Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

0. Podemos y debemos plantearnos multitud de cuestiones en relación a la filosofía, a su necesidad, a su supuesta crisis, a sus soluciones, etc.

  1. Los mismos filósofos y pensadores deben buscar metodologías más exactas del saber filosófico. Fijarse menos en su propio lucimiento personal, en sus carreras académicas y en los laureles de todo tipo, y en las prebendas que se pueden obtener, que tienen legítimamente derecho a ellas. Pero sobretodo si quieren que la filosofía no caiga en ser un saber marginal en la sociedad, y quieren que ocupe el lugar que le corresponda, y sirva para servir a los seres humanos, deben buscar metodologías de expresión y redacción e investigación filosófica más exactas.
  2. La filosofía es una necesidad humana, dónde no llega todavía la ciencia, debe suplir, en la medida que se pueda una sana y racional y moderada filosofía o saber filosófico. El ser humano para vivir y sobrevivir, necesita pan y agua y espacio, pero también algunas respuestas a la filosofía y de la filosofía.

                        No puede ser todo el mundo experto en filosofía, ni experto en todo. Por eso, los que han estudiado filosofía, deben intentar llevar una vida armoniosa y acorde con su saber, y desde luego ideas y conceptos acordes con su auténtico saber, igual que el médico debe llevar una vida sana, y al menos, dar consejos saludables y lo más verdaderos posibles.

  1. La finalidad de la filosofía, no es como muchos piensan radicalizarse, y quebrar el orden social, sino la finalidad de la filosofía es intentar dar y ofrecer a los seres humanos, lo que durante siglos, estos han ido pensando, en multitud de temas y cuestiones, de la forma más ponderada posible, mientras que la ciencia no haya dado una solución a esos problemas o cuestiones.

                        Todos los seres humanos somos limitados, los que se dedican a la filosofía también, pero al menos hay que intentar ser lo más objetivo y racionales y mesurados posibles, que la filosofía, sirva al hombre, y no los hombres sirvan a la filosofía.

                        Los filósofos profesionales deben otorgar a las personas, con menos formación que ellos en filosofía, no una solución a uno o cien problemas, sino distintas respuestas. Así cada persona tenga opción de elegir la que crea conveniente.

  1. Deben los profesionales de la filosofía, tantos profesores universitarios o de secundaria, como estudios o investigadores o interesados en la filosofía, que quizás, en parte la anarquía y la anomia filosófica que existe, se deba en parte a su irresponsabilidad. A estar enfrascados en multitud de cuestiones, que no hacen entendibles a todo el mundo, a demasiados personalismos, a demasiada terminología, distintas para decir lo mismo, a demasiada vanidad y soberbia. Y han olvidado que el fin de la filosofía, entre otros, como cualquier otro saber, es servir a la humanidad, igual que el fin de la medicina o de la economía o de la agricultura…
  2. Igual que existen divulgadores de todos los saberes, con palabras entendibles, pero sin menoscabo de la profundidad y esencialidad de cada saber o especialidad, la filosofía y los que se dedican profesionalmente a ello, deberían hacer lo mismo. Con los medios existentes actualmente, sean medios de comunicación, conferencias, libros, artículos, etc.

                        Se debería instaurar programas de enseñanza de los rudimentos mínimos, filosofía para niños y adolescentes.

  1. No olvidar que se utilizan falsas filosofías, o aspectos de determinadas filosofías con fines no buenos, no positivos, incluso con fines para sectas de un tipo o de otro. Las personas deben saberlo…

                        En general, no crea ninguna solución o problema que no le otorgue al menos, cuatro o cinco puntos de vista diferentes, y estos de las grandes autores occidentales, y no solo orientales…

  1. Igual que la medicina, el médico no debe de aprovecharse del enfermo, el juramento hipocrático, la filosofía y el filósofo debe hacer un juramento deontológico de su profesión. Las secciones profesionales de filosofía existentes en el mundo, deberían buscar un código deontológico para los filósofos, igual que hay para la medicina, psicólogos y otras profesiones.
  2. Los gobiernos y las entidades privadas y públicas, bajo ningún concepto, deben primar o incentivar reducir las horas y la enseñanza de la filosofía en los sistemas reglados de la enseñanza. Porque es enviar a generaciones enteras, al fragor de la vida, sin saber unos mínimos rudimentos del saber de la filosofía, que necesitarán, al menos que les suene…

                        Igual que saben un mínimo de todos los saberes, también se debe saber de filosofía, pero no puede ser una asignatura, solo durante un curso, sino durante varios cursos…

                        Europa necesita defender su modo de existir y vivir, que ha ido perfilando durante siglos y milenios, y para eso tienen sus ciudadanos que entender y conocer, unos rudimentos mínimos de filosofía, durante unos años escolares, tanto en primaria, como en secundaria.

  1. Una ética y moral correcta mínima es necesaria para la vida y la supervivencia de individuos, familias, sociedad, Estado. Y eso, además de enseñarlo la familia, la sociedad, tiene que hacerlo la escuela, y debe hacerlo el saber filosófico, que para eso lleva en este menester varios milenios…
  2. Que el profesional de la filosofía, debe ser lo más racional y prudente posible, para adoptar tal o cual solución a los cientos de cuestiones filosóficas. Y el público en general, no especializado, lo mismo.

                        Lo que se acaba creyendo, después tiene consecuencias prácticas, para la existencia de quién cree una cosa. Y viceversa.

                        Dar una solución a una cuestión filosófica, creer en una respuesta o en otra, de las docenas de problemas o cuestiones de filosofía, dar una u otra, puede tener consecuencias, para el individuo, la familia, la sociedad, la cultura, el Estado. Es más, incluso para las generaciones futuras, tanto de los descendientes de su familia, como de la sociedad en general.

  1. Buscar formas más racionales, e integrales, y serias y profundas, de selección de personas que enseñan filosofía en las enseñanzas regladas. Porque puede suceder, que personas que se hayan dedicado toda la vida al estudio, observación, investigación, búsqueda de preguntas y respuestas filosóficas, por los avatares de la existencia, y teniendo la titulación que la sociedad obliga, los estudios pertinentes, no trabajen en dicha enseñanza, ni en la universidad, ni en la secundaria, sea por unas razones o por otras, o por un conjunto de motivos y razones…

            Twitter.com/jmmcaminero         © jmm caminero (11 noviembre 2016-02 junio 2017  cr).

Fin Artículo 842º: “Sobre la Filosofía y sus posibles crisis como saber, III”.

                                                                       *

 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..