En una época, llevamos casi dos siglos, quizás costumbre o hábito surgido en el Renacimiento que los artistas plásticos, los autores plásticos quieren ser divos y famosos y ricos y pasar a los libros del arte, Giorgio Morandi, Bolonia, 1890, + 1964, Bolonia, Italia, fue un pintor, que hasta donde sabemos, buscó el silencio y el trabajo constante, casi como un monje, y con temas pequeños, los famosos bodegones, fue capaz de entrar en diferentes esencias, las metafísicas de lo pequeño, lo pequeño que es grande, lo grande que es pequeño.

 

                        - Es como si una persona, en este caso este autor plástico, una obra realizada por esta persona, que va pasando por los avatares de la historia, dos guerras mundiales, por los acontecimientos de Europa, y él, continúa, sin descanso y sin pausa realizando y construyendo la búsqueda-creación-investigación-indagación-introspección, que no es solo pictórica, ni artística, ni estética, sino metafísica, es decir metapintura, metaarte, metaestética.

                        - No se pinta lo exterior, sino lo interior, no se colorea lo interior sino lo exterior, o dicho de otro modo, una especie de dialéctica-feed back entre interior-exterior y exterior-interior.

                        En esa vorágine, la época-tiempo coetáneo, acepta ese envite o lo olvida, si lo acepta, es decir, en este caso galeristas-coleccionistas-museos-críticos-universidad, es un juego estético que puede pasar el tiempo, al menos varias generaciones, si lo olvida, entonces, ese autor y esas obras, se van perdiendo en los cajones-rincones de las colecciones públicas o privadas.

                        Por los vericuetos de la historia, este autor Morandi y esta obra permanecen, y de momento, no parece que se olvide, no parece que se quede en los cajones del tiempo olvidados, que es casi lo mismo que destruidos.

                        - Entiendo el arte-estética, algo similar a esos grandes autores, autores del silencio-vacío, tanto orientales como occidentales. La verdad-realidad es que existen pocos, entre otros  Rothko, Miró, Morandi, Cezanne.

                        Esos autores que en el silencio-vacío-meditación van construyendo no solo un arte-estética, expresada en pinturas-dibujos-grabados-esculturas o cualquier otro arte, sino una especie de metafísica del ser y metafísica del estar, sea con sonidos o colores o formas o movimientos…

                        Que incluso esas personas como aptitud y actitud y personalidad y carácter, quieren estar en un tercer lugar, el primero la producción cultural, y ellos o ellas como autores o autoras en un tercer o quinto lugar. Bastante tienen con zambullirse en mares profundos del ser y del estar. Bastante esfuerzo es eso. Bucear y cazar algún pez y mostrarlo con algún modo-medio-materia-forma, sean palabras o imágenes o colores o sonidos o movimientos o…

                        - En el fondo, el tiempo y la reflexión y la cultura, te enseñan que es lo mismo el arte, o el género dentro del arte, o el estilo o tendencia que un autor, o persona realice, o incluso el saber, sea ciencia o filosofía o teología o arte, sino que lo importa es poner en “el asador de la búsqueda algo del alma propia, algo del alma de los demás, algo de la esencia y de la accidentalidad de las cosas, dónde nos movemos y dónde somos y estamos…”.

                        Es esa palabra-música-color que te ponen-sitúan en el borde de lo metafísico, de lo pequeño que es grande, de lo grande que es pequeño. Es lo mismo, en el caso de la pintura, sea abstracto o sea figurativa, sea modernista o renacentista o barroca o cubista. Lo que importa, es el corazón del que lo hace, el corazón del que lo percibe. Y en ese entreacto se produce la interrealidad más profunda del movimiento de la carne-mente-alma. Es lo mismo, en el fondo, un bodegón de Morandi, el Juicio Final de Miguel Ángel o cualquier pintura china clásica o actual. Lo que importa es ese plus de significante-significado, en lo pequeño en lo grande, es lo grande en lo pequeño.

                        - Esa mirada profunda, que se materializa sea en una ecuación físico matemática, o quizás, en un cuadro o en un poema. Y que quizás, solo recibe el silencio por parte de los otros, de uno mismo. De tanto vacío-silencio-eco sinfonía de los demás, de los coetáneos, durante lustros, durante una vida-existencia, el mismo autor-buscador-investigador-creador, sea el arte o saber o ciencia o filosofía o espiritualidad que sea. Se convence a sí mismo, que lo que hace o ha hecho no tiene valor, se dice, “no todo el mundo va a estar en el error, y yo solo en la verdad”. Y se produce, de alguna manera, la máxima modestia interior, y también la máxima hecatombe interior, alguien que durante lustros y décadas ha estado “uniendo percepciones e ideas y conceptos en forma de palabras o de colores o de sonidos o de…”. Se da cuenta, que lo hecho, que ha creído algunas veces, que abrían nuevos mundos, se perderá, tanto las concepciones-idealizaciones-teorías-hipótesis, tanto las materialidades concretas de esos objetos… Del silencio al silencio…

                        Quizás, al final, un autor, sea la actividad que sea, no importa tanto la aceptación o negación de lo realizado, quizás, importa en el fondo más, lo que ha aprendido y aprehendido con lo construido, sea un poema, una pintura, sea una ecuación matemática o sean cientos…

                        - Al final, llegan los años últimos de un ser humano, y éste es consciente, que ha estado arando la mar, arando el aire. Y que el silencio será silencio. Pero de vez, de vez en cuando, nos damos cuenta, que alguno de esos autores, por azar o causalidad, no se olvidan, y que nos han abierto nuevos caminos.

                        Invito a usted, no solo que perciba-piense-sienta un cuadro o cinco dibujos o diez grabados de Morandi, sino que al menos, durante unas semanas, se acerque, y perciba, unos cientos, de dibujos y pinturas y grabados, de bodegones, de todas las formas y colores. Porque sin darse cuenta, quizás, vaya usted comprendiendo-entendiendo algo más de si mismo, algo más de los demás, algo más de la Naturaleza, algo más de la sociedad-cultura-historia, algo más del Otro-Metafísica, sean cuales sean los vericuetos de la historia-Historia que le toque vivir y, en donde exista…

http://articulosperiodisticosjmm.blogspot.com.es     © jmm caminero (24 marzo-26 abril  2018 cr).

Fin artículo 1.211º: “Morandi o el descubridor-creador del silencio”.

                                                                       *

Artículo Periodístico 1.381º: “Creadores: Mallarmé”.

Al enfrentarte a la vida y obra de un gran autor, o ser considerado un gran creador, como es Mallarmé...

LA BARRA ES LARGA / JOAN LLOPIS TORRES

Conversaciones en el bar La Barra es Larga. Compendios. Cuando la Guardia Civil cifra en tres mil doscientos los mossos...

Para vender bombas mata niños quiero un referéndum.

Cualquier niño es mi niño, maldita bomba, mi bomba, que rompe en mil granos el desierto, en mil agujas de...

Martin Luther King, Quim Torra y La SER.

Así no hay quien escriba. Nadie deja de cometer errores, o poner trampas, y si hubiera mercado para todo lo...

Hoy existe en el Parlament de Cataluña una grave anomalía democrática, consistente en que la Mesa decidió suspender los …

Sin perjuicio de que, a mi entender, la mayoría que constituye JUNTS PER CATALUNYA y ERC, ha decidido autoaplicarse un...

A Carmen Montón, decisiva en la mastercrisis

Hola Carmen, son tantas las sensaciones que me embargan tras tu reciente deriva que no soy capaz de pensar en...

EL ILUSIONISTA

Finalmente tendré que aplaudir a Abel Caballero, pero no como gestor de un ayuntamiento, (que eso es un alcalde a...

Artículo Periodístico 1.370º: “Cuestiones sobre accidentes de tráfico, VI”.

No sé si usted conoce que existe, creado por la ONU, programado un día para el recuerdo de las victimas...

SIEMPRE NOS QUEDARÁ LA AUDIENCIA NACIONAL

Me ha venido a la mente la famosa frase que pronunció “Rick” (Humphrey Bogart) cuando empujó a “Elsa” (Ingrid Bergman)...