MIS BANDERAS ONDEARON CON HACHE . Por JOAN LLOPIS TORRES

Xornal de Galicia  03 Agosto 2017 69 votos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En un anterior escrito: "Testimonio de Mariano Rajoy…", según iba el texto, 'mis banderas ondearon con hache'. 

 

":..En mi bar, hay tres tomando cervezas que hondean la bandera con la calavera...", escribí; 'ondear', con hache. Hablando de las supuestas relaciones del Señor Mariano Rajoy Brey con los afluentes de Duero (supuestos alias) que él, dice, desconocía su transcurrir.

 

Envié velozmente un correo al Director de 'Xornal de Galicia" pidiéndole disculpas y para que me enmendara la plana, en todas sus acepciones; rogándole que hiciera los posibles para hacer desaparecer esa hache, pues los niños aprenden de todo lo malo. A decir 'posverdad' (señor Director) no fue error ni ignorancia, estaba yo, evidentemente, pensando en el Himno nacional hondureño, letra que todos conocemos sobradamente del poeta Augusto Constantino Coello Estévez (...Por guardar ese emblema divino marcharemos ¡Oh patria! a la muerte; generosa será nuestra suerte si morimos pensando en tu amor. Defendiendo tu santa bandera, y en tus pliegues gloriosos cubiertos, serán muchos, Honduras, tus muertos, pero todos caerán con honor...), y por eso fue; quedando clara la cosa, a la vista de la 'bandera' y de la 'hache de Honduras', que no sólo está ahí por corrección ortográfica, sino, para que se vea lo seria e imprescindible que es la hache, por mandato constitucional, en el apartado que entiende, nada menos, que del nombre de la patria hondureña, con hache. Y ya, en esa política (¡Viva Sabina!),¡ Lo niego todo! O sea, que, sin posverdad, habría que decir, en transitivo, la cagué. Dicho claramente.

 

 

 

Pido disculpas, pues, una vez más, pasando página, cuando el Director ya usó la afilada hacha que los directores de periódico llevan en el bolsillo de la americana cargada de tinta y, como es sabido, de malas intenciones; quizás la untó de alquitrán (el verbo más transitivo hoy en día el de untar) y le prendió fuego con un velón de pabilos, otra hacha, y, sin embargo, las dos con hache.

 

 

 

Algo parecido le ocurrió al alcalde de Jerusalén cuando tuvo un romance con su secretaria. Corrió el rumor y el asunto se daba por cierto en todas partes (en Jerusalén no hay mentideros, eso es patrimonio de Madrid) Los actos públicos se llenaron de cuchicheos; se cruzaban sonrisas y miradas de inteligencia, todo el repertorio de maldades. Ellos lo desmintieron tajantemente sin conseguir convencer a nadie; insistían que el rumor era un infundio (Ni cantar el Himno de Honduras les sirvió de nada). Pasaban las semanas, pero el escándalo no se desvanecía. Al final, apareció en la prensa una fotografía en la que se veía a la pareja en un paraje cercano a la ciudad disfrutando de una merienda campestre. Ella, con el pelo revuelto por el viento del norte (que en Jerusalén suele entrar racheado),  tenía la falda subida mostrando unas piernas largas y preciosas (Aquí tengo que censurarme pues mi mujer es africana de la etnia igbo, con poderes que mejor dejarlo aquí,  además de adivinadora y celosa). Aquello no tenía arreglo. Ella se escondió donde todavía no se sabe. El alcalde, sin embargo, apareció en televisión en hora punta y pidió que mostraran la fotografía a la audiencia. Aunque en blanco y negro, se veía perfectamente la escena.  Si se fijan bien, dijo con firmeza, verán que en la fotografía, siendo cierto, ahora que las veo, que tiene unas piernas preciosas, yo, por favor, fíjense bien, estoy mirando la puesta de sol al atardecer y no a las piernas, lo que ineludiblemente significa que estaba pensando en el presupuesto municipal 

 

 

 

  

 

 

 

COMOQUIERA QUE LAS DISCULPAS SIEMPRE SON CORTAS: ASUNTOS NORUEGOS  

 

 

 

-"Disculpa, amigo, pero no me interesa esta conversación". –"Esto…". –"Ni esto ni aquello" . -"Es que..." -"Ni es que ni es nada, lo siento" "¡Paso!" "Del verbo no estar" " "¿Comprende usted?". -"Es que soy noruego". –"¡Ah!, en ese caso, tiene usted razón". "Pero...". -"¿Pero?", "¡Pero qué!" "¡Qué es lo que no entiende usted!" (Yo hablo perfectamente noruego).-"¿Por qué me da la razón, ahora...?". –"¿Es que le molesta?". -"No, pero..." "¿En qué me da la razón?" -"En todo, en qué iba a ser". Iba yo un día con el señor Presidente del Gobierno (El nuestro) hablando de unas cosas (En catalán perfecto); le notaba yo muy leído en el particular del asunto. Aunque el particular era cosa de diario y el asunto no era importante. "En Noruega no se interesan por las ventajas del botijo de barro y del agua fresca, señor Presidente". -"¡Qué me dices!". -"Lo que le estoy diciendo, señor Presidente". -"Pues déjame que piense en ello". –"Sí, claro, señor Presidente, por supuesto". -"¡Oye! -me dijo- ¿Tú estás puesto en asuntos noruegos?". -"¡Hombre!" "Señor Presidente" "¡Qué me dice usted!" "Al más alto nivel".

 

 

 

EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO SIGUE CENTRADO EN LOS ASUNTOS NORUEGOS, ALEJADO DE LOS ENREDOS Y DE LOS QUE ENREDAN.

 

 

 

Un primo lejano de un presidente de gobierno de un país lejano muy lejano que, de acuerdo con otro primo hermano suyo, pariente aún mucho más lejano en la lejanía del presidente del gobierno, cambió con aquél el orden de los apellidos: el paterno en lugar del materno, y el materno en lugar del paterno (no ocurrió así con el presidente, que no se enteró del asunto, debido al poco trato), para resultar los tres con el mismo primer apellido: dos de ellos, con el de su madre; y, el otro, con el de su padre, que es posible que fuera gallego (lo digo porque tratándose de un país lejano, más allá de Jerusalén, coincide con la tendencia de los gallegos a emigrar, nadie sabe porque, con lo bonita que es Galicia, y podría ser, aunque no tenga nada que ver). Los no conocedores de la historia, por el cambio, creían a los primos hermanos, hermanos, si bien de distinta madre. De ahí la dudas de si eran hermanos del Presidente y no primos hermanos o primos lejanos. Uno dice que no son hermanos, que son primos lejanos, aunque primos hermanos; el otro, dice que sí, que primos pero no hermanos, y lejanos. Aclaradas las dudas, el Presidente puede quedarse tranquilo. Él no tiene que ver con esos enredos ni zarandajas que le quedan lejos, a qué tanto marear. El se ocupa, sin exclusión a sus asuntos, cada vez más centrados en Noruega.

 

 

 

Joan Lopis Torres (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

 

Otros articulos relacionados.....
 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..