En el enorme enjambre de culturas-ideologías-filosofías-metafísicas-religiones-macrovisiones de la existencia y en la existencia que están en el mundo, los humanos, en ese mar de conceptos e interpretaciones vive, y también se ahoga. Igual que esa especie de hormigas, que a veces, se produce una especie de “pozo ciego caminando en círculo”, porque unas siguen a las otras, por el olor, y entonces acaban muriendo de inanición y de cansancio.

Estimo que quizás, no todas las ideas o sugerencias que expongo tengan suficiente valor y verdad, muchas ya estarán aplicadas, muchas serán inservibles, pero si creo que algunas, transformadas, valoradas, matizadas, investigadas por los expertos, quizás, algunas podrían servir y ser aplicadas. Quizás, si una, sirve para esto, si una entre las docenas que todos estos artículos sobre estos temas, tienen algún valor, quizás haya valido la pena, reflexionar sobre este tema, durante décadas, haber escrito y pensado estos artículos en estos últimos años. Dejo el guante, para otras personas más preparadas en estos menesteres, recojan la idea y la perfeccionen o maticen…

 Soy un lego en estos temas, por tanto, no sé si la siguiente cuestión tendrá algún valor o no. Pero ante el temor social que está aumentando, de delitos contra las personas en la calle, especialmente a mujeres y niños o niñas, me pregunto si la siguiente idea o sugerencia, podría servir de algo, si los expertos en estos temas la perfeccionan.

Estos adagios-fragmentos-proverbios no son definitivos, ni eternos, sino son cuestiones-preguntas para que usted reflexione, esté en estos momentos respirando estos aires, o quizás, tenga la dicha de que estas palabras perduren dentro de cien años. La finalidad de estas frases es intentar que perciba mejor, sienta mejor, conceptualice mejor, lo de dentro y lo de fuera, lo interior y lo exterior.

Es fácil, al menos en Occidente, negar toda importancia al fenómeno religioso, a la concepción de Dios. Pero negarlo no es enfrentarse a estas cuestiones. Hoy, como ayer, incluso en Occidente multitud de definiciones-descripciones-enunciados-entidades-concepciones del mundo secular, no se entenderían sin saber que están preñadas e injertadas en cuestiones y principios religiosos. Quizás, el mayor error de Occidente, y del mundo sobre estos temas, es que en general, los ha olvidado, cuándo desde todos los saberes, ciencias sociales, etc., deberían haber sido estudiados y analizados y ponderados y valorados. Por el bien de todos, por el bien de esos movimientos religiosos y metafísicos, por el bien de la humanidad, por el bien del entendimiento y comprensión de las distintas ideologías religiosas entre sí.

                        - Que una cultura o sociedad, tenga una concepción de la libertad o de la justicia es esencial, para entenderla y comprenderla, pero sobretodo para lo que va a hacer o pasar de ella en el futuro, y cómo nos va a condicionar.

                        Que una sociedad o cultura tenga una concepción de Dios, y sus consecuencias en multitud de campos, tiene unas enormes derivaciones a y en todos los campos.

                        Como las definiciones y descripciones de Dios y de lo religioso y de sus principios, no son los mismos en todas las metafísicas y revelaciones religiosas, los seres humanos, tenemos el derechos y la necesidad imperiosa, la obligación moral y racional, de analizarlos, con respeto y prudencia, desde todos los saberes ortodoxos existentes en el mundo.

                        Sin caer en la vanidad, ni en la soberbia, pero con modestia y humildad, y con los conocimientos y conceptos e ideas y metodologías de todo saber, y de todo saber es de todo, el ser humano por el bien de la humanidad, y por y con respeto a Dios, exista o no exista, tiene el deber y el derecho de analizar cientos de cuestiones religiosas, de todas y cada una de las revelaciones-inspiraciones-tradiciones religiosas del mundo. Porque éstas, como hemos visto, en estas últimas décadas son un elemento esencial de definición del ser humano, del mundo, de su presente y de su futuro.

                        - Exista Dios en sí, o no exista, es obvio y evidente, que bajo el nombre de Dios, Misterio, Lo Otro, Lo Sagrado Trascendente y otros similares, la humanidad ha creído en estas realidades. Sobre este concepto o idea o narración o necesidad, ha creado, durante miles, docenas de miles de años, otros conceptos añadidos, que se han ido formando un árbol, que denominamos religiones, desde las prehistóricas, hasta ahora.

                        Se cree que en estos momentos, existen unas cuatro mil árboles, es decir, unas cuatro mil religiones. Posiblemente, habrán existido miles de ellas, que ya han desaparecido, o han ido transformándose en otras actuales.

                        Por lo cual, podríamos indicar, que salvo en el momento actual, y en la civilización occidental, el noventa por ciento de toda la población mundial de todas las épocas, posiblemente, desde hace varias docenas de miles de años, han creído en estos conceptos. Por lo cual, si de verdad valoramos tanto lo que piensa el pueblo, la mayoría, debería ser pensado con sosiego y con profundidad, porque si la mayoría de seres humanos piensan y sienten, han pensado durante miles de años, y sienten hoy, que necesitan ese Misterio-Dios-Lo Otro, es que será una necesidad muy profunda, sea por motivos psicosociales, neuronales, ambientales, educativos, etc.

                        Lo que no puede ser, es que seamos democráticos en los temas, que nos convengan, y no democráticos, en los que nos interesan, que seamos tolerantes, en todos los que nos convienen, y no los seamos en otros…

                        - Ciertamente, la persona que cree en una religión, en uno de esos árboles, como hemos denominado, árboles formados de multitud de ideas, datos, hechos, conceptos, argumentaciones. No todas las definiciones teóricas y prácticas, son iguales en todas las religiones, por lo cual, no todos los humanos que creen en lo sagrado, creen del mismo modo, aunque existan mínimos universales. Por lo cual, todos esos conceptos deben ser valorados y analizados, no solo en los senos de sus teologías y sus tradiciones, sino según nos diga el saber ortodoxo, o más ortodoxo humano actual, es decir, las ciencias y la filosofía y la moral.

                        O dicho de otro modo, las religiones, sus jerarquías, sus teologías, sus teólogos, sus fieles, deben someterse libremente, al parecer del saber ortodoxo, las ciencias y la filosofía. O dicho de otro modo, ese diálogo constante, que durante siglos se ha denominado razón y fe, y ahora, podrían denominarlo ciencia y filosofía y fe. Hecho con prudencia y modestia y respeto, pero hecho. Si cien religiones de las cuatro mil actuales, indican, que está prohibido comer aceitunas, es absolutamente necesario que además de sus pruebas o datos revelados sobre este tema, lo vean a la luz, del saber científico sobre las aceitunas, y las razones argumentativas de la filosofía. Porque puede ser, que hace siglos o milenios era conveniente para la humanidad no comer aceitunas, porque producían indigestiones, que causaban muertes, pero quizás ahora, ese tema está superado.

                        - El mismo concepto de Dios, o del Ser Supremo o de Lo Otro, no es lo mismo, ni el mismo en todas las religiones, en todos esos árboles sagrados, que contienen cientos de conceptos teóricos y prácticos. Por eso, es absolutamente necesario, que todas las metafísicas religiosas y filosóficas entren en contacto, en diálogo, de forma tolerante y respetuosa. Y hablen y avancen entre ellas. Porque si las religiones no se ponen de acuerdo entre ellas, al menos para vivir en paz, los humanos no seremos capaces de vivir en paz, por muchos organismos internacionales que existan, organismos seculares y estatales y ONG´s. Paz y bien a todo ser humano de cualquier metafísica o no metafísica.

            http://www.twitter.com/jmmcaminero">http://twitter.com/jmmcaminero   © jmm caminero (23 enero-31 mayo 2018 cr).

Fin artículo 1.245º: “Cuestiones sobre Dios, I”.

                                                                       *

En estos últimos años he escrito mil doscientos artículos periodísticos, de los que se han hecho públicos, publicados en medios digitales, unos mil. Creo que quizás sea necesario reflexionar mínimamente sobre este género literario y periodístico y filosófico, y de alguna manera, fijar algunas características para entender diríamos este soporte o forma, el artículo, y también, entender mínimamente, en concreto las concepciones de los artículos como autor.

Georg Philipp Friedrich von Hardenberg, Sajonia, 1772, + 1801, Sajonia, escritor y pensador y filósofo, cuyo seudónimo literario fue Novalis.

                        Es imposible encerrar un pensamiento en mil palabras, pero podemos indicar algunas notas, como siempre combinando algunos factores de su existencia y de su producción cultural:

Ante un artículo periodístico, usted puede llevar básicamente dos aptitudes, una, que sobre el tema no sabe lo suficiente, o que por el contrario, conoce demasiado. Este artículo y este articulista, se podría definir, esta serie mejor, como microensayo de frases, de subirse al avión-caballo-bicicleta del género sapiencial, que lleva con nosotros, quizás por necesidades prácticas de la vida, es decir, frases cortas para entender la realidad, posiblemente desde la noche de los tiempos. Supongo que alguna vez, aunque yo no lo vea, la Academia Sueca, le den el Nobel a alguien que haya practicado toda su producción o gran parte de ella, en este subgénero del microensayo…

El museo del inconsciente o de imágenes del inconsciente de Río de Janeiro consta de 360.000 obras, fue creado en 1952 por la médico psiquiatra Nise de Silveira con trabajos realizados en el antiguo Centro Psiquiátrico Pedro II, hoy denominado Instituto Municipal Interno Nise da Silveira. Podríamos indicar algunas características:

En una época, llevamos casi dos siglos, quizás costumbre o hábito surgido en el Renacimiento que los artistas plásticos, los autores plásticos quieren ser divos y famosos y ricos y pasar a los libros del arte, Giorgio Morandi, Bolonia, 1890, + 1964, Bolonia, Italia, fue un pintor, que hasta donde sabemos, buscó el silencio y el trabajo constante, casi como un monje, y con temas pequeños, los famosos bodegones, fue capaz de entrar en diferentes esencias, las metafísicas de lo pequeño, lo pequeño que es grande, lo grande que es pequeño.

La sentencia es un género muy antiguo, que intenta en fragmentos cortos de palabras e ideas, intentar abordar una cuestión. Diríamos como una especie de fotografía con palabras de realidades internas o externas, o internas-externas o externas-internas.

Artículo Periodístico 1.381º: “Creadores: Mallarmé”.

Al enfrentarte a la vida y obra de un gran autor, o ser considerado un gran creador, como es Mallarmé...

LA BARRA ES LARGA / JOAN LLOPIS TORRES

Conversaciones en el bar La Barra es Larga. Compendios. Cuando la Guardia Civil cifra en tres mil doscientos los mossos...

Para vender bombas mata niños quiero un referéndum.

Cualquier niño es mi niño, maldita bomba, mi bomba, que rompe en mil granos el desierto, en mil agujas de...

Martin Luther King, Quim Torra y La SER.

Así no hay quien escriba. Nadie deja de cometer errores, o poner trampas, y si hubiera mercado para todo lo...

Hoy existe en el Parlament de Cataluña una grave anomalía democrática, consistente en que la Mesa decidió suspender los …

Sin perjuicio de que, a mi entender, la mayoría que constituye JUNTS PER CATALUNYA y ERC, ha decidido autoaplicarse un...

A Carmen Montón, decisiva en la mastercrisis

Hola Carmen, son tantas las sensaciones que me embargan tras tu reciente deriva que no soy capaz de pensar en...

EL ILUSIONISTA

Finalmente tendré que aplaudir a Abel Caballero, pero no como gestor de un ayuntamiento, (que eso es un alcalde a...

Artículo Periodístico 1.370º: “Cuestiones sobre accidentes de tráfico, VI”.

No sé si usted conoce que existe, creado por la ONU, programado un día para el recuerdo de las victimas...

SIEMPRE NOS QUEDARÁ LA AUDIENCIA NACIONAL

Me ha venido a la mente la famosa frase que pronunció “Rick” (Humphrey Bogart) cuando empujó a “Elsa” (Ingrid Bergman)...