Juan de Dios Ramírez Heredia

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Cuando me he enterado de la noticia hacía horas que ya había saltado a todos los medios. Hoy he estado varias horas en la Universidad Autónoma de Barcelona reviviendo los años en los que estudié periodismo en aquella Facultad recién inaugurada. Y ha tenido que ser a través del WhatsApp, ―quien lo iba a decir en aquella época en la que no había teléfonos móviles y solo había una cadena de televisión, TVE, en blanco y negro― que me he enterado de la muerte de mi amigo Manuel Marín González, que Dios tenga en su gloria, a través de ese medio online del que nada sabíamos, y nada habíamos de aprender, porque lo más avanzado que entonces se nos enseñaba era el “aula sin muros” del profesor Marshall McLuhan.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Además de las violetas de Cecilia, ese día cayó el muro de Berlín

 

    Seguidamente cuento como fue. Pero antes déjenme decirles que, para la gente de mi edad, el 9 de noviembre tiene, entre otros, dos importantísimos recuerdos: el primero es que el 9 de noviembre de 1989 cayó el muro de Berlín, y el segundo es que esa fecha está ligada al recuerdo de la canción de una intérprete excepcional que hoy tendría, más o menos, casi mí misma edad. Ya sabréis que me refiero a Cecilia, una joven artista antifranquista que murió cuando estaba en la cumbre de su popularidad el día 2 de agosto de 1976. Tenía tan solo 27 años y un maldito accidente de automóvil acabó con su vida. Por desgracia para ella no llegó a ver las primeras elecciones democráticas que se celebraron diez meses después de su muerte.

 

 

 

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Hace unos días que cumplió el 40 aniversario de la llegada del presidente Josep Tarradellas a España tras muchos años de exilio en Francia. Huyendo de las tropas franquistas, ganadoras de la guerra, se refugió primero en Suiza y luego se instaló en Saint-Martin-le-Beau (Francia), donde fue elegido presidente de la Generalitat en el exilio en 1954.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

No es competencia de los ciudadanos ―gitanos o “payos”― entrar en locales públicos o privados para impedir que otros ciudadanos realicen actos contrarios a lo que establece la ley, y mucho menos lo es que agredan a otras personas, o que rompan o sustraigan objetos que pudieran ser objeto de su animadversión.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

17 08 25 El somatenLos gadchés (payos) quisieron linchar a los gitanos

 

 

    He querido titular este relato haciendo referencia al contraste que supone “la mala fortuna” (tchorrí bají) que han tenido algunas familias gitanas que habían ocupado ilegalmente, por lo visto, unas viviendas en una localidad murciana que lleva por patronímico el precioso nombre de Fortuna.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

17 08 15 Lola 1No se escandalicen, por favor. Con esta invocación reproduzco literalmente lo que los cristianos decimos cuando pedimos a Dios que eleve a los altares a alguien que durante su vida hizo méritos extraordinarios para ser proclamado beato o santo. Pero este no es mi caso, ni pasa por mi imaginación que la Iglesia ponga en marcha en el Vaticano la “Comisión para las Causas” que es la que ha de elaborar los informes que justifiquen tan excepcional testimonio de vida ejemplar.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Yo estoy plenamente convencido de que el Ministro de Hacienda, don Cristobal Montoro, es un infiltrado de la oposición en el Partido Popular. Yo no voy a poner en duda el éxito del Gobierno en lo relativo a la recuperación económica de nuestro país y en la batalla contra el paro. Esa es una realidad que, sin duda, se podría haber hecho de forma diferente, pero negar sus beneficios para la sociedad en su conjunto sería tan demagógico como inoperante. Lo que sí afirmo, ―evidentemente desde la limitación de mis escasos conocimientos de economía―, es que el mérito es del presidente del Gobierno a pesar de los conocidos tropiezos y obstáculos que el ministro de economía le pone en el camino.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Hoy acudiré al Congreso de los Diputados. Han transcurrido cuarenta años desde que lo hice por primera vez, y aunque mi vida parlamentaria ha sido amplia y extensa en el tiempo, lo que me ha permitido conocer muy bien cada rincón de aquel templo donde reside la soberanía del pueblo español, no puedo evitar un sentimiento de nostalgia al rememorar la intensidad con que vivimos aquellos días primeros de la transición.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Aquella tarde del 23 de febrero de 1981 transcurría lentamente mientras los Diputados del Congreso asistíamos al final de una jornada parlamentaria triste y comprometida porque nuestra jovencísima democracia estaba cogida con alfileres. Participábamos en la votación de un nuevo presidente del gobierno, don Leopoldo Calvo Sotelo, que no había sido elegido por el pueblo español para desempeñar ese puesto y que se encontraba en ese trance porque don Adolfo Suarez, sin duda la figura más fulgurante de la transición española, había presentado al Rey su dimisión. En mi pensamiento resonaban, martilleando mis recuerdos, las palabras proféticas del presidente acosado, cuando dramáticamente se dirigió a todos los españoles por la única TV existente en el país para decirnos: "Me voy porque no quiero que la democracia sea, una vez más, un paréntesis en la Historia de España". Y en ese momento sonó un disparo.

Sr. Montoro, ahora sí, váyase

10 Junio 2017 208 votos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Y hágalo, sobre todo, por el bien de su partido. Demasiados chuzos de punta están cayendo sobre las cabezas del Gobierno de don Mariano Rajoy como para que usted se aferre a su poltrona ajeno a lo que sucede a su alrededor. Y le explicaré, esta vez públicamente, por qué debe irse. Pero, ante todo, quiero dejar bien claro, que no se lo pido por el varapalo que le acaba de dar el Tribunal Constitucional a propósito de la amnistía fiscal que usted decretó en marzo del año 2012.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 Se me ha encogido el corazón y hasta que no han pasado un montón de horas no he sido capaz de ponerme ante el ordenador para escribir este comentario, que más que un comentario, es un lamento. ¿Por qué, Señor, por qué estas desgracias les tocan siempre a los mismos? ¿Por qué han de ser los más pobres, los excluidos, los que ocupan el último lugar en el ranking del progreso y el desarrollo los, que sufran con mayor intensidad el número de desgracias evitables que cuestan vidas humanas y siembran de dolor y desesperación a tantas familias españolas? No hablo solo de gitanos.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

¡Cuánto odio y cuanta perversión puede anidar en el corazón de un racista!

     La Junta Directiva de la Unión Romani, reunida en el día de hoy en Madrid, conmocionada por la noticia que ha recorrido el mundo anunciando que tres hermanas gitanas habían perecido en Roma, mientras dormían en el interior de una furgoneta junto a sus padres y ocho hermanos más que lograron salir con vida del interior del vehículo, quiere hacer pública su indignación y su dolor por la tragedia que supone este criminal atentado.

 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..