La hora de los pomposos

23 Diciembre 2015 1226 votos

 

Tras las elecciones, la prensa “mayor”, la oficializada, la de los kioskos, la del respaldo moral y moralista de bancos, instituciones nacionales, personalidades instaladas, organismos europeos, demás gente de bien, coincide en el análisis profundo, grandilocuente, sobre la formación del próximo gobierno, planteado el asunto como si el resto fuera un conjunto de irresponsables inmaduros, incapaz de pensar sensatamente –o de pensar, simplemente--. (Nótese aquí cómo se combinan las máculas: inexperiencia más una responsabilidad que no se sabe de dónde procede, ya que carecen de gestión precedente).

 

Se habla ahora pomposamente --después de la juerga y de la resaca--, de gobernabilidad, como si estas elecciones hubieran borrado de un plumazo todos los desaguisados producidos hasta el momento. La corrupción, la preferencia de una minoría poderosa frente a los españoles de a pié, el blindaje constitucional de las deudas bancarias frente al gasto social, la degradación de la sanidad, de la educación, de los servicios de dependencia social, los parados, las pensiones de 450 euros y un 0,25% de subida, la incertidumbre sobre las mismas, los estudiantes prácticamente desposeídos de becas y ayudas, los juicios demasiado rápidos o demasiado lentos, etc. por lo visto sólo tienen un causante, y … ¡no es ninguno de ellos!

 

Sin embargo, ni un solo artículo de esa sesuda opinión, que flota sobre la España real, se pregunte: ¿Por qué hemos perdido constante y progresivamente millones de votos y, hecho el cálculo sobre las últimas elecciones, cientos de escaños? ¿Qué estamos haciendo mal?

 

No, ya se sabe, la mejor defensa es el ataque constante. Pero ¿acaso esa táctica permite reflexionar imparcialmente a alguien? Porque, cuando se habla de gobernabilidad, de entrada no se puede pretender un sistema electoral que en nombre de esa gobernación provoca crispación y la negación de miles de votos depositados. Hablando de partidos presentados en toda España, mientras se le han otorgado 23 escaños de más al partido más votado, se le han restado 11 al menos, pasando de 13 a 2.

 

Y lo más curioso es que sus invectivas solemnes (el tono que dan es muy importante) se dirigen contra quienes no han gobernado ni un solo minuto, como arriba se señalaba. Es decir, que su mal es meramente el de existir porque… ¿por qué? ¿Por haber rescatado una palabra muy oportuna en el diccionario de la política, es decir, indignación?

 

También figura la opinión del Ibex en esas páginas banderas de la sensatez, pidiendo que se imponga el acuerdo antes que el interés: Curiosa palabra denostada: el interés. Por otra parte ¿qué acuerdo? ¿Cualquier acuerdo? ¿O el acuerdo en el seno del bipartidismo? Aún recordamos esas curiosas noticias que informaban sobre que la bolsa subía cada vez que había despidos en algún lugar.

 

Por supuesto, no faltan referencias a la mal llamada Europa (la UE) para recordarnos y recomendar pactos entre populares, socialistas y liberales. Pena que no se acuerden de esas referencias a la hora de analizar el porcentaje de gasto social respecto al PIB, muy inferior en nuestro caso, o a la no proporcional carga fiscal, o las SICAVs, etc., etc.

 

Hasta hay una referencia a un posible “Frente Popular”. ¡Horror! ¿Y ese es el espíritu que ha de insuflar serenidad a nuestra regeneración?

 

Desde los Pactos de la Moncloa, ese español silencioso no ha hecho otra cosa sino demostrar sensatez y paciencia. Y desde esos pactos no ha hecho sino perder derechos y derechos, mientras los sensatos de turno no conciben esa sensatez sino sobre la base de un bienestar desproporcionado. ¿Cómo pontificar entonces?

 

Terminando: la primera medida democrática y regeneradora es la comenzar a pensar que los votos recibidos legitiman a todas las formaciones, y que quienes las han votado persiguen el fin de que gobiernen y no el de asustar a los demás cual dementes. A partir de ahí es posible que se consiga algo positivo.

 

Luis Méndez

Funcionario de la Administración local. {jcomments on}

Artículo Periodístico 1.528º: “Cuestiones sobre la crisis de la Filosofía, IV”.

Hay multitud de temas y cuestiones que todavía el método científico no ha abordado, por tanto, mientras que llegue ese...

Leguina y Feijóo ante Vox. Fielóo ante la Convención del PP español. La mejor, justa y necesaria defensa de la nación es…

El que fue presidente por el PSOE de la autonomía madrileña, Joaquín Leguina, escribió el artículo “Vox y la corrección...

El desierto del unicornio

Así trataron al unicornio lanzándolo al desierto de la expulsión, no eran sabios eran, quienes habían descubierto las vergüenzas de...

VOX UN PARTIDO TERRORISTA

Estamos en un momento convulso políticamente, no sólo en España sino en todo el mundo, la ultraderecha amenaza con atentar...

Fake news y sancionar ya la mentira en política.

Nos encontramos ante uno de esos problemas que llamamos transversales, en tanto que pueden interesar a cualquier persona, sea cual...

Artículo Periodístico 1.520º: “Frases VII de Juan de Portoplano”.

Se formó una comisión del pueblo, llamaron a la casa de Juan de Portoplano, y le dijeron, nos gustaría, que...

Tengo la cabeza llena de jueces… y de Villarejo. Por Domingo Sanz

Durante el paréntesis que abrí tras la primera entrega de este discurso no he dejado de buscar la respuesta a...

A contracorrienten ¿Quién es de extrema derecha? Enrique Arias Vega

La aparición de Vox ha llenado de alborozo a quienes buscaban un partido más de derechas, sin encontrarlo, pero paradójicamente...

El discurso de la Pascua Judicial 2019 (1).

“Buenas noches. Os agradezco que, una vez más, me dejéis entrar en vuestros juzgados durante estas fiestas, aunque ya hayan...