Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Hace 65 años, Feliu Pont vendió su saxo, con el que actuaba en la orquesta Montecarlo, para comprar cuatro sacos de café. Fueron el germen de una empresa, Cafés Pont, que se ha convertido en referente en el sector, con más de un centenar de empleados y una reconocida trayectoria internacional. Culminado su proyecto empresarial, este veterano del negocio del café, que acaba de cumplir los 88 años, topó, en 2005, con un nuevo reto al descubrir, de forma casual, un remedio contra la psoriasis, enfermedad inflamatoria de la piel que se produce por un mal funcionamiento del sistema inmunológico y para la que no hay cura.

Tras descubrirse manchas rosadas por todo el cuerpo, el médico le diagnosticó la dolencia y le confirmó que estaría encadenado a ella de por vida. Pont, de espíritu inquieto por naturaleza, no solo no se conformó con el diagnóstico sino que siguiendo su intuición decidió probar en sus propias carnes una potencial solución: aplicar las cenizas derivadas de la combustión de la cáscara del café, con un potente efecto de secado, en sus manchas. El resultado fue, según explica, sorprendente.

«Me traté una mancha con la pomada que me recetó el médico y otra con las cenizas. La primera no desapareció y la segunda sí», explica Pont. «Me apliqué las cenizas cada día en las manchas y en un mes y medio desaparecieron; hasta ahora», relata el empresario. Desde entonces, 1.805 personas han pasado por su pequeño despacho ubicado en la sede central de Cafès Pont, en Sabadell (Barcelona), buscando el preciado elixir, que desde hace unos meses se comercializa en cerca de 300 farmacias catalanas como «CeniPont».

Otros articulos relacionados.....
 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..