Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Se ha podido saber por diferentes medios de comunicación que el actual fiscal general de los Estados Unidos, Jeff Sessions, que fue nombrado por la iniciativa de Donald Trump, mantuvo dos reuniones con un embajador ruso. Este hecho ha activado todas las alarmas entre los demócratas, que desean que el fiscal dimita inmediatamente, por un motivo lógico.

Jeff Sessions fue entrevistado antes de ser nombrado fiscal general y negó en todo momento haber tenido contacto con representantes del Gobierno ruso. Puede deducirse fácilmente que el que, anteriormente, fue senador, mintió.

La sombra de los rusos se cierne sobre la Casa Blanca. Varias personas próximas a Donald Trump, como el propio Jeff Sessions, ya han tenido conversaciones con un embajador ruso, constituyendo este hecho un indicio para pensar en la importancia de la labor del Gobierno ruso en la victoria electoral de Donald Trump, que, según algunos, fue grande y notoria.

La falta de confianza en el fiscal general de cualquier país perjudica seriamente su credibilidad y su correcto funcionamiento. Que el encargado principal de obrar procesalmente para lograr el cumplimiento de la ley pueda haber intervenido para favorecer conductas relacionadas con la manipulación de información a los efectos de condicionar un proceso electoral es algo muy grave.

La intervención en la política de una manera claramente parcial debería servir para determinar que una persona no pueda ser nombrada fiscal general del Estado por diversas razones. El Ministerio Fiscal debe actuar con pleno sometimiento al ordenamiento jurídico y de manera objetiva, no siendo eso posible cuando ha existido algún comportamiento que, de manera desproporcionada, ha servido para satisfacer necesidades muy particulares.

 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..