INCLUSO RESTAURADOS, LOS ECOSISTEMAS SON MENOS DIVERSOS Y FUNCIONALES

Xornal de Galicia  20 Enero 2017 1083 votos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

BosquePrimarioCostaRicalehenmailakobasoa2La restauración ecológica se considera una herramienta clave para reconstruir la biodiversidad y la resiliencia en los ecosistemas que han sido dañados. Sin embargo, una nueva investigación ha demostrado que incluso si se logra la recuperación completa del ecosistema, los ecosistemas dañados sufren décadas de pérdida de la biodiversidad y de sus funcionalidades, como el ciclo del carbono y nitrógeno.

El estudio muestra que si bien la restauración es crucial para recuperar la función del ecosistema, lo más recomendable para garantizar la supervivencia de los ecosistemas es su protección del impacto humano. Así, en esta nueva investigación se pone el foco en las estrategias de gestión de los ecosistemas, especialmente en las estrategias de restauración a gran escala y las políticas de compensación, que dependen exclusivamente de la restauración o recuperación para revertir la biodiversidad y que tienen como consecuencia el aumento de ecosistemas menos funcionales y diversos.

La investigación se ha publicado hoy, 20 de enero, en la prestigiosa revista Nature Communications y en ella ha participado David Moreno-Mateos, investigador Ikerbasque, que desarrolla su trabajo en el BC3 (Basque Center for Climate Change), junto con un equipo multidisciplinar de investigadores del Centro Nacional de Síntesis Socio- Ambiental (SESYNC) de Estados Unidos. Este equipo ha analizado una muestra de 3.035 parcelas de todo el mundo para cuantificar que los ecosistemas restaurados tienen la mitad de los animales y plantas y un tercio menos biodiversidad y ciclado de carbono y nitrógeno que los ecosistemas bien conservados. Los investigadores han incluido datos de ecosistemas que han experimentado diferentes tipos de alteración. Así, los ecosistemas que fueron dañados con el objetivo de extraer recursos mineros tuvieron la mayor pérdida de diversidad de especies (De 32 a 45 por ciento) y del ciclo de carbono (Del 39 a 62 por ciento) 11 años después de que ocurriese esta alteración

El investigador de Ikerbasque en el BC3, David Moreno-Mateos, que ha dirigido el equipo científico de SESYNC, afirma que la recuperación de un ecosistema implica la recuperación de múltiples elementos no sólo de especies vegetales. "Una de las claves para recuperar ecosistemas son las interacciones entre los organismos. Por ejemplo, para recuperar la reproducción de muchas especies de plantas necesitamos recuperar las plantas y las abejas e insectos que las polinizan. Estas interacciones son importantes porque son la esencia de la funcionalidad del ecosistema" en palabras de Moreno-Mateos.

Asimismo, el efecto del tiempo es decisivo y puede ser restrictivo en muchos casos, sino en todos. Según el investigador "Esperamos que la recuperación ocurra en unos pocos años o décadas, pero en muchos casos la recuperación de ciertas especies o interacciones puede tardar siglos. Otras veces nos centramos en

restaurar servicios concretos que nos vienen bien sin considerar la complejidad inherente a los ecosistemas. De esta manera fundamentalmente seguimos acumulando ecosistemas menos diversos y con menor funcionalidad que aquellos que han sido conservados"

Miles de millones de euros se gastan en la recuperación de los ecosistemas cada año. Los hallazgos del equipo científico de Moreno-Mateos podrían ser de gran interés para las personas encargadas de la toma de decisiones sobre las estrategias a seguir en la restauración de ecosistemas tanto a nivel nacional e internacional. "La recuperación es lenta y compleja, pero no significa que no debamos restaurar; Más bien deberíamos incrementar considerablemente la inversión para identificar que es necesario para acelerar el proceso recuperación".

Además de David Moreno-Mateos, han participado Edward B. Barbier, Peter C. Jones, Holly P. Jones, James Aronson, Jose A. Lopez-Lopez, Michelle L. McCrackin, Paula Meli, Daniel Montoya y Jose M. Rey Benayas.

El estudio ha sido publicado en Nature Communications

DOI: 10.1038/ncomms14163

[foto]

Pie de foto: Cuando un bosque primario, como este de Costa Rica (provincial de Arenal), es degradado, tendrá la mitad de animales y plantas y un tercio menos diversidad y funcionalidad durante el proceso de recuperación, suponiendo que esto es posible.

Otros articulos relacionados.....
 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..