Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Paul Walker falleció inesperadamente durante el rodaje de la que fue su última película, Fast and Fourious 7. La versión oficial sobre las causas del accidente indica que el vehículo circulaba a más de 128 kilómetros por hora y que se desvió hasta estrellarse contra un poste y dos árboles. El choque ocasionó un pequeño incendio en el coche, del que Paul Walker y su amigo Roger Rodas, el conductor, no pudieron escapar, debido al enganche del cinturón de seguridad, que produjo más problemas de los que pudo evitar.


Meadow, la hija de Paul Walker, demandó a Porsche, alegando que su padre sobrevivió al golpe sufrido por el coche, pero no pudo escapar de las llamas que invadieron el interior del vehículo por no ser capaz de desabrochar el cinturón de seguridad para salir. Además, la parte actora afirmó que la compañía conocía el "historial de inestabilidad y de problemas de control" del Carrera GT y los graves efectos del diseño de los cinturones de seguridad, que podían impedir la evasión del interior del coche.

Iniciado el proceso, Meadow Walker llegó a un acuerdo transaccional con Porsche para finalizar el pleito y cobrará más de 10 millones de dólares por los daños. Esta cantidad debe sumarse a los 10 millones que ya se tuvieron que pagar con la herencia de Roger Rodas, que también fue declarado responsable del accidente.

Realmente, el acuerdo fue la mejor elección para todos los implicados. Litigar por el suceso habría implicado invertir mucho tiempo y dinero para las partes, que además habrían tenido que soportar, por la legislación procesal de Estados Unidos, la presión causada por la falta de previsibilidad que ofrecen los procesos civiles con jurado. Aunque es cierto que los miembros de tribunales populares tienden, habitualmente, a fallar en contra de grandes compañías demandadas cuando los hechos alegados por el demandante son probados, no hay olvidar que puede llegar a ser muy difícil acreditar la atribución de un daño a un sujeto por su comportamiento debido a los numerosos factores que pueden incidir en la relación de causalidad en incidentes complejos.

La transacción, entendida como acuerdo para evitar o poner fin a un proceso comenzado, sirve siempre para lograr la satisfacción de todas las partes. Principalmente, Meadow Walker ha conseguido que no se alargue más el sufrimiento por la determinación de la responsabilidad y Porsche ha logrado evitar más perjuicios mediáticos para su imagen, bastante dañada ya por el fallo de diseño del coche en el que falleció Paul Walker y que siempre será recordado por ello.

 

 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..