ENTREVISTA A GERALD BRENAN (RAFAEL MORENO)

Xornal de Galicia  17 Mayo 2016 673 votos

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

gerald20brenan20y20alhaurin20el20grandeGerald Brenan (Malta, 1894) escritor e hispanista y autor de libros tan conocidos como El laberinto español, La faz actual de España, Al sur de Granada, San Juan de la Cruz, entre otros, me recibe en su acogedora casa de Alhaurín el Grande. Puede considerársele como uno de los grandes exponentes de un género literario popularizado por los escritores románticos: especular sobre un país ajeno. Al escritor extranjero se le otorga un punto de vista más válido y objetivo, puesto que se asume que no está involucrado emocionalmente con el país sobre el que escribe.

Da la sensación de que, tras su periplo por diferentes países, ha encontrado en España su particular Ítaca …

 

En realidad ha sido fruto de la casualidad. Todo mi propósito de reorientar mi vida hacia nuevos cauces hizo que me fugara de casa con mi amigo John Hope para atravesar a pie Francia, Italia (donde mi amigo tiró la toalla), pero yo continué solo a través de la costa de Dalmacia y me interné en los Balcanes. El viaje me resultaba algo penoso y decidí regresar a Inglaterra. Mi padre me presionaba para que llevara una vida más convencional, pero me alisté voluntariamente en el ejército al estallar la Primera Guerra Mundial.

Me imagino que habría algún motivo fundamental para realizar esas intrépidas aventuras…

Sí que la había, y todo el mundo que me conozca está al corriente de la influencia y presión que mi padre ejercía en mí. Mi padre, un tipo extremadamente mandón, se había empeñado en que yo hiciera carrera como él en el Ejército Británico, y no dudó ni un momento en obligarme a ingresar en un colegio privado donde las normas brutales que imponían allí rayaban casi con las de una prisión. Quería comprobar si yo era capaz de vivir en otro ambiente donde no existiera la angustiosa y estresante carrera de acumulación de bienes como máxima premisa y finalidad humana. Estaba tan asqueado de tanta falsedad y moral protestante que decidí fugarme de casa.

¿En busca del Shangri-La acompañado solo de sus libros?

Muy socarrona su pregunta. He de reconocer que, aunque intenté hacer todo lo posible para alcanzar la liberación preconizada por Thoreau, no me adaptaba a una vida de estilita junto a la Madre Naturaleza. Me seducía recorrer mundo, y me encaminé hacia Oriente en cuanto pude desligarme, léase huir, de mi familia. A los 19 años quería saciar esta sed innata de viajes largos. Llegué a España después de la Primera Guerra Mundial, a finales de 1919. Había escuchado por diversos amigos que era un lugar barato y con buen clima, el lugar idóneo para mejorar mi formación intelectual, para empaparme de conocimiento por medio de la lectura. Y yo ya soñaba desde las trincheras con mi futura casa mediterránea, donde poder leer y leer…

Se le califica como una persona algo despistada, tímido y propenso a las obsesiones.

No creo que sea algo anormal… hay multitud de personas con las mismas características y todas sobreviven -dice en un arranque de brutal sinceridad, con humor y con mucha flema británica.

Al sur de Granada

, su libro llevado al cine, idealiza sus experiencias en la Alpujarra granadina…

Sí, pero hay que tener en cuenta que en todo guión cinematográfico, historia novelada o memorias personales, se idealiza al protagonista. No se conseguiría el éxito deseado si no se incluyeran situaciones inventadas para satisfacer el morbo del espectador o lector.

Se cuenta que usted llevó a Virginia Woolf y Lytton Strachey en mula a Yegen, la aldea en la que vivía entonces, en las montañas al sur de Granada…

Todo ello es cierto.  Recuerdo que fue una experiencia única…

También comentan que, antes de casarse con la poeta y novelista norteamericana Gamel Woolsey, tuvo varios hijos fruto de sus relaciones con muchachas del lugar…

La próxima pregunta, por favor.

Después de Yegen (Granada) se establece aquí en Málaga, Churriana, para ser más exacto...

Julio Caro Baroja, sobrino del escritor Pío Baroja e íntimo amigo mío, fue quien me convenció para que comprara una casa en Churriana. Allí pasaba largas temporadas en una especie de sopor fructífero. Fue después de la muerte de mi esposa cuando decido trasladarme a Alhaurín el Grande…

El laberinto español

aclamado por igual por crítica y público…

Fue un proceso que, aunque latente, se inició en Yegen a raíz  del estallido de la Guerra Civil española. Mi reacción ante el horror de esta guerra tan cruenta e innecesaria, según mi punto de vista. La guerra civil dejó un saldo de muertos, enfermedades, exiliados, destrucción de la infraestructura de la agricultura y la ganadería. Además, sentó las bases de un conflicto que trascendió las fronteras del país y que involucró a otros países. El 26 de abril de 1937, la pequeña ciudad de Guernica, símbolo de las libertades vascas, fue destruida por la aviación alemana al servicio de Franco. Por primera vez en la historia militar, un poblado civil fue totalmente sometido bajo un diluvio de bombas. Escribir este libro me costó cinco años.

¿Qué opina del hombre español?

Ya lo dejé escrito en una de mis obras: "España es pródiga en hombres que creen ellos solos ser capaces de alumbrar el manantial puro de las tradiciones nacionales y proyectarlo hacia el futuro. Todos los que no estén de acuerdo con ellos son necesariamente perversos y, en consecuencia, han de ser aplastados".

Dentro de cada español descansa un anacoreta confuso, un genio de inmenso poder aprisionado en una botella, lo que García Lorca llama un duende, al que le encantaría liberar si fuera posible. Así son los españoles en todas partes. Creen que siempre tienen razón, hagan lo que hagan, y esta convicción los dota de mayor vitalidad.

¿Y sobre la actual situación política en Cataluña…?

Es un complejo asunto en el cual se aúnan elementos políticos y sociales. Cuando un gobierno centralizado deja descontenta a una minoría catalanista, estableciendo un duro régimen de discriminación y opresión de la lengua, puede originar, a largo plazo, movimientos de protesta independentistas que pueden desembocar en acciones y situaciones desagradables. Eso tendría que haberse previsto mucho antes. Este es un derecho fundamental que los catalanes tienen derecho, y valga la redundancia, a plantearlo.

¿Le ve alguna solución al problema?

España solo se consolidará cuando sea capaz de integrar a todas las sensibilidades nacionales que la integran. No se trata de que el Estado permita la subsistencia de identidades diferenciadas, sino que el Estado sea la agrupación voluntaria de diversas sensibilidades nacionales que se articulan, de igual a igual; no se trata de que el Estado permita solamente a las comunidades autónomas con lengua propia que puedan usarla y que incluso sea oficial en aquella comunidad, sino que dichas lenguas sean promocionadas por el Estado como propias. Por ello debería cambiarse la cultura política: pasar de una cultura política tolerante con las sensibilidades o identidades nacionales a otra que suponga la suma de todas ellas.

¿Qué opina sobre los libros electrónicos?

En los últimos tiempos, la venta de libros electrónicos o e-books ha empezado a irrumpir en el mercado. Es posible que el libro electrónico nunca llegue a reemplazar completamente al de papel, pero es muy probable que se hagan con una buena parte del mercado mucho antes de lo que pensamos. En mi caso, siempre me ha gustado el olor y el peso de un libro de papel. Tengo cientos de libros en casa y cada vez que puedo añado uno nuevo a la colección. En resumen, no puedo imaginarme un mundo sin libros. Una de las ventajas de los libros en papel sobre los electrónicos, puede sonar a tontería, pero tener una librería en casa si tienes hijos, impregnas en ellos del hábito de lectura. Es decir, creo que tiene una labor pedagógica de iniciación a la lectura el ver que en tu casa hay libros por todas partes.

¿Un deseo especial…?

Espero que mi amigo, el hispanista irlandés, Ian Gibson, tenga todo el apoyo necesario de las entidades locales para continuar su reconocido trabajo…

"Gerald Brenan. Escritor inglés. Amigo de España"…

Parece más bien la inscripción de una lápida mortuoria, no obstante, así me considero. No he dejado de ser inglés ni dejar de pertenecer a mi clase social, a pesar de todo lo que siento por España y que me fascina in extremis. Pienso que nacionalizarme español no influiría en el cariño y respeto que me profesan los que me conocen.

Muchas gracias, Don Gerardo, por hacer tan amena la entrevista que me ha concedido.

De nada, ha sido todo un placer ¿te puedo decir "Rafa"?

Naturalmente, Don Gerardo.

Saluda de mi parte al director del Avisador Malagueño y a todos los colaboradores de la revista. ¡Adiós, Rafa!

Nunca he sentido tanta emoción al escuchar mi nombre en una despedida.

Documentación : Revista Litoral (1985)

El Avisador malagueño

Entrevista imaginaria a Gerald Brenan por Rafael Moreno
Otros articulos relacionados.....
 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..