Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Bien, ahora que ya conocimos el tamaño -el real y el supuesto- del bien intencionadamente llamado nuestro suelo patrio, y el fraude misterioso que estriba en que (cuando nos venden un terreno -que se define en cualquier enciclopedia como "una parte de ese suelo patrio para usos populares"-, como en un juego de magia, por esa ocultación -quizás no malintencionada- de las dimensiones ¿cartográficas?), nos venden como parcela lo que ahora sabemos no mide lo que pagamos.

No por arbitrio, sino por acalorado patriotismo -de ahí lo misterioso de los mares y sus confines-, aunque a todos los efectos y tributos se cuente como si fuera la isla de Madagascar o el Perú, aunque sin plata. Y, hay que aclarar para mejor entender este asunto, que se llama suelo, parcela o terreno por motivos obvios, y se llama patrio por motivos de los que sólo entiende el notario, que ya adelantemos son una conjura, aunque no se sabe en qué dirección, conocido, ahora, que las proyecciones Mercator, sin ser un fraude (que no), son -engrandeciendo la metrópoli-, nostálgica y colonialmente inexactas.

 

Ahora queda claro lo que nadie entendió en su día -cierto que injustificadamente-, más que por ignorancia de estos asuntos de cartografía e intereses que -ahí sí-, debemos aceptar misteriosos como al Dogma por no estar a nuestro verdadero alcance, tan minúsculo a los ojos de la Providencia como la misma parcela o las ideas del señor Mouriño Atanes, que las tiene: "El presidente del Celta anuncia que el club se marcha de Vigo". Me refiero a la incomprensión que sufrieron aquellos que defendieron patrióticamente aquellas posesiones frente a las agresiones de isla Perejil -ahora ya entendemos mejor el término, aquí sin etimologías- pues no era otra su voluntad que mantener sin merma la medida de la patria y engrandecer, por mejor aplicación de las proyecciones de esa geometría, las parcelas, y dar mayor fe a las escrituras de propiedad. Lo contrario sería dar pie a teorías conspiratorias orquestadas contra los notarios colegiados -o por ellos mismos en medio de tanta confusión contra no se sabe quién- que se ocupan tanto de nuestros intereses, que son los patrios, dicho sin ambages ni circunloquios, que eso sí que no.

 

Me refiero a que lo único cuestionable fue llamar a ese archipiélago, isla; para reducirlo después, sin ningún escrúpulo, con el nombre de Perejil. No fuimos ahí albiones, quitando nosotros importancia al logro después de tanto esfuerzo.

 

Así pues, es hora de plantearse cambiar el nombre de Perejil por el de Manuel Carlos Mouriño Atanes. ¡Ya está dicho!

 

Pues bien está que el Abrazo de Vergara fuera en Oñate -de donde, sin que venga a cuento, es un amigo mío que se llama Justino-, pero que el dueño del Celta de Vigo se lo quiera llevar a Algeciras o a Tetuán, o adonde despeje la incógnita, eso es como si fuera plantar uvas de Fefiñanes a sierra Morena o a la sierra de Cazorla; en las Cabras, por ejemplo; a capricho, como si nada y porque le dé la gana. Eso es pasarse la denominación de origen, el origen y la denominación por el perejil (ahí sí). Vamos, que ni el lloro ni el mico. Eso tiene lo suyo. La cosa está para que el obispo de Calahorra intervenga en el asunto, de oficio o pastoralmente. O eso, o habrá que ir pensando en hacerse del Dépor. Y en algún rato suelto darle alguna lección de historia, aunque sea de prontuario, a ese señor de Vigo de Puerto Rico para que vea los riesgos que corre el equipo, no sea que le señalen el camino de Santiago en sentido inverso y acabe en figuradamente en Roncesvalles como el Rolando, si no lo evita el mismo general Espartero o su caballo.

 

Así que, recorriendo esta galería, estamos en la de aquel que quería estudiar una particular filosofía pues le habían hablado de una cosa llamada dólar. Supo más tarde de filosofía universal -aunque ordinaria-, y su futuro desamparado. Para quedar así definitivamente definida la globalización que, como sabemos, empezó en Vigo para acabar en Puerto Rico.

Joan Llopis Torres, LAGOS

 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..