Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Más páginas sobre este artículo...

 

INFORME RESULTADOS ESTUDIO AGRESIONES EN EL AULA- BORRADOR

INTRODUCCIÓN

Desde APIA se ha llevado a cabo un estudio de investigación sobre la Agresión en el Aula. Por desgracia, es un hecho cada vez más frecuente y generalizado en muchos centros educativos andaluces. Casi a diario se comentan y salen a la luz nuevos casos de agresiones verbales y físicas, especialmente a las docentes mujeres, aunque también varones, y hasta los medios de comunicación: radio, prensa, televisión…, publican con mayor frecuencia nuevos sucesos de diversa índole de gravedad en las diversas ciudades de nuestra comunidad autónoma. La magnitud es muy grave, y más aún los casos que no se hacen públicos o quedan en el silencio por el miedo y la vergüenza. Y lo más grave de todo es que muchos casos, la Administración Educativa no toma cartas en el asunto, cuando en otras comunidades sí se toman medidas preventivas y sancionadoras en los casos en los que la agresión ya ha tenido lugar.

Desde APIA hemos realizado este estudio sobre el acoso en las aulas apoyados en una empresa de marketing externo: B2 Consultores Marketing Estratégico, quien se ha ocupado del desarrollo de todo el estudio de investigación así como del análisis de los datos obtenidos en el mismo y cuyos resultados os presentamos en el presente informe.

METODOLOGÍA

Para la realización del presente estudio se ha elaborado una encuesta, compuesta por un total de 7 preguntas, tanto abiertas*como cerradas, y se han diferenciado en dichas preguntas a los encuestados por la variable género. Así, si el encuestado era mujer, respondía de forma directa al cuestionario, tanto en el caso de haber recibido en primera persona algún tipo de agresión en el aula cómo si el testimonio que aporta es de una compañera de profesión, y, en cambio, si era varón, respondía a preguntas similares, pero desde su testimonio de compañeras de su centro de trabajo y/o profesión.

(*) Se consideró el uso de respuestas abiertas para que se pudiesen describir conductas de manera abierta, sin perder la información relevante que la propia persona puede aportar, así como explicar los hechos acontecidos, consecuencias, posibles amonestaciones por la agresión, y/o secuelas, en su caso.

La encuesta era completamente anónima. Este hecho ha sido fundamental para que la información recopilada sea cierta y sin tabúes. Para la recogida de datos se creó un cuestionario a través de Google Forms, por su fiabilidad, su sencillez para mostrar las pregustas y recopilar las respuestas en tiempo real y de manera automática y ordenada en formularios.

Para la recogida de datos, se ha seleccionado una muestra representativa de profesores en activo de secundaria de toda Andalucía. Dicha muestra se componía de 926 profesionales de la enseñanza en activo, tanto hombres como mujeres. De dicha muestra, abrieron dicha encuesta un total de 395 profesores, el 42,65%, y de los que leyeron su contenido, resolvieron la encuesta de manera completa el 42,27%, algo menos de la mitad. Se descartaron los formularios incompletos que recogían solo algunas respuestas de la totalidad de las preguntas, por lo que los datos que en el presente informe se muestran son los correspondientes a aquellas profesoras y profesores de secundaria que han respondido todas las preguntas al completo.

A la base de datos seleccionada se le envió la siguiente comunicación:

Estimado Docente de Secundaria,

EL PROBLEMA Y MOTIVO: Desde APIA estamos realizando una campaña especial para concienciar y difundir a la sociedad educativa y general, de las continuas agresiones que desgraciadamente cada día sufren muchas profesoras en el centro de trabajo, tanto por parte de los propios alumnos como de sus progenitores. Agresiones físicas y más frecuentemente verbales que en otros centros de trabajo resultan intolerables y son atajadas de inmediato, pero que en los institutos se han convertido desgraciadamente en una realidad cotidiana de la que nuestros "responsables" educativos se hacen apenas cargo, y continuamente pretenden ocultar o minimizar su importancia y consecuencias, presentes y futuras.

EL ESTUDIO Y ENCUESTA: Por este importante motivo, estamos realizando una investigación objetiva, consistente en una sencilla encuesta con apenas 7 preguntas, por la que podamos medir y conocer realmente el testimonio de lo que hayas podido experimentar personalmente como profesora y mujer, o en caso de ser varón, puedas aportar datos reales que conozcas de compañeras de tu entorno educativo de referencia. Es de suma importancia tu colaboración, apenas va a llevarte unos minutos, y el alcance y difusión de las respuestas anónimas serán de gran relevancia para nuestra comunidad profesional y como personas.

ANONIMATO ABSOLUTO: Te reiteramos el absoluto anonimato del contenido de esta investigación, tanto del emisor/a como de las respuestas, que se obtendrán a través de una plataforma anónima y objetiva confeccionada a través de Google Forms. Este anonimato está garantizado tanto en el proceso de realización de la encuesta como en el tratamiento de los datos que de la misma se obtengan.

TEST: Responde por favor a estas sencillas 7 preguntas. Te tomará apenas unos minutos. Tu colaboración es esencial.

BOTÓN DE QUIERO REALIZAR EL TEST

AGRADECIMIENTO y RESULTADOS: Agradecemos enormemente tu colaboración en este estudio anónimo, pero con datos muy valiosos para conocer la realidad y poder denunciar una lacra que desgraciadamente es cada vez mayor en los institutos andaluces. Una vez tengamos los resultados os enviaremos un informe detallado con las respuestas agrupadas y los datos obtenidos con carácter preferente. El informe final será motivo de una campaña especial de comunicación y concienciación sobre el maltrato en las aulas.

A continuación se muestras las preguntas realizadas a cada género en dicha encuesta:

ENCUESTA SEGMENTADA SEGÚN GENERO:

MUJER

Indica si tú personalmente, así como alguna otra compañera de trabajo de tu centro ha sido víctima de alguna agresión.

Yo personalmente he sufrido algún tipo de agresión:

Física

Verbal

Ambas

Ninguna

Alguna compañera de mi centro ha sufrido algún tipo de agresión:

Física

Verbal

Ambas

Ninguna

Los agresores fueron:

alumnos de género masculino

alumnas de género femenino

Cualquiera de ambos progenitores de alumnos/as

Ninguno

Explica brevemente el carácter de la agresión propia o de tu compañera, o ambas.

Transcribe literalmente, en la medida de lo posible, las frases o palabras que recuerdes que se emplearon durante la misma.

Detalla qué medidas tomaron el equipo directivo y la Delegación territorial como respuesta a la agresión (denuncias, sanciones, etc.). En caso de que no se tomara ninguna, indícalo expresamente, por favor.

Indica qué grado de apoyo hubo entre los compañeros docentes y el resto de la comunidad educativa.

Haz una valoración de las secuelas o el impacto que ello ha dejado en ti o en tu compañera, como docente y a nivel personal.

HOMBRE

Indica por favor si alguna compañera de trabajo de tu centro ha sido víctima de alguna agresión.

Alguna compañera de mi centro ha sufrido algún tipo de agresión:

Física

Verbal

Ambas

Ninguna

Los agresores fueron:

alumnos de género masculino

alumnas de género femenino

Cualquiera de ambos progenitores de alumnos/as

Ninguno

Explica brevemente el carácter de la agresión de tu compañera.

Transcribe literalmente, en la medida de lo posible, las frases o palabras que recuerdes que se emplearon durante la misma.

Detalla qué medidas tomaron el equipo directivo y la Delegación territorial como respuesta a la agresión (denuncias, sanciones, etc.). En caso de que no se tomara ninguna, indícalo expresamente, por favor.

Indica qué grado de apoyo hubo entre los compañeros docentes y el resto de la comunidad educativa.

Haz una valoración de las secuelas o el impacto que crees que dejó en tu compañera, tanto a nivel profesional como personal.

ANÁLISIS Y RESULTADOS

La muestra final de docentes de secundaria que rellenaron la encuesta se componía de un 46,70% de varones frente al 53,30% de mujeres.

Diferenciamos a continuación las respuestas de los mismos sobre las preguntas dirigidas en las que tenían que marcar la respuesta de entre el desplegable de opciones.

Los VARONES, a la pregunta:

Indica por favor si alguna compañera de trabajo de tu centro ha sido víctima de alguna agresión.

Alguna compañera de mi centro cercana ha sufrido algún tipo de agresión:

Física

Verbal

Ambas

Ninguna

Respondieron lo siguiente:

Según indican los varones sobre los responsables de la agresión:

Por el contrario, las MUJERES a quienes se les preguntó:

Indica si tú personalmente, así como alguna otra compañera de trabajo de tu centro ha sido víctima de alguna agresión.

Yo personalmente he sufrido algún tipo de agresión:

Física

Verbal

Ambas

Ninguna

Alguna compañera de mi centro cercana ha sufrido algún tipo de agresión:

Física

Verbal

Ambas

Ninguna

Respondieron según el porcentaje que se muestra en los siguientes gráficos:

Los responsables de la agresión que indican las mujeres docentes se muestran en el siguiente gráfico:

A continuación, se muestran las respuestas abiertas de todos los encuestados, diferenciados por género, detalladas por cada una de las cuestiones planteadas.

RESPUESTAS CUALITATIVAS ENCUESTAS

RESPUESTAS DE LOS VARONES ENCUESTADOS

EXPLICA BREVEMENTE EL CARÁCTER DE LA AGRESIÓN A TU COMPAÑERA:

Reprender por incumplimiento de normas.

Insultos.

Asiduamente se le pinchaban las ruedas del coche por parte de un alumno

Alumno con discapacidad agrede a una compañera gravemente, hasta tal punto que tuvo que estar de baja durante un tiempo.

amenazas y comentarios vejatorios.

Puñetazo.

Insultos y escupitajos de la alumna a la profesora porque le recriminó un mal comportamiento en el pasillo.

Insultos al salir del instituto.

Visitas de la familia, progenitores e hijos/as, inaceptables en sus respuestas orales y actitudes: menosprecio a la profesora, frases insultantes, etc.

En un caso, la profesora fue insultada por una alumna que le preguntó "si venía mal follada"; en otro caso un alumno descontento con las notas salió del aula gritando que era una "hija de puta".

Insultos, lanzamientos de pequeños y medida objetos, burlas, faltas de respeto.

Madre con problemas mentales. Se ponía violenta. Hubo que llamar a la policía.

Yo mismo he estado a punto de ser agredido, aparte los insultos contra mi familia.

Insulto.

Amenazas.

Insultos y amenazas de pegar en la calle.

Insultos, amenazas...

Amenazas.

A una profesora que llamó la atención reiteradamente a un alumno cuyo comportamiento dejaba mucho que desear, éste le replicó: "A ti lo que te hace falta es que te echen un polvo".

Insultos.

Una fue golpeada en el brazo. Otra fue agarrada por el cabello. a otra le propinaron una bofetada.

La madre y la alumna abordan a la profesora a la entrada de la Sala de profesores y la empujan; la razón era que le había puesto un parte a la alumna. La profesora estuvo de baja temporal por depresión.

Insultos de alumno y descalificación de padres.

Insultos y amenazas graves.

Insultos, amenazas, intento de agresión física.

Insultos y amenazas a su integridad.

Llamarla "hija de puta" simplemente por indicarle una norma de convivencia.

Réplicas despectivas, vocabulario soez.

Insultos de diversa naturaleza e incluso con alguna amenaza.

Defensa de la madre hacia la actitud de su hijo.

Responder de forma violenta ante una indicación de la profesora que en ese momento el estudiante sentía contraria a sus intereses, cualesquiera que fueran.

Mi compañera le pidió a un alumno que abandonase la clase y el alumno se negó y la amenazó.

Comentarios humillantes.

AMENAZAS.

Intento de tocamiento en zona genital. Insultos directos.

Insultos, reproches y menosprecio con el fin de responsabilizar a la profesora del fracaso del alumno/a.

Insulto y amenazas.

insultos, faltas de respeto constantemente, amenazas y coacciones y gestos de carácter soez.

Respuestas como "Tu puta madre va a hacer los ejercicios".

Desconsideración grave e insultos varios.

Insultos, trato despectivo.

Discusión con familia.

Un alumno le metió una mano en la entrepierna a una profesora mientras ésta subía las escaleras.

Insultos y empujones.

Gritos continuos y amenazas.

Verbal.

Alumno de Educación Especial agredió a con patadas a una profesora.

Faltas de respeto constantes.

Le arrojaron agua de una botella a la salida del Instituto.

Introducir bolígrafo por el trasero.

Insultos y menosprecio.

Insulto directo.

Insultos, amenazas.

La he sufrido yo. Además, fomentada por la directora del Instituto, ya denunciada por acoso y otros delitos muy graves, pese a que los inspectores PASAN DE INTERVENIR.

Un alumno se me abalanzó entre amenazas.

Físico y verbal, con insultos, voces y amenazas de la directora del Instituto y los padres de un alumnado de lo más indeseable.

La alumna me insultó muy gravemente y la directora del instituto le rió la gracia.

Insultos, empujones e incluso lanzamiento de objetos (gomas de borrar, lápices, bolígrafos, borrador de la pizarra...), en el aula. Fuera del aula, igualmente se le insultaba al pasear por la ciudad.

HIZO BROMAS SOBRE MÍ. INTENTÓ QUE NO FUERA A JEFATURA DE ESTUDIOS SUJETANDOME.

Ofensa, injurias y amenazas.

Se me acusaba de homofobia por llamar al orden a un alumno vestido de mujer. Nunca iba vestido así, y las normas del centro indican que hay que ir vestido correctamente ej.: no llevar chanclas, calzonas, etc.

Amenaza física.

Todo fue a raíz de que el alumno, enfermo mental catalogado, sufrió un "brote psicótico" en clase porque no se le puede tener encerrado en un manicomio-, comenzó a tirarlo todo y se le intentó expulsar de clase, con lo que se topó en su camino conmigo, apartándome violentamente contra una pizarra.

Insultos y amenazas.

Amenazas de agresión física e insultos.

Rayar el coche.

El alumno se encaramó sobre mí amenazándome porque le puse un parte por su malísima conducta.

Insultos, faltas y amenazas.

TRANSCRIBE LITERALMENTE, EN LA MEDIDA DE LO POSIBLE, LAS FRASES O PALABRAS QUE RECUERDES QUE SE EMPLEARON DURANTE LA MISMA

Gilipollas, me cago en tus muertos.

Puta. Necesitas un buen polvo. Necesitas comer más pollas. Lo que necesitas es follar, que no follas nada, etc.

No fueron frases explicitas.

No estuve presente.

No estoy de acuerdo con el suspenso, que es injusto, y protestaré en la Delegación para que no te dejen dar clase. No sirves ni para limpiar los platos de tu casa...

No recuerdo.

Hija de puta te voy a matar, tú no eres nadie para decirme lo que tengo que hacer

Insultos hacia su aspecto físico.

No puedo recordarlas exactamente.

"Mal follada", "hija de puta".

"¿Tú me vas a hacer algo?".

No te atrevas a tocarme...

Tócame si te atreves...

No me da la gana, ¿pasa algo?

Los profesores sois tontos.

Fea, gorda...

"Te voy a matar".

Me cago en tu puta madre...me suda la polla que me pongas un parte, como si me quieres poner veinte, so loca...

Hija de puta.

Como me pongas un parte te pincho las ruedas del coche.

Hija de puta, cabrona, en la calle te espero.

Hija de puta, como venga mi madre te vas a enterar...

Te voy a arrastrar por los pelos del coño.

En una situación semejante, otro alumno le soltó a una compañera: "¡Me vas a chupar la polla!".

Hija de p.... y demás lindezas.

Puta. Hija de puta.

No escuché lo que se decía.

Chula, tutora nefasta, puta (De la literalidad de las frases no me acuerdo).

"Como te coja en la calle, ya verás"

Puta, te vas a enterar, te voy a rajar las ruedas del coche.

Puta te voy a matar.

Hija de puta.

"Vaya culo tienes!", "haz lo que te salga del coño".

Te reviento la cabeza contra la pizarra, si avisas a alguien.

No sé.

zorra, guarra, hija de puta.

"Los profesores hacéis lo que os da la gana", "no mereces ningún respeto", "está muy molesto contigo...", "subnormal", "amargada", "no es culpa mía que tengas un mal día", "espero que esto no sea una cuestión personal".

Eres una hp. Te voy a matar.

hijo de puta, eres una mierda, etc.

"Eres tonta" "vete a la mierda"

Puta, hija de puta, guarra, etc.

Comemierda .

Tú eres una ... (serie de insultos), eres una mentirosa, dudo que seas la madre de tu hija, tú de santa no tienes nada se te ve en la cara, mira la cara que tiene etc.etc. todo eso delante de la dirección del IES y dicha dirección no intervino en ningún momento ni siquiera cuando el progenitor amenazó apenas indirectamente, con matar.

No me da la gana tú no me tienes q decir lo q tengo q hacer déjame en paz hazlo tú.

Me vas a comer la polla.

Todo tipo de insultos.

Puta, guarra, fea.

No estuve presente.

"No me mires con esa cara de rana que tienes"

Te vas a enterar, te vas a acordar de esta, hija de puta, me cago en tu puta madre, gilipollas y un largo etc.

Le dirigían cualquier tipo de insultos que les vinieran en mente.

TU CABEZA BRILLA COMO UNA BOMBILLA, Y ME TOCÓ LA CABEZA.

"Chúpame la p...." "te vamos a reventar" "hija de p..."

Los alumnos y alumnas comenzaron a asistir a clase vestidos los alumnos de alumnas y al revés.

Lo arreglamos fuera.

Te vas a enterar.

"¿Es para pegarle o no? Cabrona.

Te voy a matar.

DETALLA QUÉ MEDIDAS TOMARON EL EQUIPO DIRECTIVO Y LA DELEGACIÓN TERRITORIAL COMO RESPUESTA A LA AGRESIÓN (DENUNCIAS, SANCIONES, ETC.). EN CASO DE QUE NO SE TOMARA NINGUNA, INDÍCALO EXPRESAMENTE, POR FAVOR:

Sanción.

Expulsión del centro

Mayor vigilancia de las cámaras del parking y del alumnado durante el recreo. Reunión de apoyo a la compañera afectada por el acoso.

El equipo directivo apoyó a la profesora en todo momento. El problema es que el centro no está preparado adecuadamente para atender las necesidades del alumno en cuestión, quien padece una deficiencia psíquica importante que le hace comportarse así en determinadas circunstancias. La delegación territorial, al menos hasta el curso pasado, desatendió repetidas peticiones de trasladar al alumno a un centro donde pudiera recibir un tratamiento específico.

La mayor parte de estas conductas quedan silenciadas y, por ende, impunes

Expulsión del centro.

No se tomaron, la alumna se fue del centro por decisión propia. No se inició el protocolo de agresión por parte de la directiva, aunque el claustro lo pidió.

Llamar a los padres y posible denuncia ante la Guardia Civil.

Ninguna, que yo sepa.

No tengo mucho detalle, pero estoy seguro de que se aplicaron los protocolos habituales de convivencia: apercibimientos, sanciones, etc. En el último caso lo dudo, porque era final de curso.

Expulsiones del centro, parte a Asuntos Sociales.

No lo sé porque no se habló del caso.

Hasta ahora, han prometido tomarlas, pero no han tomado ninguna. Esta directora está denunciada por prevaricación y acoso laboral.

Parte y expulsión por acumulación de partes.

Expulsión del aula por tres días. Aula de convivencia.

Expulsión del alumno durante un mes.

Ante esas agresiones no se tomaron ninguna medida.

Ninguna.

Todo esto ocurrió el curso pasado y ya no recuerdo bien en qué quedo la cosa, pero las sanciones son siempre leves.

Expulsión del alumno y dar parte a inspección del comportamiento de los padres.

En el IES Abdera, cambiar a la alumna de centro. En el IES Carmen de Burgos no hicieron nada.

Hubo una concentración de apoyo a las puertas del Instituto. El Equipo Directivo la apoyó en todo lo que fue necesario; también la Delegación expresó su solidaridad con la profesora.

Ninguna.

Expulsión al domicilio.

Cambio de centro.

Ninguna que yo sepa.

Una expulsión simbólica.

En estos casos los profesores presentes remitieron a la Jefatura de Estudios un parte de incidencia grave, se convocó a la familia (no siempre la respuesta es igual de positiva) y se expulsó a los alumnos durante varios días.

Expulsiones por parte del equipo directivo del centro.

Sanción y expulsión.

El equipo directivo no tomó medidas, pues en nuestro centro no se entienden como muestras de violencia los insultos, los desprecios y la desobediencia directa a las indicaciones de los profesores, que la mayoría de las veces son del tipo: "no corráis por el pasillo, que está mojado el suelo y podéis resbalar y tener un accidente".

No se tomó ninguna (se tramitó como una expulsión de clase). Me costó conseguir, que por lo menos, denunciara en la comandancia de la Guardia Civil.

Expulsiones.

EXPULSION DEL AULA.

Expulsión del alumno.

Ninguna, forman parte del trabajo. Si acaso algún parte a algún alumno/a, pero en cuanto a los padres nada de nada.

Ninguna.

Expulsión unos días y petición de perdón a la docente.

Cómo mucho, expulsión del aula en esa asignatura varios días.

No se tomó ninguna medida.

Sanción con expulsión del Centro.

Ninguna.

Expulsar al alumno 29 días.

Expulsión del alumno de la clase de la compañera durante tres horas.

Ninguna medida. Pasaron 4 meses y la propia víctima encaró la dirección pidiendo expulsión de la alumna o procedía a denunciar por omisión de auxilios. La dirección expulsó para unos pocos días a la alumna pero no denunció a los padres agresores.

Ninguna. Le pasa porque no sabe controlar, suponen.

Ninguna.

Fue la profesora la que puso una denuncia, el inspector quiso disuadirla, pero el asunto llegó al juzgado, con sentencia favorable a la docente.

Expulsiones.

No se tomó ninguna.

Expulsión definitiva del centro y baja para la profesora.

Equipo Directivo: corrección del alumno y sanción. No llegó el caso a la Delegación.

Se le puso un parte grave al alumno.

Amonestaciones verbales, escritas, algunas expulsiones.

Intentar echarme a pelear con el padre y la hermana de la agresora. Y una sanción mínima y ridícula.

Expulsión mínima.

La directora se puso de parte de los padres sin ninguna justificación razonable ni real. Está denunciada por acoso, pero el inspector es un demagogo y un farsante que no va a hacer nada más que encubrirla, como el otro, que además, era un corrupto.

Ninguna. Echarme a pelear con esa nena y su madre, que además vino borracha al centro.

Al principio el equipo directivo siempre le resta importancia para no tener que intervenir. Después cuando la profesora en cuestión observa que verdaderamente peligra porque el caso puede llegar a ser más agresivo, expulsan al alumnado en cuestión el mínimo tiempo que pueda ser. Tras este período de tiempo (de descanso, pues las familias tampoco intervienen), el alumnado agresor vuelve dispuesto a hacer de las suyas.

EXPULSIÓN DE 1 MES.

Enredar el asunto.

Ninguna.

Tras calmar los ánimos no se tomó ninguna medida.

3 días expulsado, en los que se sucedieron las broncas de esa directora, que no sé por qué la delegación provincial de Jaén no la expedienta, porque los gritos y mentiras que suelta no son de una persona en sus cabales.

Expulsión alumno.

Expulsión varios días.

Fue ayer.

Demagogia. Entrevista con los padres en la que la directora se puso de parte del alumno y los padres con tal de ridiculizarme y humillarme.

Expulsión 7 días.

INDICA QUÉ GRADO DE APOYO HUBO ENTRE LOS COMPAÑEROS DOCENTES Y EL RESTO DE LA COMUNIDAD EDUCATIVA:

Respaldo total.

Compañeros y directiva bien.

Aproximadamente la mitad del Claustro apoyó en reuniones informales a la profesora.

Los compañeros apoyaron a la profesora. Los padres del alumno en cuestión no reconocieron la gravedad de la situación.

Escaso y en todo caso menor del que cabría esperar.

Gran apoyo verbal, ninguno efectivo.

100% menos el director.

Todo el apoyo.

Prácticamente ninguno.

En general la solidaridad suele ser grande, si bien es cierto que muchos de estos casos suelen pasar bastante desapercibidos.

Total.

No lo sé porque no se habló del asunto más que en ese momento.

Entre los compañeros, bien. No me fío del equipo directivo.

Total.

Pasa desapercibido.

Completa.

Total.

Apoyo moral.

A veces, no trasciende. Yo me enteré porque tengo trato cordial con ellas. Los compañeros apoyan, pero sin comprometerse demasiado. El director siempre era partidario de que no se llame la atención, de que no salgamos en los periódicos, etc.

No hubo excesivo apoyo ya que se considera normal, lo que debería ser anormal.

Entre los compañeros apoyo verbal.

Total.

Comprensión.

Buena respuesta del equipo docente y la directiva.

No se le dio mucha relevancia.

Solo apoyo por parte de los compañeros.

Muchos no apoyaron.

En mi opinión, las compañeras se han sentido arropadas por el resto del profesorado.

Pasivo. El apoyo sólo se mostró de manera personal con mensajes de ánimo pero sin ninguna iniciativa de redactar un mensaje colectivo de protesta y remitirlo a los medios de comunicación o a la Consejería de Educación.

Total apoyo.

De manera extraoficial bastante, de forma oficial poco.

Medio/alto.

Sólo los compañeros de Apia le echamos una mano. El equipo directivo "atemperando" a los padres....

Bueno.

INDIFERENCIA.

Tibio.

Siempre hay algún/a compañero/a dispuesto/a a ayudar y a dar apoyo.

Medio.

Apoyo unánime.

Parecido al cero.

Entre los compañeros apoyo total, del equipo directivo, pasividad.

Muy grande en el Claustro. Descriptible entre el resto de la comunidad educativa.

Alto grado.

Indignación, pero nada más.

Apoyo total de los compañeros. Este tipo de comportamientos no se pueden tolerar.

Ninguno excepto un representante sindical.

Ninguna. El IES es un cortijo.

Ninguna.

Por lo que conozco, los compañeros apoyaron la decisión de acudir a juicio.

Independientemente del sexo, el apoyo es el mismo. Y los conatos de agresión me parecen idénticos tanto en compañeras como compañeros.

Total.

La mayoría de los profesores que vivían en el pueblo no quisieron saber nada, acababa de llegar.

Discreta solidaridad.

No se enteró nadie; yo estaba presente y la ayudé en lo que precisó. Me llevé al alumno del aula en la que mi compañera daba clase.

Algunas veces poco, otras bastante.

Excepto la directora y la babosa rastrera de la jefa de estudios, apoyo generalizado.

Mis compañeros, excepto la directora y la jefa de estudios (denunciadas por acoso sin que el inspector haga lo que debe hacer), me apoyaron de modo general.

Mis compañeros, salvo la directora y su jefa de estudios-la Pestiño-, bien. Mis alumnos, indignados porque el niño es un drogadicto y un delincuente (furtiveo, conducción temeraria, camelleo) que debería estar encerrado por mucho tiempo.

Mis compañeros, bien, pero la directora, ninguno.

Todo el claustro de profesores apoya la aplicación de sanciones. Es el equipo directivo quien intenta hacer la vista gorda y restar importancia, incluso en ocasiones culpando a la profesora en cuestión.

ALTO.

Dependiendo del caso, pero no mucho por el secretismo con que se llevan estos casos.

Algunos compañeros me apoyaron y otros fueron bastante indiferentes.

Rápidamente se advirtió a los agresores que estaban amenazando a un docente.

Claustro: bueno (el niño psicótico empalmó más expulsiones). Directora y jefa de estudios: mentiras, calumnias, voces y amenazas. Inspector: insultos y amenazas.

Bastante.

Tibia en algunos, especialmente el equipo directivo.

Directora: nulo. Compañeros: algunos se dieron de baja hartos de menosprecio a los docentes, empezando por la directora, con excusas exageradas en mayor o menor grado.

Apoyo de gran parte.

HAZ UNA VALORACIÓN DE LAS SECUELAS O EL IMPACTO QUE CREES QUE DEJÓ EN TU COMPAÑERA, TANTO A NIVEL PROFESIONAL COMO PERSONAL:

Vergüenza.

Malestar, bochorno, vergüenza, sentimiento de humillación.

Pérdida de confianza, ansiedad, estrés.

Es una mujer fuerte y optimista y supo hacer frente al asunto, aunque físicamente, estuvo varias semanas de baja hasta recuperarse de los daños causados.

No cabe duda que estas cosas impresionan y dejan huella.

Imposibilidad de recuperar su autoridad ante los alumnos.

La compañera está tocada emocionalmente, pero es una persona fuerte y sigue con sus clases, aunque viendo que no hay apoyo del director intenta mirar para otro lado en algunos casos de disciplina y no involucrarse ya que no tendrán sentido, y el alumnado podría tener Mar otras medidas.

Le afectó psicológicamente.

Intenta sobrevivir, pero seguramente que el impacto personal es duradero y prolongado.

Es difícil valorar de manera genérica pues cada persona es un mundo; de todos modos, no es difícil suponer cómo repercute en el estado de ánimo de una mujer que en su propio centro de trabajo reciba esas agresiones y sepa que más pronto que tarde tendrá que volver a verles las caras a sus agresores.

Temor, disminución de la autoestima, nerviosismo, insomnio, ansiedad.

Tardó en recuperarse a nivel personal; a nivel profesional lo superó pronto

ESPANTOSO.

Desgraciadamente todos estamos acostumbrados e este tipo de insultos y otros y entran parte de la normalidad.

Humillación. Desautorización. Pérdida de autoestima.

Nerviosismo, inseguridad, depresión.

Baja autoestima, desmotivación...

"Pidió traslado y cambió de centro. Lo superó.

Estaban muy afectadas, se sentían desprotegidas. Nunca vino el inspector a interesarse por ellas.

Creo que no era la 1ª vez, y lo asimila mal.

Una compañera cambió de centro, otra ha estado de baja, con su recorte de nómina incluido. El impacto no ha sido sólo en la compañera, sino también en muchos profesores del claustro, que ven cómo el equipo directivo no hace absolutamente nada y ven cómo los alumnos pueden hacer con nosotros lo que quieran.

La dejó bastante tocada emocionalmente durante bastante tiempo.

Lo desconozco.

Afectada durante un tiempo y temor al acudir al trabajo.

Muy grave.

Tuvo que pedir una baja por depresión.

Seguro que le pasan factura todas estas cosas tan frecuentes a su salud.

Nuestro centro tiene pocos problemas de disciplina; estos casos son esporádicos y suelen controlarse con rapidez. Considero que el impacto, aunque en el momento sea desagradable, no trasciende más allá de unos pocos días..

Desmoralización, sensación de desprotección, de falta de autoridad, de apoyo necesario para dirigir una clase con normalidad.

Una compañera dejó la docencia.

Baja laboral.

De tarde en tarde, el impacto psicológico es fuerte y condiciona la acción y el pensamiento de la profesora por días. Lo más común es el desgaste psicológico y la aparición de síntomas de agotamiento nervioso, estrés, etc. a largo plazo.

Una experiencia muy traumática. Baja, estrés, miedo....

Moderado.

TEMOR.

malestar personal.

Emocionalmente puede llegar a ser traumático.

Quemada.

No tengo información al respecto.

Pues te lo puedes imaginar, desde darse cuenta que este trabajo es una MIERDA hasta no dormir.

Estrés, ansiedad, impotencia.

Menor autoestima, menor entusiasmo e implicación personal en la vida del Centro.

Ninguno.

Le tiene miedo a ese alumno.

Profesionalmente: ninguna secuela, personalmente tampoco, pero la experiencia aportó mucho para saber más sobre la traición e hipocresía y violencia.

Depresión mal ambiente.

Imagínate. Un día y otro y otro y otro y otro y otro aguantando lo mismo. (Burnout).

Quizá al tratarse de un alumno de ese tipo, la profesora zanjó el asunto tras la sentencia.

Creo que ninguna.

Miedo a que lo próximo que le ocurriera fuera peor.

Supongo que no volvió a trabajar ese curso.

Poco importante.

Ninguno.

Desmotivación principalmente, pérdida de ilusión por el trabajo.

No mucho, porque quien me aprecia, me aprecia y quien no aprecia nada, nada más hace. No pierdo mi tiempo en echar margaritas a los cerdos. O cerdas.

Tuve que ir al psicólogo y al psiquiatra, que dijeron que sólo tenía "ansiedad provocada por acoso laboral". El psiquiatra, cuando vio todo lo que esa directora me había dicho, se preguntó si esa mujer era "normal" o no, y pensó que debía padecer algún problema de tipo "psicótico", bastante grave.

Tuve que ir a un psicólogo.

La principal consecuencia es la desgana diaria de volver al centro educativo, sumado al miedo a entrar en el aula en la que "casualmente" siempre suelen estar todos/as los/las alumnos/as disruptivos/as.

DISMINUYEN LAS GANAS DE SUPERARME, EL TRATO CON ESTE TIPO DE ALUMNOS NO PUEDE SUPERARSE EN UN AULA NORMAL.

Grave e importante.

Creo que le dejo bastantes secuelas a la hora de desempeñar su labor profesional.

No parece que haya habido secuelas.

Horrible. Por poco y me tengo que dar de baja.

Tristeza.

Desazón y desamparo.

Traumático: ansiedad, insomnio, sensación de culpa... Impunidad de alumnado y directora del IESO, ya denunciada por acoso laboral y prevaricación sin que la Administración la destituya ni expediente (sino que pone a un tal Castellano Montoro a mandar cartas amenazantes al profesorado que denuncia estos y otros abusos).

Ansiedad y miedo.

RESPUESTAS DE LAS MUJERES ENCUESTADAS

EXPLICA BREVEMENTE EL CARÁCTER DE LA AGRESIÓN PROPIA, DE TU COMPAÑERA, O DE AMBAS:

Insultos, amenazas, empujones.

Un alumno la llama "puta".

Amenazas verbales Daños en vehículo. Insultos por correo electrónico. Difamación en redes sociales.

Insultos.

El alumno gritó a la profesora.

Malas contestaciones en ocasiones. A mí compañera, aprovechar el anonimato al insultar por la ventana cuando la profesora se disponía a salir del centro.

Insultos y amenazas por pedir por favor a un alumno que mientras hablo no se gire porque es una falta de educación.

El padre de una alumna viene a mi despacho sin haber sido citado, se cuela sin llamar a la puerta y se pone a increparme a gritos por haber amonestado previamente a su hija. Me grita y me amenaza y se resiste a abandonar mi despacho cuando le exijo que lo haga. Todo ello ocurre delante de la alumna, que me amenaza también a voces al mismo tiempo que su padre.

Tras darle indicaciones a una alumna de que se dirigiera al aula a la que tenía que ir, en contra de su voluntad (ella pretendía en ese momento irse a otro lugar a charlar con sus amigos a pesar de haber tocado ya el timbre hacía rato) la alumna me lanzó su carpeta a la cara, me empujó contra la pared y me insultó a gritos.

La alumna fue advertida en varias ocasiones de que dejara otros asuntos en clase que no eran los propios de esa asignatura y seguía sin hacer caso. Utilizaba el móvil una y otra vez, a mis advertencias de que cambiara de actitud se iba de clase dando portazos, así varias escenas parecidas de gritos, insultos y mala educación.

Insultos. Lanzamiento objeto.

Insultos y actitud agresiva.

Unos alumnos te insultan. Una profesora compañera fue agredida por una alumna.

Insultos y arrojar objetos a la profesora.

Insultos y faltas de respeto en clase y a gritos desde ventana. Mensajes con flechas escritos en la pizarra.

Un empujón.

La llamaban puta y loca por los pasillos del instituto.

Le dije que no se asomaran a la ventana que es peligroso y no se pueden asomar para hacer tonterías. El alumno me respondió que yo me asomo para hacer el gilipollas que es lo que soy "una gilipollas".

Palabras ofensivas y dibujos obscenos.

Propia: amenaza de muerte. De mis compañeras: insultos, faltas de respeto y groserías.

Insultos a gritos y por escrito.

Una madre se presentó en el centro, entro en mi aula mientras daba clase y comenzó a insultarme delante del alumnado (entre donde estaba su hija). Salí del aula para ir a jefatura de estudios y durante todo el camino, la mujer continuó insultándome y amenazando con agredirme.

Realización de dibujos ofensivos y distribución panfletaria.

Me gritaron en mitad de la clase por corregir una conducta disruptiva.

Vejaciones, empujones.

Insultos.

Insultos y agravios por negarse a cumplir con las normas de conducta del centro.

Considero que es una agresión verbal cierto tipo de comentarios despectivos que se producen durante las clases.

Saliendo por las puertas del centro me toco un pecho de manera deliberada. Mi compañera fue humillada, menospreciada e insultada por los padres de un alumno.

Falta de respeto.

Insultos. Amenazas.

Falta grave de respeto, desafío a la autoridad, desobediencia flagrante.

Mi primer curso de trabajo, un alumno me lanzó una piedra en la puerta del IES. El curso pasado una alumna me levantó la mano en ademán de golpearme. Los improperios hacia mí u otros compañeros o compañeras se han dado en bastantes ocasiones.

Un alumno me lanzó un libro que casi me da en la cara. Me arrancaron los espejos del coche en 2 ocasiones. También lo patearon, escupieron y escribieron insultos en la carrocería. Me escupieron desde la planta de arriba. Me pisotearon la cartera. Un alumno me agarró por el tobillo. Me siguieron con un coche casi hasta mi casa, etc.

Insultos a través de internet "puta" intento de agresión por parte de un padre.

Una alumna me amenaza de muerte mientras sostiene en alto una mesa. Otra alumna lanza un zapato a una compañera, otro alumno saca una navaja a otra compañera, otro alumno levanta la mano a una compañera mientras le grita, los padres de una alumna amenazan con pegar a una compañera.

Lanzarme a la cabeza un bote de cristal, llamadas amenazantes e intimatorias a mi móvil en mitad de la noche, tirar piedras a las ventanas del aula.

Insultos como "zorra", "guarra", amenazas verbales, etc.

Verbales: insultos y malas contestaciones y físicas: tocarme el culo.

Gritos, lenguaje inaceptable, presión, constante cuestionamiento de la profesionalidad, amenazas, difamación, agarrar fuertemente del brazo y lesionar, pillar mano con la puerta.

Un alumno se abalanzó sobre mí. Agresiones verbales (gritos, salidas de tono... ) he sufrido muchas.

Zarandeos y empujones.

Le mostró un cuchillo en el aula.

Insultos, amenazas e intento de agresión lanzándome una silla que por suerte pude esquivar.

Insultos, gritos en el pasillo del centro, delante de una compañera.

Insultos, amenazas por parte de alumnos y padres.

Al llamarle la atención para que estuviese pendiente de la clase, la insultó. Le pidió que la acompañase para llevarla al aula de expulsión, y la alumna la continuó insultando más gravemente, tanto a la profesora como a su familia

Me empujó en clase.

Amenazas de muerte con seguimiento y vigilancia por parte del alumno.

Insultos, arrojar una mesa.

Insultos tomadura de pelo y reírse en tu cara.

Me han agredidlo verbalmente a mí y a una compañera. Faltó muy poco para que recibiera el puñetazo.

Gritos, expresiones despectivas, insultos (a la compañera llegaron a llamarla "puta").

Un alumno me cogió el bolso de la mesa y salió corriendo de la clase mientras me insultaba.

Intimidación y amenazas. Colar en las redes sociales un acto denigrante a la profesora.

Me lanzó una mochila y levantó el brazo con tremenda agresividad con intención de pegarme, pero se frenó antes de hacerlo. La mochila no llegó a golpearme.

Acoso, persecución y amenazas.

En un pasillo. Un alumno no quería entrar en clase y como la profesora se lo pidió le dijo " vete a tomar por culo tía".

Insultos y faltas de respeto.

Insulto.

Me gritó y me amenazó con pegarme un puñetazo.

Con motivo de un incidente en clase, fui falsamente acusada por un alumno y su madre de haberle pegado al alumno. Fuimos a juicio y lo gané.

Física: Golpeó al profesor. Verbal: Amenazó con que me iba a pegar.

En el transcurso de la revisión de un examen.

Insultos en un mal IES.

En mis 16 años de docencia he sufrido a un padre que me chillo e insulto porque habían expulsado a su hijo, a otro alumno que me dio un guantazo el último día de clase porque ya no valían los partes y a otro, disminuido físico que me pegó porque no supo controlar una rabieta. Frecuentemente he tenido alumnos y alumnas que me han desafiado por ser mujer.

Enfrentamiento verbal con el alumno. El alumno se niega a corregir un comportamiento y la empuja contra la pared.

Entre los compañeros hay también agresiones verbales q nadie tiene en cuenta. Lo que me paso fue en la provincia de Almería. Yo puse falta a una alumna, su padre llamó para cerciorarse de que no estaba en clase. La madre se me presento en clase a los 20 m diciendo que quien era yo para decirle eso al padre de su hija del que ella estaba separada, y luego vinieron los gritos, los aspavientos los insultos y las amenazas.

Agresión verbal. Intimidación con gritos.

Agresión verbal, insultos por parte de un alumno.

Un alumno me insultó y amenazó.

Insultos, gritos... Un alumno escupió a un compañero-profesor en la espalda. Otro alumno le dio un "tizazo" a una compañera-profesora mientras ésta escribía en la pizarra (de espaldas al alumnado, claro).

Gestos y miradas inapropiados, piropos inapropiados, agresión física a una compañera por parte de la madre de una alumna.

Amenazas, descaro, palabras groseras, tono irónico.

Insultos y amenazas.

Insultos relacionados con el físico.

TRANSCRIBE LITERALMENTE, EN LA MEDIDA DE LO POSIBLE, LAS FRASES O PALABRAS QUE RECUERDES QUE SE EMPLEARON DURANTE LA MISMA:

«¡Yo no voy a ningún lado! ¡Que te den! ¡Vete a chuparla!» seguido de empujones y más insultos.

Un alumno la llama "puta" tras amonestarlo por no hacer sus tareas.

A ver si tú y yo vamos a tener problemas. Chúpame la polla. No sabes las palabras en inglés. He rayado en letras grandes en el coche.

Hija de puta.

"Te voy a romper las piernas"

"Corear un gran número de alumnos: Puta.

Me dijo que hacía lo que le daba la gana y cuando le dije que si no se sentaba bien y dejaba de levantarme la voz tendría que comunicarlo a jefatura de estudios me dijo, entre otras cosas, que iba a venir su tío y me iba a «cagar»

"Te vas a enterar", "No tienes ni puta idea", "Voy a ir a por ti".

Puta, que me dejes.

"tus partes de conducta me los paso por donde yo sé" "no voy a parar hasta que te echen de aquí" " voy a informar a la inspección de todos tus movimientos".

"Puta", "está loca", acusación de mentir, comentarios en voz alta sobre apariencia física, escupir en mi cartera, arrojarme una agenda.

Insultos y amenazas .

Eres una hija de puta.

Insultos en general y amenazas.

Un alumno me dijo en clase "vete a la mierda" y me llamaron "gorda" y "vaca" a gritos. Escrito en la pizarra "hija de la gran puta".

A partir de ahora no vayas por la calle sola.

Unos padres que no estaban contentos con la nota de su hija vinieron supuestamente a ver el examen de su hija. Mi sorpresa fue que sin mediar palabra ni mirar el examen se pusieron a tirar sillas y mesas y a dar golpes en la pared según ellos para expresar su enfado.

"""Como una gilipollas que es lo que eres""

""Eres una amargada""

La alumna se ha levantado de su mesa y me ha hecho un corte de manga.

Una vez expulsada al aula de incidencias vuelve a abrir la puerta de mi clase y escupe."

Eres una poligonera, dibujos de miembros masculinos.

"Juro por mi padre (muerto) que te voy a rajar.""A ésta hay que darle una manta de palos y matarla" "Eres una zorra" "Ojalá tengas un cáncer y no llegues a Navidad".

Puta, zorra, te vas a tomar por culo.

Lo primero que hizo fue mirarme de arriba a abajo y decirme "niñata", después cosas varias que no recuerdo del todo: " como mi hija suspenda tú te vas a enterar, niñata",

Esa es una puta.

Tú estás flipá.

Son numerosas, de distintos alumnos conflictivos. Algunos ejemplos recientes: "A tomar por culo" (al indicarle que abandone su comportamiento), "¿Tienes coche?" como muestra de su inconformidad e impotencia ante las normas. Físicas, alumno empuja a alumno para que este caiga sobre la espalda de la profesora embarazada, abriendo la puerta del aula.

Esta tía es asquerosa.

Me cago en tu....., vete a ....

No veas, tú de que vas, pues vale, cuando se entere mi padre.

Quien te crees que eres. Eres una inútil que se cree importante. No sabes lo que haces. No sabes quién soy yo.

Tú eres una chula.

Se lo digo al director que no me dejas hacer lo que yo quiero. Hija de puta. Me cago en tu puta madre. Asquerosa.

No pienso hacer lo que me mandas, yo te pediré disculpas si tú me las pides a mí, déjame en paz.

"Me cago en la (nombre de la profesora"), en árabe "me cago en tu puta madre" (el alumno desconocía que lo entendía perfectamente), a un compañero "me la vas a chupar" y un largo etcétera.

En clase: "Asquerosa, no me sale del coño que me haga esto." "Como venga mi madre, la coge y la arrastra de los pelos". "La cojo del pescuezo y la tiro por la ventana." Por los pasillos: "Puta" "Perra", etc. Padres: "Chula".

Puta.

"Yo tengo un primo en las tres mil que se cargó a uno", "yo sé dónde vives", "como no me dejes salir te vas a enterar"...

Hija de puta, la tía de los cojones, te vas a enterar perra.

Eres una zorra. Eres una guarra. Sé cuál es tu coche. Como te coja en la calle te rajo. Te voy a cortar el cuello, etc.

Literalmente no las recuerdo pero me han insultado, como por ejemplo "la tía puta ésta" o frases despectivas como "la vieja ésta".

Puta.

Puta. Me la chupas. Sé dónde vives.

Me escondía como una rata. Si no servía para enseñar que fregara suelos.

Enana de mierda, me cago en tus muertos, como me case verás lo que te voy a hacer, etc.

Zorra, hija de puta, ...

Cuando te pille en la calle te reviento la cabeza y te mato. Ándate con cuidado porque voy a por ti.

Hija de puta, me cagó en tu Puta madre....

No lo recuerdo..., dibujaron una polla en el pupitre y escribieron para ti y mi nombre.

En mi caso insultos varios por ejemplo Me cago en tu puta madre.

El alumno hizo un dibujo en un folio que yo le había dado para que realizara su examen de recuperación, cuando terminó la hora, recogí el dibujo pues era la respuesta que había dado al examen. Acto seguido se levantó gritando que yo le había robado y que aquel dibujo era totalmente intocable por mí por lo que él había decidido robarme a mí también y que por eso se llevaba mi bolso.

Le decían: "no te atreves a denunciarnos" "Eso es lo que eres (se referían al excremente que habían puesto en la mesa del profesor)" Este hecho le pasó a mi compañera.

Hijos de puta, sois todos unos hijos de puta...

Insultos y amenazas.

El alumno me busca para "liármela"; gritarme en la cara, amenazarme con gestos; una madre me dice" usted agrede a mi hija cuando la mira" o ¡cuidado con lo que hace a mi hija!

" Vete a tomar por culo tía"

Perra. Zorra.

Un alumno disruptivo estaba colgado boca abajo en el marco de una puerta. Le dije que se bajara inmediatamente, más que nada temiendo que pudiese dañarse. Yo ni siquiera tenía clase con él en ese momento. Me dijo que él hacía lo que le daba la gana y que yo no era nadie para mandarle a él. En aquel entonces, era Jefa de Estudios. Se bajó diciendo que lo hacía porque le daba la gana. Le pedí que saliera de esa aula y me acompañase a Jefatura. Me gritó que no le daba la gana. Se sentó debajo de la pizarra y se agarró a ella con las dos manos. Le dije que no podía parar la clase (que no era la suya) de aquella manera y que viniese al despacho para hablar si no quería que llamase a su madre inmediatamente. Se levantó furioso agitando los brazos en el aire y chillando "Te voy a dar" mientras levantaba su puño por encima de mi cabeza. Yo le dije tú sabrás lo que haces, si me agredes, iré inmediatamente a la Comisaría de Policía a poner una denuncia contra ti y ahí ya no será cuestión de una amonestación escolar sino algo mucho más grave, tú verás. El niño salió a regañadientes del aula después de haber hecho perder casi toda la clase a sus compañeros/as.

No recuerdo exactamente.

Usted no sirve ni para barrer, voy a hacer todo lo posible para que la echen de la enseñanza… amén de otras lindezas que no quiero recordar.

Lo que te gusta es la carne en barra; en la esquina están las putas (guardia de recreo).

El padre me llamo inútil e incompetente.

¿Qué te molesta? Estás amargá. Déjame en paz. Me cago en tus muertos. Esto es una mierda. Aquí no se puede hacer nada. No me dejan vivir. Esto no se queda así. Me comes los huevos. Me das asco. Me da igual que me echen.

Mala profesora, la voy a denunciar a la guardia civil, mejor váyase a fregar. En una comunidad de aprendizaje un alumno de etnia gitana me agarro los pechos.

"Un alumno después de interrumpir en numerosas ocasiones el normal desarrollo de la clase y tras llamarle la atención para que dejara de hacerlo, lo envío al aula de convivencia. Se pone a gritar en tono muy alto y agresivo diciendo que no se va y me dice a voz en grito ""VETE A LA PUTA MIERDA"".

Actuaciones de ese tipo ocurrieron en más de una ocasión.

En casi 30 años de docencia nunca había visto un alumno con ese nivel de agresividad.

Insultos sobre mi físico.

"Hija de puta te vas a enterar".

En el caso del escupitajo y del "tizazo", se hicieron sin mediar palabra, cuando los profesores estaban de espaldas (aunque se pudo identificar a los responsables). Los insultos y demás: "zorra", "me suda la polla lo que me digas...", "eres una vieja"...

"Estás muy buena".

Cojones, te vas a enterar, va a venir mi padre, "muchas gracias", qué miras, no he hecho nada, te voy a coger en la calle, mi padre te va a dar una paliza, gritarme en la calle "esta es la que pega a los alumnos".

La mía fue insultos. A mi compañera la amenazaron con pegarle.

DETALLA QUÉ MEDIDAS TOMARON EL EQUIPO DIRECTIVO Y LA DELEGACIÓN TERRITORIAL COMO RESPUESTA A LA AGRESIÓN (DENUNCIAS, SANCIONES, ETC.). EN CASO DE QUE NO SE TOMARA NINGUNA, INDÍCALO EXPRESAMENTE, POR FAVOR:

Una expulsión de tres días...

Sanción de dos días en el despacho de dirección y jefatura.

Expulsión por un mes...en un caso (correos electrónicos) se revocó la sanción a sugerencia de un compañero.

Amonestación.

Lo expulsaron unos días a su casa. Ahora dicen que cometieron una ilegalidad: no siguieron los trámites que marca la ley, tales como reunión de comisión de convivencia y recabar actividades para el alumno.

Ninguna.

La orientadora propuso que le pidiera perdón al alumno y que él también se disculparía. Me negué porque, aunque es cierto que yo también terminé levantando el tono, me parecía increíble lo que me estaban pidiendo, ¿pedirle perdón por decirle que por favor no se diera la vuelta mientras hablo??? Finalmente, tras varias semanas aguantando sus insultos y amenazas el equipo directivo decidió cambiarlo a otra optativa.

La alumna fue expulsada por la Dirección durante varios días y al padre se le comunicó que en lo sucesivo, cuando requiriese alguna entrevista conmigo (soy la jefa de estudios) solo podría realizarse esa comunicación por escrito pues yo no volvería a hablar con él.

El equipo directivo expulsó a la alumna del centro lo que quedaba de curso (la agresión fue a principios del mes de junio).

Ninguna. Es más, pusieron en entredicho los hechos, preguntando a los demás alumnos de la clase si era cierto lo que yo estaba contando. Todos callaban porque estaban amenazados por la alumna sin educación en cuestión.

Expulsión del centro 3 días.

Expulsión del alumno.

Ninguna. Taparlo.

Expulsión del centro.

En el caso de clase, se expulsó al alumno dos días exclusivamente de mi clase. En los otros casos, ninguna.

Ningún tipo de sanción, le dijeron al alumno que, seguro que no había querido decir eso, le dieron una palmadita en la espalda y para clase

Ninguna.

Expulsión.

Ninguna.

La alumna no fue sancionada.

El equipo directivo no denunció nada, sino que, intentó presionar a los profesores que presenciaron los hechos para que no testificasen a mi favor ante las denuncias que me vi obligada a presentar en el cuartel de la Guardia Civil.

El director proporcionó al patriarca (se trataba de una familia gitana) mi teléfono personal y éste estuvo acosándome durante algún tiempo para que retirase mis denuncias.

El inspector de zona, tras una llamada inicial ""de cortesía"" interesándose por mi estado de salud, quitó importancia a los hechos hasta que supo que había presentado y registrado un escrito en Delegación informando de todo lo sucedido."

Expulsión.

"El equipo directivo tuvo una actuación muy buena. Avisaron a los conserjes para que no la dejasen entrar sin permiso en el centro y que si la veían los avisaran para que no intentara entrar de nuevo en el centro y buscarme sin avisar.

Le puse una denuncia, hubo que ir al juzgado a testificar. Los miembros del equipo que estaban delante mientras me amenazaba e insultaba, vinieron conmigo al juzgado para testificar."

Sanciones.

La niña se autoexcluyó de la clase. Ahora ha decidido volver y la he tenido que readmitir.

En casi todos los casos, se le aplicó sanción adecuada a la conducta: expulsión del centro entre 3 días y un mes.

Amonestación. Expulsión del aula tres días.

El centro sancionó al alumno. En el caso de la madre simplemente nos aguantamos.

En algunos casos sanciones.

No denuncie y no se lo conté a nadie.

Ninguna.

Ir el niño al aula de convivencia.

"En una ocasión me dijeron que, si era consciente de que el alumno X sólo tenía problemas conmigo, una semana después había quemado una papelera.

En otra el jefe de estudios, ante una falta de respeto grave por parte de un alumno, me dijo que el que decidía sobre la gravedad era él, no yo.

En general, las medidas que se toman están en función de la personalidad de la agredida, a más debilidad de carácter menos sanción, hay que pelearlo.

En el caso de la pedrada, se expulsó al alumno dos semanas o un mes del IES. En el de la amenaza de golpearme, la alumna fue expulsada un mes. En muchas ocasiones en las que ha habido insultos, el alumno suele justificar que todo ha sido fruto de un malentendido y que se ha escuchado algo que no ha dicho. En general, la mayoría de equipos directivos que he conocido en cuestiones de agresión verbal han sido más laxos a la hora de tomar medidas. Han intentado que cualquier agresión no trascendiese a la Delegación ni a los medios. Recuerdo situaciones concretas en las que incluso algún equipo directivo hacía responsable al profesor/a del trato recibido por un alumno/a o padre/madre.

Una expulsión de 3 semanas que quedó en 1, expulsiones de 3- 5 días, a veces al aula de convivencia o solo de mis clases, o ninguna medida en absoluto.

Un Inspector "mediador", me puso un apercibimiento por no colaborar con la administración, al negarme a retirar la denuncia que puse en un juzgado en Sevilla, al padre agresor.

Ninguna o expulsiones de máximo 15 días.

Ninguna. Sólo cuando insistí en denunciar los hechos a la Guardia Civil, el director me acompañó.

Expulsiones de menos de 5 días en el caso de los insultos, nada en el caso de las amenazas.

Siempre fueron sancionados.

Dirección y jefatura están disponibles para asistir a las entrevistas si se les pide y toman medidas tras los partes de incidencia. Tras la agresión en el brazo y con la puerta a la compañera (jefe de estudios) y hubo denuncias.

El alumno fue expulsado un mes.

No se comunicó a dirección.

Expulsión alumno.

El alumno fue sancionado con expulsión del centro.

Yo denuncié y fui a juicio. Sola. Nadie me ayudó. Sólo APIA. Perdí el juicio, fallaron a favor de la denunciada.

Expulsiones de 15 días a los alumnos.

Debido a las circunstancias personales de la alumna, se la expulsó del centro 1 mes y la cambiaron de grupo (asignatura con desdoble). Como la inspección estaba muy pendiente, pues se encontraba esos días en el centro, se hizo un compromiso con la alumna para que regresase antes de finalizar la expulsión, en el momento en el que fuese capaz de comportarse con normalidad (reitero características de la alumna, muy particulares). Volvió antes del mes y continuó dando quebraderos de cabeza y reiteradas expulsiones, afortunadamente, ya no sigue en el centro.

Expulsión y Cambio de optativa.

Expulsión de un mes del alumno y nada más no comunicaron nada a Delegación.

Expulsión alumno varios días. No facilitan cambio de centro.

Nada, absolutamente cosa de niños, dijeron.

En el caso de la casi agresión física a la compañera En un primer momento ni se atendió, luego sí que se aumentó la sanción después de insistir de cinco a quince días (había también agresión a un compañero de clase) En mi caso expulsión de 1 día.

El equipo directivo siempre toma medidas, pero más allá de la expulsión poco puede hacer. Y determinados alumnos vienen a buscar directamente la expulsión, así que estamos ante una provocación constante.

"El equipo directivo no me apoyó en absoluto, pretendían que aceptara que el hecho no tenía importancia, que era un simple enfado de un adolescente, que hablara con él y que le pidiera disculpas por coger el dibujo. Lo máximo que conseguí es que lo expulsaran 2 días. Me cruzaba con este adolescente de bachillerato por los pasillos y tenía que aguantar sus risitas chulescas y provocadoras cuando yo pasaba".

La inspección también fue conocedora de los hechos, pero como se dice coloquialmente ""pasaron de mi"", ni siquiera se entrevistaron conmigo a pesar de que se lo solicité al director varias veces."

Se sancionó a los alumnos verbalmente. No se les expulsó, ni denunció a la delegación provincial.

Ninguna. la directiva me pidió que fuese a hablar con el alumno al rato de la agresión porque el alumno estaba muy afectado. No lo hice porque creo que yo estaba más afectada que él y en una situación de estrés tremenda.

Ninguna medida.

Prácticamente ninguna.

10 días de expulsión.

Expulsión.

Ninguna.

El alumno fue sancionado con una expulsión temporal del centro y la madre se quejaba de que eso era lo que él quería y que había que mantenerle en el centro.

El equipo directivo me apoyó en todo momento, sobre todo el jefe de estudios que elaboró un histórico de los partes y sanciones del alumno en cuestión (eran partes firmados por el resto del profesorado) y lo presentó en el juicio.

Expulsión de 15 días del instituto.

Expulsión alumno.

Ninguna, salvo recriminar actitud al alumno.

El padre también insulto a la directora y jefa de estudios. El alumno discapacitado me pidió disculpas, en el resto de casos no se tomó medidas.

Se abrió un expediente y el alumno fue expulsado 29 días. Luego trasladado de centro.

Todo esto con mucho papeleo por medio, con un instructor, con necesidad de testigos, etc. Además, hubo que estar pendiente para que la sanción realmente se llevara a cabo, pues nos dijeron que un fallo en el protocolo o una frase desafortunada, impediría que el trámite siguiera.

Ninguna.

Dicho alumno tenía acumulados más de tres partes de incidencias leves (lo que teóricamente supone una expulsión) más los partes que yo adjunté. Como no se tomaban medidas, tras hablar con el Jefe de Estudios, decidí ir al despacho del director con los partes en la mano. Los cogió y directamente los guardó en un cajón y me dijo que no haría nada al respecto porque si venía el padre y veía varios partes míos, diría que es que yo le tengo manía al niño.

La consecuencia que trajo eso es que el alumno repitió un trato similar con otras compañeras (nunca con profesores, siempre con profesoras). Al menos con ellas sí hubo respuesta del equipo directivo y lo expulsaron un día completo. Yo sólo conseguí, después de protestar, que lo expulsaran 3 HORAS de mis clases, cuando le impartía seis a la semana.

En dos ocasiones he sufrido los gritos y el acoso de madres para obligarme a aprobar a su hijo/a. El equipo directivo siempre escucha a dichas madres y también presionan para que se apruebe e incluso que quite partes de la asignatura para los exámenes extraordinarios de Septiembre, a lo que me negué en rotundo. El departamento respondió apoyándome en mi decisión en la reclamación en primera instancia. No reclamaron legalmente en segunda instancia pero siguieron presionando al director, y el director a mí hasta el 26 de JULIO.

El alumno fue expulsado inmediatamente.

Una semana de expulsión. A la compañera se llamó a los padres.

En los casos del escupitajo y el "tizazo", hubo expulsiones (no recuerdo de cuántos días, pero mínimo una semana). Recuerdo como más sangrantes los casos de agresiones verbales, donde no hubo ningún tipo de sanción por parte del equipo directivo.

Con respecto a la agresión el equipo directivo sí tomó las medidas oportunas (denuncia). En cuanto a los piropos, las palabras o los gestos inapropiados he comentado en voz alta mi malestar, o bien he optado por mostrarme indiferente.

Expulsión.

Ninguna.

Ninguna.

INDICA QUÉ GRADO DE APOYO HUBO ENTRE LOS COMPAÑEROS DOCENTES Y EL RESTO DE LA COMUNIDAD EDUCATIVA:

Entre compañeros bien. El equipo directivo prefiere mirar para un otro lado.

Grado positivo de apoyo.

50/50...

Los compañeros mostraron su solidaridad.

Entre los compañeros, total.

Consolarla, después de tantos años trabajando nadie se merece un trato así.

Bueno en general.

Los compañeros mostraron comprensión.

Apoyo verbal por parte de algunos compañeros. Otros muchos me dijeron que más o menos yo me lo había buscado por obligar a cierto tipo de alumnado a hacer lo que debe en lugar de lo que quiere y a cumplir las normas establecidas para todos; su consejo y su práctica personal en estos casos era dejar que los alumnos más desequilibrados y violentos hagan su voluntad sin llevarles la contraria.

"Ninguna por parte de la tutora, alegando que con ella se portaba muy bien.

Los demás compañeros sí me apoyaron, al menos me escucharon y dieron la razón.

"En dos casos, los padres muy bien; compañeros, en unos casos muy bien y en otros sólo a nivel particular; equipo directivo, en un caso, bien, hablando con los alumnos, expulsando, etc. y en otro, regular (expulsaron y me culpabilizaron).

Compañeras que sufrieron agresiones físicas o verbales, en la mayoría de los casos, se comentaba como ""a mí no me pasa eso, yo soy mejor profesor"".

Total apoyo.

Ninguna. Silencio y mirar para otro lado.

Apoyo máximo.

En general, los compañeros se solidarizan.

Ninguno, todos miraron para otro lado.

Lo hablan, lo comentan, pero no actúan.

Te entienden.

Los compañeros sí apoyaron.

Sólo conté con el apoyo de un compañero, quien testificó en el cuartel de la Guardia Civil y, posteriormente fue presionado por el equipo directivo y el inspector, viéndose obligado a darse de baja.

Del resto de compañeros, no recibí ningún apoyo porque se sentían acobardados y temían las represalias del director.

Ninguna.

Muy buena.

Insuficiente.

No dicen mucho. Más apoyo de compañeros que de compañeras.

Todos trabajamos a una para tratar estos problemas. Nunca he percibido ningún tipo de desamparo, si bien la comunidad (en general, socialmente) tiende gradualmente a normalizar determinados comportamientos por ser leves.

Suficiente.

Bueno, apoyo de palabra.

Bastante.

Por parte de compañeros y equipo directivo el máximo apoyo, pero el inspector apoyo al alumno y lo aprobó en contra del criterio de la profesora.

Poco.

Ya se toma el insulto como algo normal. Frase como pues a mí me dijo.

El apoyo viene de los compañeros y compañeras "razonables " y no lo tienes de ese sector que defiende que el alumnado no es responsable de ciertas conductas, que es consecuencia de estos tiempos, del barrio, etc. Hasta que les pasa a ellos, claro.

Ha dependido del centro y de los compañeros. He observado que cuando un equipo directivo no apoya al profesor/a, los compañeros del claustro prefieren no mostrar su actitud contraria.

Escaso o nulo. Con frecuencia, si tratas de hacer visible el problema, te conviertes en una especie de apestado, un ser incómodo al que hay que evitar. Se justifica al agresor o se minimizan sus acciones por parte de directivas, padres o tutores. Incluso te culpan a ti de haber propiciado la situación.

Muy superficial. Nadie se compromete por nadie.

Alto.

Medio, aconsejaban que no denunciara porque podría ser peor y podría sufrir represalias.

El apoyo por parte de los compañeros fue estupendo pero el resto de la comunidad educativa actúo como si yo hubiese provocado los incidentes.

Sí, fui apoyada por el equipo directivo y compañeros.

Total por parte de dirección y compañeros. En cuanto a padres, con frecuencia son ellos mismos los "agresores" con injerencias cada vez más frecuentes y de mayor gravedad en nuestro trabajo. Por supuesto que los padres sensatos se desmarcan, eluden los grupos de whatsapp y nos apoyan, pero el ruido y el daño lo hacen otros padres.

No trascendió.

Algunos dieron ánimos, otros, indiferencia,

Escaso.

Bastante apoyo.

Ninguno. Sólo la profesora que fue testigo.

Escasa o nula.

Entre compañeros, muy bueno.

Alto.

Solo uno de los profesores presentes se ofreció a declarar en el juicio el resto hizo oídos sordos, aunque fueron incluidos en la denuncia como testigos.

Apoyo del tipo: todos padecemos lo mismo, pero no podemos hacer nada.

Ninguno.

Casi ninguno. Se mira para otro lado.

Buenas palabras y nada más.

Apoyo cero. Todo el claustro fue conocedor del hecho, pero todos hicieron oídos sordos, incluso la tutora del curso cuestionó mi relato. Tan solo recibí algo de apoyo por parte de 2 compañeros de departamento. Fue un calvario.

Según punto de vista, no se le dio mucha importancia. Pasó como algo anecdótico. Pienso que la profesora no quiso que trascendiera demasiado.

mucho por parte de los compañeros y los alumnos. Apoyo emocional, pero ninguna movilización al respecto.

Nulo apoyo.

Ninguna.

Correcto.

Ninguno.

Tuve todo su apoyo y comprensión. Todos sufrimos el comportamiento de ese alumno, le diésemos clase o no.

Creo que casi nadie se enteró.

"Verás que voy a tener que darle".

Aceptable.

Total.

Me escucharon mis compañeras afines; también sufrían lo mismo.

Buen apoyo.

A medias porque no se publicitó, al principio. Luego sí recibió apoyo, pero no en la justa medida. Ella se dirigió al inspector de zona, (que, por cierto, nunca se personó interesándose por el tema), por correo electrónico y no recibió respuesta alguna.

Mirar para otro lado para que no les salpique.

"Bueno, cuando ocurre algo así generalmente nadie se quiere implicar, mientras el problema no le afecte a uno mismo... y supongo que para llevarse bien con el equipo directivo.

Sólo una compañera fue a hablar con el director y le dijo que no estaba de acuerdo con su actuación.

Apoyo total.

Nadie dijo nada.

Pues hubo de todo, en su mayoría la gente mostró su apoyo a las compañeras, pero también hay gente que hace como que no se entera y mira para otro lado...

Buena.

Apenas se implican en lo que le ocurra al otro. Sólo piden que a ellos no les pase.

No creo que haya apoyo. Gestos de comprensión, porque quizás también han pasado por situaciones similares.

Ninguna.

HAZ UNA VALORACIÓN DE LAS SECUELAS O EL IMPACTO QUE ELLO HA DEJADO EN TI O EN TU COMPAÑERA, COMO DOCENTE Y A NIVEL PERSONAL:

Temor, impotencia a disfrutar de su vocación por la enseñanza. De hecho, esta persona lo ha dejado.

Ninguno.

Especial Vulnerabilidad, falta de confianza, miedo. Afecta a tu vida personal

Desmotivación, frustración...

Un deseo enorme de que llegue la jubilación.

Cada día soy más consciente de que el equipo directivo, ante situaciones de este tipo, está poco dispuesto a protegernos. Y de la inspección mejor ni hablamos.

Se cambió de centro.

Durante una época sufrí estrés y depresión.

Me sentí humillada y agredida.

Sensación de indefensión y de formar parte de un sistema de cosas que permite e incluso de alguna manera fomenta que ese tipo de actuaciones se den a diario en los centros educativos con total impunidad.

Ansiedad, no dejar de pensar en el asunto, miedo a verla y a que se enfrente en cualquier parte, mal rollo con la tutora que antes no lo había.

Sentimiento de culpabilidad, baja autoestima, depresión y ansiedad, sentimiento de indefensión.

Sensación de desprotección porque es evidente que, si un menor te falta al respeto, es lo que hay.

Te quedas bastante tocado. Es como si no tuvieras autoridad. Te afecta a tu autoestima.

No hay secuelas. Desgraciadamente nos estamos acostumbrando.

Pues estoy siempre en tensión, esperando cualquier problema. El trabajo me genera una gran angustia no sólo profesional, sino también personalmente.

Impotencia, inseguridad, incomprensión, ansiedad… que me había equivocado de profesión.

Miedo, rabia e impotencia.

Muchos días me siento humillada. Voy a dar clase para que me griten, me falten el respeto. Muy decepcionada con mi trabajo. Todo el mundo tiene derecho a trabajar con dignidad.

Pues la verdad que bastante molestas porque son comportamientos y actos machistas que no sufren los hombres.

Lógicamente, ha marcado en mi vida personal y laboral "un antes y un después".

Stress.

Me pareció penoso que un familiar entre en un aula, sin avisar, y delante del alumnado me insulte mientras hago mi trabajo. Me sentí indefensa y ese grupo de alumnos/as entre las que estaba su hija, a veces sacaban el tema en plan de risa, eso me hacía sentirme mal, fue como perder autoridad ante ellos.

Autoestima destrozada y desencanto.

No ha sido el único episodio, a diario sufro episodios de baja intensidad por parte de alumnos y alumnas que te gritan o te contestan con malos modos. Yo estoy deseando cumplir los 60 para recuperar mi dignidad. Muchas gracias por esta iniciativa. Hacía mucha falta. Un saludo.

En primer lugar, esta encuesta solo me permite opinar sobre mujeres. No estoy de acuerdo con esa segregación para hacer una estadística sobre agresión laboral. En cuanto al impacto, supone un estrés añadido al de la propia tarea docente en ese momento (como lo puede ser otro tipo de asuntos laborales). Creo que se puede trabajar más y mejor sobre este tema. Como digo, a nivel de centro y comunidad, con firmeza y objetividad. No lo veo necesariamente un problema de victimización del profesorado. Gracias.

Sensación desagradable. Ninguna secuela.

Malestar y desgana, desmotivación.

"Nos sentimos poco valoradas en nuestro trabajo, parece que es guardar, entretener y aguantar a los grupos.

Afortunadamente, no puedo generalizar. Tengo alumnos maravillosos y grupos buenos."

La sensación de que nuestro trabajo no sirve para nada porque después llega un inspector y no respeta ni tu opinión ni tu trabajo y de humillación frente a padres y alumnos"

Ninguno.

Te sientes impotente. Infravalorada. El director en muchos casos busca tu parte de culpa y con eso te sientes peor aún. Les das tanta libertad que te toman por el pito de un sereno. En educación física yo no entiendo el trato autoritario con el alumno. Tampoco dejo que haga lo que quiera, pero si me trato es cordial. Yo no soy una persona seria y autoritaria, no me sale. Ni pienso ser un sargento semana.

"Unos se hunden, se sienten culpables, su autoestima y seguridad baja.

Otros siguen peleando, desgastándose innecesariamente, teniendo que argumentar constantemente sobre lo que debería ser obvio.

He vivido épocas, y sé que compañeros cercanos a mí también, de ansiedad, con malestar, miedo al ir a trabajar, insomnio, falta de concentración y de cuestionar y ver cuestionada mi profesionalidad.

Pérdida de seguridad como profesional y como persona. Baja autoestima. Miedo. Ansiedad y pesadillas. Llegas a dudar hasta de lo obvio. Somatización -contracturas, dolores de espalda, jaquecas, insomnio, afecciones cutáneas, etc.

Ahora estoy bien, pero llegué a pensar que no servía para realizar este trabajo. Profesora de matemáticas.

Ansiedad, miedo, frustración, falta de motivación y sensación de que estamos vendidos y que nada se puede hacer mientras la legislación no cambie y contemos con el apoyo de inspección.

Trato de tener mucho cuidado para no alterar al alumnado de perfil agresivo y maleducado. Preparo las entrevistas con la familia de modo que haya testigos.

En su día me planteé incluso dejar la enseñanza, pero he cambiado de centro por el concurso de traslados y en el nuevo centro todo va genial, así que ahora mismo estoy bien.

Como docente se te hace muy duro tener que soportar niños con esas formas un curso completo y a nivel personal estas situaciones las superas cuando tienes el apoyo de tus compañeros y de la directiva.

Temporalmente bajo ánimo e impedimento del disfrute del trabajo con los grupos de alumnos, tensión con consecuencias musculares frecuentes, contracciones, problemas cervicales etc. Suelo decir que si durante el verano nos recuperamos y volvemos en septiembre con ilusión vamos bien, pero no sé cuanto más va a durar esa recuperación.

Cuando el alumno es conflictivo, siento miedo, a veces no me atrevo ni a contrariarlo ni a corregirlo.

Falta de autoestima.

Mi compañera continúa de baja.

A nivel personal lo paga tu familia porque estás triste e irascible. Como docente empiezas a sentir entre ansiedad y miedo a medida que se acerca el momento de volver a empezar la jornada.

Todo cambió para mí. Arrastro problemas psicológicos y físicos además de la merma en la autoestima.

A nivel personal te va afectando llegando incluso a sentir ansiedad antes de cruzar la puerta de clase o que se te salten las lágrimas en el centro educativo.

En un primer momento estaba muy mal anímicamente, pero mejoró con las medidas tomadas.

En el pasado mucha. Hace ya tiempo y trabajo en otro puesto ahora.

Un año de baja con tratamiento por parte del psiquiatra y evitar la salida solo a la calle durante seis meses a día de hoy estoy en activo, pero retirando la medicación.

Ansiedad, miedo, desánimo para trabajar e innovar.

Sentirme mal como infravalorada.

En mi compañera no sé valorarlo; en mí, te vuelves más permisiva para que no vuelva a ocurrir y sientes que no tienes autoridad ninguna en el aula.

Como docente cada día tengo menos ilusión por un trabajo que antes me apasionaba. A nivel personal mi carácter ha ido modificándose. Ahora me noto malhumorada y triste.

Pues el curso fue duro y tuve problemas de ansiedad, aunque no quise darme de baja. Como docente la decepción fue brutal, desde entonces aprendí que los profesores estamos abandonados y desprotegidos y que ni la inspección ni la administración protege a sus trabajadores.

No sé exactamente la huella que le dejó a ella. Era muy novata en esta profesión y pienso que lo tomó como un gaje de oficio más. Yo lo consideré indignante, mucho más cuando no se sancionó a los alumnos.

Trabajas con bastante estrés porque si a un alumno no le caes bien, puede enfadarse por cualquier cosa y agredirte física o verbalmente, eso hace que tengas que medir constantemente tus palabras y tengas que callarte frente a algunos comportamientos que habría que sancionar, ya que sabes que si la directiva no te apoya el alumno percibe eso y va a por ti. Todo esto genera estrés e inseguridad, también baja tu autoestima. Durante los últimos años he trabajado en centros muy tranquilos y no sufro apenas problemas de este tipo.

Problemas de insomnio, depresión y apatía por trabajar.

No lo sé con seguridad.

Comprender la realidad de la situación del profesorado.

Siento que no se me respeta como profesora. Siento que no puedo imponer la disciplina necesaria para poder dar mis clases al alumnado que sí tendría interés en trabajar.

Como docente, cuando hay problemas de disciplina en el aula, soy extremadamente cuidadosa en la intervención y jamás acudo a una entrevista con padres si no hay algún miembro del equipo directivo, presente. A nivel personal procuro no implicarme emocionalmente con lo que se vive en el aula y no "llevarme" a casa los problemas del centro (al menos lo intento).

Secuelas que se tratan de olvidar y sobre todo cuando hay que seguir dando clase a la alumna agente de la agresión.

Que estamos expuestos a cualquier falta de respeto.

Aprendí a valorar situaciones y a relativizar en según los IES.

En mí ninguna, porque me trabajo mucho el desarrollo personal. Hice un curso de Aspace para trabajar mejor con alumnos discapacitados tras la agresión. Una compañera si sufrió acoso por un alumno y tuvo baja por depresión.

En mí, mayor inseguridad y también decepción. Intención de cambiar de destino...

En mi compañera, estrés y depresión que la llevó a estar de baja casi medio curso.

Estoy asqueada de la administración.

Estuve bastante tiempo con mucha ansiedad y me ponía a temblar como un flan cada vez que tenía que entrar a dar clase a ese grupo. Lo pasé realmente mal y no me sentí apoyada.

Te hace perder autoridad delante del resto de alumnos que piensan que pueden hacer lo mismo y no ocurre nada.

Lo que ocurre en nuestro trabajo es cada vez más denigrante. No sólo me siento poco valorada socialmente en mi labor profesional, sino que me he sentido ignorada y humillada. Y no sólo por alumnos y familias, también por los inspectores que fueron a evaluar mi Centro, y los de mi departamento (Matemáticas) más que una evaluación fue una persecución. Escucharon a padres y madres, alumnos/as, pero después de 4 horas seguidas de reunión del inspector con nuestro departamento, si no coincidía tu opinión con la de él te callaba. Y aguantar sus presiones para aprobar más alumnos. Es cuando más indignada y humillada me he sentido.

Todo eso me ha afectado no sólo emocionalmente y psicológicamente, también ha tenido consecuencias físicas. Me ha causado problemas digestivos y del sistema inmunológico padeciendo ahora una enfermedad autoinmune.

Lo tomé como un hecho puntual, propio de alguien sin respeto a los demás.

Procuro no enfrentarme a los alumnos.

Desde mi punto de vista, este tema me sirve para valorar una parte importantísima de la labor de un equipo directivo. Huyo de los centros donde ocurren estas agresiones y no reciben ningún tipo de sanción por parte de la dirección, que se muestra "temerosa" de las familias, de la Inspección o de ambos. En mi caso, creo que es peor la reacción de algunos compañeros que las propias agresiones en sí.

Mi compañera sufrió importantes secuelas psicológicas y estuvo de baja laboral. En cuanto a mi caso, eran otros tiempos y no había tanta concienciación al respecto.

Durante varios años le tuve pánico a los grupos de 1º ESO. Delante de la clase me quedo sin voz, paralizada .

No sé explicar muy bien las secuelas, pero deja un estado de ánimo bastante bajo. Miedo a entrar en el aula pensando qué pasará hoy.

Ninguna.

CONCLUSIONES

La encuesta que fundamenta este estudio se realizó por motivos metodológicos discerniendo entre las respuestas de profesores –como receptores de la noticia de las agresiones- y las de profesoras –que además de receptoras las han experimentado-. Partiendo de esta distinción previa, los resultados son, con todo, bastante homogéneos en la cuantificación y valoración de esta manifestación de VIOLENCIA DE GÉNERO.

De entre los profesores, 9 de cada diez encuestados tiene constancia de alguna agresión a alguna compañera; cabe destacar que señalan que un 14 % de agresores fueron padres/madres y un 5 % alumnas, lo que pone de manifiesto que el fenómeno de la violencia contra las profesoras no es exclusivamente masculino pues una proporción no desdeñable de mujeres –alumnas o madres- también les han ocasionado agresiones físicas y verbales.

De entre las profesoras, un elevadísimo 84 % de las encuestadas ha experimentado alguna agresión, el 19 % de las cuales física y verbal simultáneamente. Entre ellas, a su vez, tienen constancia de agresiones a otras compañeras el 76 % de ellas. Igual que los profesores arriba mencionados, las encuestadas señalan una significativa presencia de alumnas (12 %) entre las atacantes y destacan, como "modalidad" más frecuente de las agresiones aquellas en las que participan alumnos junto con sus progenitores (35 %).

Expresado en pocas palabras, de entre todos los encuestados –hombres y mujeres- nueve de cada diez han tenido conocimiento de agresiones a profesoras en el ejercicio de la docencia; también son –casi- nueve de cada diez las profesoras participantes en este estudio que las han padecido directamente. Esta proporción es tan descomunal, que convierte a esta modalidad de la violencia de género en algo intrínseco al ejercicio de su profesión en Andalucía, y no una anomalía localizada como pudiera ser en cualquier otra actividad de la función pública.

Si pasamos de las cantidades a las calidades, las respuestas de profesores y profesoras ya son indistinguibles. Entre las agresiones verbales la palabra PUTA –que condensa en solo cuatro letras tanto desprecio como ganas de hacer daño– se eleva por encima del resto, seguida de cerca por su afín HIJA DE PUTA. Es de destacar la carga de violencia sexual que llevan muchos de estos insultos –recordémoslo, proferidos a gritos en un aula u otro espacio común del centro-: vete a chuparla; chúpame la polla; zorra; mal follada… Otras agresiones verbales van cargadas de menosprecio y alusiones personales tales como loca; gorda; amargada; vete a fregar

Las frases e insultos van muy a menudo acompañados de amenazas, algunas de muerte: voy a ir a por ti; sé dónde vives; sé cuál es tu coche… todo ello acompañado en ocasiones de agresiones físicas como empujones, bofetadas, objetos arrojados (tizas, piedras, libros, mochilas, mesas…), tocamientos de los pechos y de las nalgas, escupitajos, exhibición de armas cortantes, etc.

Y, cada vez más a menudo, la violencia se ve amplificada a través de las redes sociales como Facebook o Whatsapp. Otro modo de agresión son las denuncias y las acusaciones falsas, amparadas bajo un marco legal –en los centros y a veces fuera de ellos– excesivamente complaciente.

Una vez ocurrido el hecho, si éste llega a trascender –cosa que no siempre sucede– el grado de apoyo entre los profesores del centro y el resto de la comunidad educativa es grande. "En general la solidaridad suele ser grande, si bien es cierto que muchos de estos casos suelen pasar bastante desapercibidos", señala un profesor. A pesar de esto, llama la atención en el estudio la significativa presencia, en muchos testimonios, de no haberse ofrecido ningún apoyo a la agredida por parte de sus compañeros. El resto de la comunidad educativa (alumnado, padres, AMPA) revela un menor compromiso. Sin embargo, lo más llamativo es el frecuente distanciamiento o abierta indiferencia de los directivos del centro y la nula empatía mostrada siempre por el resto de la administración educativa (Delegación Territorial, Consejería de Educación). Si bien los equipos directivos suelen -aunque no siempre- actuar con las exiguas posibilidades que la normativa actual permite, y los compañeros en la mayor parte de los casos apoyan a la agredida, resulta escandaloso el silencio y la pasividad de los estratos superiores de la administración provincial (desde la Inspección a los Delegados territoriales), cuyo único interés parece consistir en que la agresión no trascienda más allá de los muros del centro. En ocasiones, la propia Inspección ha llegado a culpabilizar a la agredida de no ser "buena profesora", justificando indirectamente la violencia.

Cuando pasamos a preguntar sobre las medidas tomadas por el centro y la administración educativa frente a los agresores, comprobamos que, siendo en general bastante endeble el marco de actuación impuesto (Decreto 327/2010 del Reglamento Orgánico de los Institutos andaluces y Orden del 20 de junio de 2011 para la promoción de la convivencia en los centros públicos), pues como medidas disciplinarias más extremas contempla hasta un máximo de treinta días de suspensión de asistencia al centro o el cambio del alumno agresor de éste a otro instituto, aún así, lo más frecuente en nuestro informe son expulsiones durante un corto número de días; pero más indecente es todavía el reiterado aparecer de la palabra "ninguna" como respuesta a la cuestión en nuestra encuesta; es decir, que la directiva del centro decide no hace nada para sancionar las agresiones, con la aquiescencia de la Delegación Territorial de Educación. De hecho, este silencio va acompañado a veces de intentos de minimizar u ocultar esta violencia contra las mujeres, para lo cual no se escatiman presiones y amenazas veladas hacia la víctima si ésta tiene el propósito de poner una denuncia ante la Policía o la Guardia Civil.

Así, habiendo percibido tras la agresión que, en la mayoría de los casos, la mayor inquietud de la administración educativa no es su estado de salud o su bienestar general, sino que la violencia contra ella permanezca oculta, podemos visualizar con nitidez a continuación el impacto y las secuelas de todo en la profesora que la padeció:

Temor, impotencia, falta de confianza, desmotivación, miedo, frustración, estrés, depresión, humillación, agotamiento nervioso, ansiedad, culpabilidad, desamparo, disminución de la autoestima, pérdida de autoridad, sensación de desprotección, resignación, angustia vital, rabia, desmoralización, desencanto, insomnio, inseguridad, tristeza, pesadillas, deseos de abandonar la enseñanza, somatización del malestar, irascibilidad, angustia, burnout, ganas de llorar, decepción y apatía laborales, situaciones de fobia… son el variadísimo elenco de términos empleados por los colaboradores de nuestra encuesta, que podríamos aglutinar bajo uno solo: alienación laboral y personal. Un daño íntimo que tiene como corolario en numerosas veces las bajas laborales por depresión, además de tratamientos psiquiátricos y psicológicos, problemas digestivos y del sistema inmunológico, o medicación para aliviar los malestares. Naturalmente, cuando una agresión física ha sido brutal, ha habido convalecencia por lesiones. En uno de los casos reseñados el malestar ha conllevado el abandono de la docencia.

Resulta manifiesto al contemplar etapa por etapa el proceso de estas agresiones, junto con el tratamiento que reciben, que NOS ENCONTRAMOS CON UNO DE LOS MÁS ESCANDALOSOS MODELOS DE VIOLENCIA DE GÉNERO ACTUALES, con víctimas y agresores, agresiones que van del insulto a los daños físicos y materiales, encubridores y cómplices, y secuelas profundas en las víctimas. Lo más singular y alarmante es que esta violencia contra las mujeres haya pasado a formar parte del paisaje de los institutos públicos andaluces desde el momento en que nuestra administración educativa lo ha considerado y tolerado como un mal menor; «somos cómplices de lo que nos deja indiferentes», advirtió George Steiner. Para cerrar este análisis, nada mejor que las palabras de una de ellas:

Lo que ocurre en nuestro trabajo es cada vez más denigrante. No sólo me siento poco valorada socialmente en mi labor profesional, sino que me he sentido ignorada y humillada. Y no sólo por alumnos y familias, también por los inspectores que fueron a evaluar mi Centro, y los de mi departamento (Matemáticas): más que una evaluación fue una persecución. Escucharon a padres y madres, alumnos/as, pero después de 4 horas seguidas de reunión del inspector con nuestro departamento, si no coincidía tu opinión con la de él te callaba. Y aguantar sus presiones para aprobar más alumnos. Es cuando más indignada y humillada me he sentido.

PROPUESTAS DE APIA

Para acometer la realidad que revela esta encuesta no valen palabras altisonantes ni propósitos de vago cumplimiento. Desde la Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía APIA creemos indispensable y urgente implementar una serie de medidas que, de una vez por todas, combatan desde su raíz esta forma de violencia contra las mujeres, impensable en un país democrático y avanzado. De modo que nos dirigimos a la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía y a las fuerzas políticas con representación en el Parlamento andaluz, para que como mínimo contemplen estas exigencias:

- Reelaboración del Decreto 327/2010 endureciendo las sanciones relacionadas con las agresiones a las profesoras.

- Publicación de una vez por todas de la Ley de Autoridad del Profesorado en Andalucía.

- Establecimiento inmediato de planes de actuación eficaces en los centros educativos frente a esta violencia de género. El actual Protocolo de actuación en caso de agresión hacia el profesorado o el personal no docente (Orden 20 de junio 2011 para la promoción de la convivencia en los centros públicos andaluces) se ha quedado anticuado –amén de no haberse llevado, que nos conste, nunca a la práctica con todas sus consecuencias– y es preciso actualizarlo contemplando tratamientos específicos para las agresiones a las profesoras.

- Establecimiento inmediato de protocolos de actuación en las Delegaciones Territoriales que competan al propio Delegado y a la Inspección educativa, mediante los cuales se actúe de manera inmediata, estableciendo un contacto medible y verificable con los centros y las propias profesoras agredidas, y que tome forma como mínimo en los siguientes aspectos:

Ofreciendo canales específicos de asistencia jurídica y psicológica a las agredidas.

Llevando adelante una censo público de agresiones a profesoras en el ámbito de cada Delegación Territorial.

Comprometiendo una unidad especial dentro de la Inspección educativa para atender estos casos en toda su amplitud.

Creemos que con éstas y otras medidas semejantes sí podremos desarraigar esta auténtica vergüenza hasta ahora encubierta en los centros de secundaria públicos andaluces, en beneficio tanto de las profesoras como del resto de la comunidad educativa que la contempla. Todo intento de minimizar o relativizar ésta y cualquier violencia de género, nos tememos, sólo podrá contribuir de manera cómplice a perpetuarla.

ASOCIACIÓN DE PROFESORES DE INSTITUTO DE ANDALUCÍA (APIA)

Amanda Seibel presenta en Galicia su nuevo libro

18-06-2018 Votos:16 Comunicados Xornal de Galicia

La literatura erótica nunca pasa de moda, sin embargo ocasionalmente... .+

APEDANICA investiga a partidos políticos como PPDEGALICIA.COM en campañas electorales tramposas

17-06-2018 Votos:57 Jurídico Xornal de Galicia

Dr. (PhD) Miguel Gallardo perito judicial forense Tel.  902998352 E-mail:... .+

China amplía la red de centros para realizar el examen de español SIELE

15-06-2018 Votos:39 Lenguas Minoritarias y Coficiales por José Antonio Sierra Xornal de Galicia

  Ceremonia de entrega de la acreditación SIELE al Instituto Seredu... .+

Caso eólico con orden de detención a un acusado y los imputados exdirector general de Industria y Energía del Gobierno d…

13-06-2018 Votos:229 Energías Xornal de Galicia

El magistrado que preside el tribunal de jurado encargado de... .+

Di adiós a tus problemas bucales

11-06-2018 Votos:100 Comunicados Xornal de Galicia

  El implante dental ha ganado mucha importancia durante los últimos... .+

ERRORES JUDICIALES al Tribunal Constitucional en RECURSO DE AMPARO contra estereotipos

11-06-2018 Votos:83 Jurídico Xornal de Galicia

RECURSO DE AMPARO   AL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL   DOÑA GLORIA ARIAS ARANDA procuradora de... .+

Business over Tapas June 7 2018 Nº 260

07-06-2018 Votos:144 Mundo Celta por José Antonio Sierra Xornal de Galicia

*Next week, Business over Tapas is taking a break. We... .+

DILACIONES INDEBIDAS de secretarios judiciales denunciadas por APEDANICA al Ministerio de Justicia

04-06-2018 Votos:92 Jurídico Xornal de Galicia

Dr. (PhD) Miguel Gallardo perito judicial Teléfono  902998352 E-mail: apedanica.ong@gmail.com Asociación... .+

Comunicado en defensa del compañero José Ricardo de Prada Solaesa

04-06-2018 Votos:68 Jurídico Xornal de Galicia

En el reciente debate sobre la moción de censura celebrado... .+

Otros articulos relacionados.....
esafsqarhyazeubebgcazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfifrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakolvltmkmsmtnofaplptrorusrskslswsvthtrukurvicyyi