina política fraticida al lanzar a las comunidades y a las empresas a enfrentarse las unas contra las otras. Según el sondeo del IFOP, el 80% de los seguidores de Hamon votaran por Macron, al igual que el 50% de los seguiduidores de Fillon y de Melenchon, Ha prtonosticado la victoria de Macron por el 61% de los votos contra el 39% de Le Pen. El 70% de los encuestados creen que ganara Macron y un 50% quiere que asi sea, frente a un 28% que prefiere a Le Pen y un 20% que no quiere a ninguno de los dos.

Consciente de su situación de inferioridad en los pronósticos, Le Pen esta realizando una campania vigorosa y agresiva, en la que ha atacado con fiereza a su contrincante, al que ha acusado de “globalización salvaje” y de “debilidad ante la amenaza del terrorismo”. Ha afirmado que esta en juego la supervivencia de Francia, a la que hay que salvar de la globalización, la inmigración descontrolada y la libre circulación de terroristas. Se ha presentado como “la candidata del pueblo” y manifestado que quiere ser la presidenta de todos los franceses, por lo que ha renunciado –de forma temporal, por si las moscas- a la presidencia del FN y tratado de presentar una imagen mas conciliadora, especialmente en relación con la UE. Asi, ahora dice que no se opone a la Union y que se siente europea, pero que le gustaría que hubiera acuerdos libremente consentidos entre las naciones de Europa. Habria que renegociar los tratados de la UE y someter a referéndum los resultados de la negociación. Respecto a la moneda única, ha senialado que el euro no es incompatible a corto plazo con “una política económica distinta para enderezar a Francia” y que dicha moneda podría coexistir con un franco utilizado en las transacciones internas.

Confiado en que llos sondeos le son propicios, Macron esta llevando a cabo una campania discreta y de perfil bajo, en la que su principal preocupación es no cometer errores que le puedan restar votos. Sin embargo, la victoria de Macron no esta garantizada y la “ratio” en la transferencia de votos y el porcentaje de abstenciones y de votos en blanco podrían provocar indeseadas sorpresas. Según Hollande, “debemos ser extraordinariamente serios y estar movilizados, pensar que no hay nada hecho, porque el voto es algo que se merece y que se conquista”. Valls, a su vez, ha advertido que “el riesgo de una victoria de Marine Le Pen es real”. Cabe esperar que los sondeos acierten como ha ocurrido en la primera vuelta, pero aunque le sean propicios, Macron no se puede dormir en los laureles, pues parece ir creciendo el apoyo al FN. Como ha observado con sarcasmo Felipe Alcaraz, los franceses se encuentran en la tesitura de elegir entre el cólera y la peste. No creo que sea para tanto, pero –como ha ocurrido en la mayoría de las elecciones- tendrán que optar, si no por el mejor, al menos por el candidato menos malo. La victoria de Le Pen seria un desastre para Francia y para Europa, pues supondría el cierre de las fronteras a la inmigración y la salida de Francia de la UE, con lo que –tras el fiasco del Brexit-, la Union entraría en tierras movedizas. La UE puede asimilar el Brexit, pero seria muy difícil que sobreviviera a un Frexit.

Madrid, 30 de Abril de 2017

 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..