Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El líder del partido de centroderecha Ciudadanos (C''s), Albert Rivera, abrió hoy la posibilidad de apoyar una investidura de Mariano Rajoy a la presidencia del Gobierno español para acabar con casi ocho meses de bloqueo institucional. En una sorpresiva conferencia de prensa, Rivera insinuó estar dispuesto a cambiar su abstención, inicialmente comprometida, por un voto afirmativo para facilitar la reelección del actual jefe del Ejecutivo en funciones y del conservador Partido Popular (PP).

No obstante, condicionó ese posible giro a que Rajoy acepte seis condiciones impuestas por su agrupación, entre las que mencionó la aprobación de una nueva ley electoral, eliminar los aforamientos y acabar con los indultos por corrupción política.

También exigió al gobernante limitar los mandatos presidenciales a ocho años o dos legislaturas, la expulsión inmediata de cualquier cargo público imputado por corrupción y crear una comisión parlamentaria para investigar la presunta financiación ilegal del PP.

Si los populares aceptaran estas propuestas y pusieran "fecha y hora" para la sesión de investidura "todo está abierto", subrayó Rivera, quien mañana se reunirá con Rajoy para negociar su permanencia en el gubernamental Palacio de la Moncloa.

Son condiciones de "regeneración" y "contra la corrupción" que debe asumir un Gobierno que, no obstante, se caracteriza por "la falta de credibilidad", denunció.

"Y como no confiamos en este Gobierno -en funciones-, debe suscribir" esos seis puntos, insistió.

Interrogado por los periodistas, el dirigente aclaró que un hipotético acuerdo con el PP sería sólo para respaldar la investidura con el fin de salir del estancamiento, pero descartó una coalición y menos aún la entrada de Ciudadanos en un ejecutivo.

En un futuro nosotros podríamos entrar en un gobierno, pero en uno que sea limpio, enfatizó Rivera, quien desde un principio abogó por una regeneración dentro de las filas de los populares, sacudidos por numerosos escándalos de corrupción.

El líder de la cuarta fuerza parlamentaria, con 32 escaños en el Congreso de los Diputados, anunció durante la campaña que nunca respaldaría la continuidad de Rajoy en la Moncloa por su vinculación con esos casos de corruptela.

Sin embargo, tras las elecciones generales del 26 de junio -una repetición de las celebradas el 20 de diciembre de 2015 ante su inconcluso desenlace-, rectificó y le concedió su abstención en un debate de investidura.

"Si Rajoy no se va a marchar negociaremos con él, no hay alternativa. Negociaremos con un partido inmovilista para que salga de esa posición", indicó, luego de calificar de irresponsable la postura del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Aludió al rechazo del PSOE, principal partido de la oposición con 85 bancas en la Cámara baja, a votar a favor o abstenerse para permitir otros cuatro años en el poder de los conservadores.

Aunque resultó el más votado en los dos comicios celebrados en menos de siete meses, el PP, con 137 asientos en el Congreso, quedó lejos de los 176 establecidos como mayoría absoluta para gobernar en solitario.

Con el sí de C's y una posible abstención del PSOE, el mandatario saliente garantizaría al menos un ejecutivo en minoría en una segunda sesión de investidura, cuando apenas requiere mayoría simple, es decir, más sufragios a favor que en contra.

Otros articulos relacionados.....
 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..