En un pequeño opúsculo es imposible mostrar una teoría del estado porque su historia, sus formas, modelos, sus transformaciones y sus fines darían para varios tomos. Desde el estado moderno al estado post-moderno, desde Maquiavelo a Jellinek, Max Weber, Marx, Carl Schmitt, Poulantzas, Kelsen o Heller, el Estado ha recorrido un largo camino. La mayoría de los autores coinciden que los contenidos básicos de un estado son: el pueblo, el territorio con sus fronteras, la soberanía y una organización jurídico, de relaciones sociales contractuadas e institucionalizadas administrativamente con concentración de poder y que posee el dominio exclusivo de la violencia. Si damos por buena esta definición, una teoría del estado se trata de cómo encajar estos elementos para el mayor bienestar posible de la gran mayoría de los individuos que se hallan inmersos en tal estado. 
Eduardo J.Couture, prestigioso abogado uruguayo, decía en sus famosos mandamientos del abogado, y coincido plenamente con él: " Tu deber es luchar por el derecho pero si éste se confronta con la justicia, lucha por la justicia ", aseveración que jamás pasará de moda y que demuestra la equivocación de los teóricos puros del derecho que tienen su ecosistema en el positivismo jurídico porque deslindan tajantemente la norma de la ética y la moral. La fuerza o violencia que se ejerce desde el Estado mediante sus normas no bastan para justificar su hegemonía, la hegemonía no es un concepto per se, sino que se justifica siempre y cuando los derechos civiles, económicos, sociales y culturales estén debidamente garantizados, pero en la actualidad estos derechos no solamente no se hallan garantizados sino que se hallan manipulados por las élites económicas en beneficio propio, ejemplos son la Ley Mordaza ( antiderecho civil ), las sicavs ( antiderecho económico ), recortes en sanidad o educación ( antiderechos sociales ) y el control o manipulación de los medios de información por las élites económicas ( antiderecho cultural ) que tan bien definía Antonio Gramsci en sus "Cuadernos de la cárcel" cuando exponía que la hegemonía de la información consistía en la utilización de los medios para hacer creer a la mayoría popular que lo bueno para ella era precisamente lo bueno para las élites económicas. El derecho corporativo o de parte siempre debe estar al servicio del derecho universal.
Por lo expuesto, se puede afirmar taxativamente que el post-modernismo neoliberal ha trazado una tela de araña de hilos confusos con la finalidad de que se acepte que los poderes económicos y la concentración de la riqueza deben estar por encima del Estado Democrático de Derecho porque según palabras de Margaret Thatcher no existe otra opción posible. La Democracia no es tal cuando los derechos económicos de unos pocos prevalecen sobre los derechos humanos. Hace unos años, la ofensiva del pensamiento único neoliberal comenzó con un ataque sin precedentes al pensamiento marxista, ataque que llevó a muchos " izquierdistas " a evitar nombrar a Marx, Engels o Lenin sustituyéndolos por la socialdemocracia de Eduard Bernstein, los eurocomunistas o la denominada "Tercera Vía", fórmulas revisionistas del socialismo real  y posibilistas o partidarios de un "capitalismo light" mostrando una miopía política sin precedentes porque el capitalismo no se puede reformar desde posiciones socialistas al ser totalmente antitéticas sus posiciones: el capitalismo no se reforma, se combate.  Menospreciar a Marx, Engels o Lenin es talar las raíces del gran árbol socialista, es antihistórico y de una intelectualidad paúperrima.  Craso error del revisionismo socialista: la obra culmen de Marx " El Capital " no es un mero tratado de economía sino un tratado económico, político y social de las relaciones de poder y el poder no se entrega, se toma. Las contradicciones del capitalismo se hallan perfectamente expuestas en su famosa plusvalía y en el control de los medios de producción, conceptos que bien entendidos nos conducen a que una minoría controla la fuerza y los medios de trabajo y nos conducen a una sociedad totalmente injusta y esa sociedad sólo puede encaminarse hacia la justicia mediante la lucha de clases. Justicia, libertad, igualdad, solidaridad, valores éticos y morales superiores, sólo pueden objetivizarse mediante la democracia real socialista. Y es aquí donde niego la visión iuspositivista del derecho en todas sus variables y me decanto por el iusnaturalismo que formula que existen derechos previos y  universales a la norma positivizada: matar niños está mal no porque lo diga una norma porque preexiste a la norma, violar a una mujer no está mal porque exista una norma que lo formule sino porque preexiste antes que dicha norma. El Iusnaturalismo es revolucionario porque lucha por la Justicia más que por conceptos más concretos y esto nada tiene que ver con mi posición favorable al Materialismo Histórico o Dialéctico porque, al contrario; el iusnaturalismo es la doctrina jurídica que fundamenta las contradicciones del Capitalismo y las ataca negando a la doctrina positivista quien mantiene que los juicios morales no son científicos, las ideas de lo bueno o lo malo no tienen sentido o que sólo es científico lo que se demuestra empíricamente, argumentos torticeros que intenta colocar en la pirámide del conocimiento la doctrina del derecho positivo, como ejemplo pondré cualquier ley injusta, por ejemplo la Ley Mordaza ¿ es justa ? no, porque limita y contradice un derecho superior que es la libertad de expresión o la pena de muerte es igualmente injusta porque se contrapone al derecho más sagrado universalmente que no es otro que el derecho a la vida. El positivismo jurídico se invalida en su propia génesis  porque la ley no se sostiene si contiene un carácter injusto. La conciencia que es fundamental para cualquier cambio procede del sujeto humano y no de la norma, consciencia de alzarse contra cualquier injusticia pero la consciencia surge cuando analizamos en nuestra psique los factores externos que inciden directamente en nuestras vidas y juzgamos la realidad que nos circunda y compete. La conciencia popular para la transformación de nuestra sociedad es un elemento fundamental y para que esa conciencia se complete como acto revolucionario se necesita de la razón crítica superior convertida en acción u acciones organizadas en movimientos populares. En nuestros días, la concienciación social es bastante difícil y mantener su tensión en el tiempo mucho más. Decía Giordano Sartoni que, desde los años cincuenta del siglo pasado, el homo sapiens fue sustituido por el homo videns, la televisión se convierte en el medio más importante de información por encima de los periódicos o la radio pero que en la televisión se da un proceso muy propio que no es otro que la interacción de suma positiva entre el percibir y el concebir está siendo volteada por la visualización sin capacidad abstractiva. El bombardeo de imágenes es tal que nos cuesta racionalizarlas: el homus videns ha relajado su conciencia y sus procesos mentales analíticos lo que provoca una desempatía y una conducta individual sobre los problemas que no nos afectan directamente. La televisión nos impone un filtro que nos provoca una delegación en manos de sus dueños las grandes verdades, los juicios correctos sobre la realidad que muchas veces nos parece virtual. El homo videns despreocupado, dueño de un mando que le puede llevar en pocos segundos a cientos de canales se enjaula así mismo en programas de fácil consumo huyendo de problemas los cuales delega en una serie de instituciones que paradójicamente sirven a los mismos dueños de los canales de televisión que aliena al consumidor televisivo convirtiéndolo en un homo ludens pasivo. En un programa de " En La Frontera " le escuché a Pablo Iglesias, con quien coincido en muchas cosas pero difiero en muchas otras, que la gente no milita en los partidos sino en los medios de comunicación sobretodo los  medios televisivos, medios al  servicio  de las élites económicas entonces si es cierta la aseveración de Pablo Iglesias ¿ no estará Pablo cayendo en la trampa de entregarse a las élites económicas interesadas en sustituir los parlamentos por los platós ? ¿ No estará  jugando el papel de acróbata en el circo político televisivo ? ¿ No sabe que le pueden, en medio de un triple salto mortal, eliminar la red de protección ? Cautela, cautela con los algoritmos de facebook, cautela con Google, cautela con todos los medios globalizados que invitan tanto a la información como a la desinformación porque los amos nunca se apalean entre ellos. Ninguna de las construcciones democráticas son visibles sino inteligibles ( legalidad, libertad, igualdad, legitimidad, estado… ). En una democracia, lo ver sin pensar no puede prevalecer sobre lo pensar sin ver. 
Según el gran pensador Noam Chomsky, la desigualdad actual no tiene precedentes en un mundo globalizado con unas pocas élites que posee una riqueza extrema  y una gran mayoría que vive en niveles de insultante precariedad, lo que produce un efecto de corrosión democrática. Esta corrosión genera una crisis política pero no sistémica porque, en primer lugar, la crisis económica se tradujo en mayor acumulación de capital por los grandes oligopolios, en segundo lugar, la crisis social, producto de la económica y las guerras imperialistas en Oriente Medio y Africa, se tradujo, salvo muy raras excepciones, en un conflicto entre el precariado occidental y el subprecariado de los países en guerra y en tercer lugar, la crisis política se tradujo en la derechización mundial de los Estados. De esta triple crisis, el elemento provocador de las mísmas, el capitalismo neoliberal, es el que ha salido no solamente indemne sino fortalecido. Los salarios se han reducido, los servicios sociales menguados, las empresas se deslocalizan, los derechos civiles adelgazados, los derechos medioambientales retrocedidos…pero la fórmula que han adoptado aquellas instituciones supraestatales no democráticas ( FMI,BCE,BCM…) no ha sido buscar la receta de una mayor distribución de la riqueza entre clases y entre estados sino abogar por la estrangulación de las zonas más empobrecidas con el pago de la deuda exterior en su mayoría no sólo injusta sino claramente indebida. Nada es aleatorio, nada está dejado al azar: el Capitalismo se vuelve a parapetar en estados policiales, estados que están al borde de la excepcionalidad y que vuelve a desempolvar de su vieja botica el frasco del autoritarismo, moldeando, de nuevo, la ideología imperante a su antojo. 
El otro día, en mi pequeño artículo " infrademocracia " obtuve alguna crítica, lo cual agradezco, porque afirmaba que negar las ideologías es una nueva ideología. Una ideología es simplemente un conjunto de ideas políticas conectadas entre sí y no necesariamente un conjunto de dogmas. El marxismo puede ser interpretado desde múltiples perspectivas, obrando como guía pero no como finalidad última. Mis ideas proceden de unos principios que trato de desarrollar para aplicarlos a la realidad, trato de objetivizar lo subjetivo, praxis tras contradicciones, diálogo y dialéctica. Del mismo modo, mi crítica a Karl Popper se halla fundada en contra de su teoría liberal y conservadora, radicalmente reaccionaria contra la rebeldía política y defensor a ultranza del capitalismo, así mismo asesor filosófico-político de la nefasta Margaret Thatcher. Volviendo a Norberto Bobbio, socialdemócrata que admiro pero con quien no comparto sus tesis positivistas ni su defensa de Hans Kelsen, decía acertadamente que " si vivimos gran parte de nuestra vida interactuando con instituciones como son la familia, la empresa, la iglesia o la escuela, medios de comunicación, instituciones poco o nada democráticas ¿ cuándo tenemos tiempo y espacio para formarnos como demócratas ? " Todavía nos queda mucho trabajo, mucha pedagogía sociopolítica para alcanzar el sueño de la democracia. Mientras la correlación de fuerzas no cambie, mientras las minorías privilegiadas sigan a dictar su política a la mayoría subyugada, el Estado será una herramienta al servicio de los primeros. En este pequeño libelo tan sólo he trazado unos pequeños esbozos de la materia con la que operar en mi teoría del Estado. Si el Estado moderno acabó con el predominio de los señores feudales y el altar, el Estado burgués acabó con el poder absoluto del monarca, el Estado soviético intentó acabar con el poder de la burguesía pero fracasó y el capitalismo aprovechó la oportunidad para dar un nuevo paso en su dominio de los Estados. La izquierda necesita de forma urgente destituir los Estados capitalistas porque la experiencia nos ha enseñado que la democracia al servicio del capital no es ni más ni menos que la dictadura de los oligopolios. Si no reaccionamos a tiempo con claridad de conceptos y con determinación contra la corrupción y la desigualdad, si no tomamos conciencia y no somos capaces de analizar la realidad actual e involucrarnos activamente desde una visión no solamente estatal sino mundial corremos el peligro de una destrucción a nivel general del medio ambiente y , por ende, de nuestra especie.
 
Carlos del Rio
Secretario general Xuntos Actua 

A contracorriente. La práctica de la siesta. Por Enrique Arias ­Vega

    Una de las muchas leyendas infundadas sobre nuestro país es que aquí todo el mundo echa la siesta. Por eso...

Y Revilla apagó la luz del secreto.

Ocurrió en La Sexta el domingo pasado, día 11. En la pantalla, una presidenta y cuatro equivalentes autonómicos. Del PSOE...

APOYO INCONDICIONAL A RITA MAESTRE Y SUS CINCO COMPAÑEROS "FUSILADOS" EN PODEMOS MADRID

Por mas que algun@s intentamos olvidar acontecimientos del pasado, ver "ilusiones" futuras de regeneración, pactos a la Portuguesa o Frentes...

Artículo Periodístico 1.440º: “15 de noviembre, Día Mundial de la Filosofía”.

 La UNESCO ha proclamado el Día Mundial de la Filosofía, para el tercer jueves del mes de noviembre. Este año...

La larga y pertinaz construcción de una democracia basura.

Se denuncia en el Diario de Mallorca que la diputada Ballester, de Ciudadanos en el Parlament Balear, se ausentó de...

¿Puede cualquiera demandar a los secesionistas por el honor de España? por

Hay un caso muy curioso que se ha producido, dentro de la vorágine de acontecimientos que se van sucediendo, por...

A contracorriente. Un país descuajeringado . Enrique Arias ­Vega

Vuelvo a España tras un breve período en otro continente y me encuentro un país descuajeringado. Según el diccionario, eso...

EN ÁFRICA TAMBIÉN HAY BARES / JOAN LLOPIS TORES

Hay muchas áfricas y cada una de ellas contiene otras muchas, diferentes y complejas. El continente africano tiene cincuenta y...

Artículo Periodístico 1.434º: “Cuestiones sobre el suicidio, III”.

Posiblemente este problema como casi todos, solo tendrán solución desde múltiples  disciplinas de perspectivas y miradas. Quizás la filosofía y...

Otros articulos relacionados.....
esafsqarhyazeubebgcazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfifrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakolvltmkmsmtnofaplptrorusrskslswsvthtrukurvicyyi