¿Qué decir, o qué hacer, con una obra de filosofía-literatura-arte plástico, titulada, Cuadernos o Pensamientos o Enciclopedia?

                        ¿Un obra-título que intenta ser, no que lo sea, un esbozo de “obra de arte total”, o de “obra total”, que aunque sea un concepto imposible de ser-estar en la realidad, si se puede intentar como proyecto o como posibilidad?

 Toda realidad humana está formada por muchas variables y componentes y factores, diríamos son estudiadas por muchos saberes, o si se quiere expresar de otro modo, tienen componentes físicos, económicos, sociales, culturales, religiosos, políticos, matemáticos, etc., pero también lo que denominamos éticos, morales, espirituales, filosóficos… Algo de todo ello, algo de todos esos componentes, destacando los filosóficos y morales, es los que queremos expresarte en estos artículos, es decir miniensayos, microensayos…

De forma prudente y modesta, sin creerse dios, que no lo somos, sino solo seres humanos, sin renegar del Ser Supremo, sin negar las fuerzas y racionalidades y voluntad humana, debemos con modestia, pero con buena voluntad y correcto saber, preguntarnos si los seres humanos, debemos y podemos diminuir, ralentizar, hacer desaparecer, algunos de los enormes sufrimientos, que nos producen, el hambre, las guerras, la muerte, las epidemias y otros sufrimientos que llevamos sufriendo durante milenios. Quizás, muchos no podamos resolverlos, pero si diminuirlos, quizás, no podamos abolir la muerte, quizás, ni siquiera debamos plantearnos ese problema, pero si alargar la vida, de forma digna y correcta.

No me siento más importante, ni esencial que nadie, no me siento superior que nadie, intento no sentirse inferior a nadie. Creo que cada persona es una parte del engranaje de la sociedad y del mundo y de la humanidad, y que cada uno debe cumplir con ser persona lo mejor posible. Eso es lo que creo. A mí, me ha tocado, por unas razones o por otras, entre otras cosas, intentar abordar temas o cuestiones culturales, y eso, es lo que intento hacer, además de otras obligaciones. Que lo haga mejor o peor, lo tienen que decir los demás. De momento, el silencio es la gran respuesta, es decir, debe ser que no guste a nadie, todo el trabajo cultural que he intentado realizar en todos estos lustros y décadas.

 La humanidad, cada sociedad que ha ido conformando esos pasos de la historia, cada colectivo o grupo, cada individuo, se pregunta, una o mil veces, en su existencia y en la existencia, si somos libres, y cuándo y cuánto y cómo somos libres. Es obvio y evidente, que en un modesto artículo de mil palabras no se puede abordar este enorme problema, pero si quizás, incluir algunos aspectos, para posteriormente el lector aumente su información, si el lector lo desea, al menos, para reflexionar.

A veces, pienso que una frase o adagio es una realidad intermedia, entre una opinión o doxa, no suficientemente verificada y demostrada, y un enunciado científico, bien demostrado. En ese intermedio se encuentra lo que desde la antigüedad se denominan adagios-aforismos-apotegmas-sentencias-refranes, etc. Ofrezco no soluciones, sino más bien preguntas, para que usted, posible lector, cuando vaya de camino al metro, o al anochecer cansado de todo el día, quizás quiera leer alguno y reflexionarlos, y añadirle o quitarles palabras o contenidos. Paz y bien.

Describo un tipo de libro de artista o libro iluminado o libro miniado, el subgénero de una obra de arte con unas cien hojas, tamaño cartulina, pintadas por los dos lados, con textos literarios fotocopiados incluidos en cada hoja, por lo general, pegados a la cartulina. Entre otras características estarían:

Yo, yo no soy mejor que usted, ni soy más sabio que usted, ni mejor persona que usted. Quizás, tampoco peor que usted. Pero creo que es absolutamente necesario para la humanidad y la Humanidad, para usted y para mí, para los demás, plantearse estos problemas y estas cuestiones, entre otras, que entre todos, quizás, podamos ver con más racionalidad y sosiego y prudencia y saber auténtico, indicar algo, sobre estos problemas, el hambre, las guerras, las epidemias de todo tipo.

No soy un especialista, ni un experto en este tema, ni en muchos otros, no soy médico, ni psicológico, ni psiquiatra, ni psicoterapeuta. Pero si creo que como modesto observador y escritor, puedo y debo indicar algunas notas o características, quizás, no todas sean correctas, ni positivas, algunas sean erróneas o equivocadas, pero en general, pueden servir, quizás, eso espero, para ayudar un poco a la aclaración o al menos, a la toma de contacto sobre este tema.

Aquel día el de Portoplano emergió de su cubil empezó a pensar, llevando debajo del hombro-bolsillo, un libro de Pessoa. En el silencio del paseo empezó a mirarse-remirarse-pensar-pensarse en su gran maestro Pessoa. Y la mente-corazón-alma emergieron borbotones de ideas-sentires-colores-memorias-anhelos…

Plantear estas cuestiones, debo confesar me da rubor, porque no sé si tienen sentido o algún valor. Por otro lado, me digo, indico claramente que no sé nada de matemáticas, por lo cual, solo hago preguntas o cuestiones, que desconozco. Quizás, el subgénero del artículos periodístico halla que ampliarlo, y quizás este sea un ejemplo. Quizás, pueda servir para algo, algunas de las frases o de las ideas…

Ese día, el de Portoplano, no anduvo mucho, estaba cansado por fuera y por dentro. En una plaza con unos pequeños jardines al lado de su hogar, se sentó. Y allí, como siempre observaba lo de dentro y lo de fuera, y sin quererlo, le fluían ríos de pensamientos-ideas-conceptos-recuerdos-enunciados-frases. E Intentaba poner orden, es decir, racionalidad-prudencia-verdad-bondad-belleza en ese conjunto de pájaros que fluían-volaban desde dentro a fuera, desde fuera adentro.

PROHIBIDO LEER EN LA TRIBUNA DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Lo que les voy a contar forma parte de mis recuerdos más señalados de la maravillosa etapa que me todo...

“Amo a España”, dijo Junqueras.

“Y por eso defiendo la independencia de Catalunya”, siguió diciendo, mientras prestaba declaración en su juicio supremo tras cientos de...

Artículo Periodístico 1.554º: “¿Existe la belleza utilizada para el mal, V?”.

¿Podemos pensar que unir belleza, alta belleza, de frases o ideas o imágenes o música a un mensaje negativo, maléfico...

El juicio de los siglos y el día que no se imaginó.

Son las 04:30 a.m. del 14 de febrero de 2019 y no puedo dejar de pensar en el juicio más...

A contracorriente. La concentración de “las tres derechas”. Enrique Arias Vega

Me siendo incapaz de valorar el resultado numérico —y menos aún la incidencia política— de la concentración patriótica en Madrid...

Artículo Periodístico 1.548º: “El libro más grande, en tamaño, del mundo”.

 Entre los libros más grandes, en tamaño, del mundo estarían: se considera que la Pagoda Kuthodaw, en Myammar, es el...

La manifestación, un fracaso peligroso.

Ni en el mejor de los sueños podía imaginar un fracaso tan estrepitoso de una concentración convocada o apoyada por...

EN DEFENSA DE LOS MENDIGOS

Me imagino cuál puede ser la primera reacción de alguno de los amables lectores que con tan buena consideración leen...

A contracorriente. Amigos, hoy; enemigos, mañana. Por Enrique Arias Vega

Hoy día, Pedro Sánchez está empeñado en hacerse amigo imprescindible de todos los separatistas y golpistas que pasan por Cataluña...