Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Para la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP), es una herramienta
de comunicación que se enmarca en la Ley de transparencia, acceso a la
información pública y buen gobierno

17 de julio de 2015
Ante
las reacciones de algunos colectivos periodísticos, tertulianos y medios de
comunicación contra la web del Ayuntamiento de Madrid 'Versión Original', la
Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) manifiesta:

- Son
totalmente desproporcionadas muchas de esas reacciones y son peligrosos los
argumentos utilizados en esas críticas legítimas. Algunos argumentos son
contrarios al ejercicio del Derecho a la Información y parece que pretenden
colocar a los periodistas y a los intereses de los medios por encima del resto
de la ciudadanía.
- Muchas de esas críticas parten del supuesto de que en
España existe una democracia informativa real cuando está lejos de alcanzarla,
según han puesto de manifiesto informes y pronunciamientos de distintos
organismos independientes internacionales. En ellos se ha documentado la
parcialidad de la información de los grandes medios de comunicación españoles y
su alineamiento con sus particulares intereses económicos, legítimos pero de
dudosa ética.
- Suponer que una administración pública no debe dudar de la
veracidad e independencia de los medios resulta insostenible cuando estudios
como el Informe de la Profesión Periodística 2014, elaborado por la
Asociación de la Prensa de Madrid, demuestran que son gran parte de la
ciudadanía y los propios periodistas los que no tienen confianza en la veracidad
de las informaciones.
En ese informe se indica:“Para los propios
periodistas, el amarillismo, el sensacionalismo, el periodismo como espectáculo
(57,5%) es la principal causa de la opinión negativa sobre los propios
periodistas, seguida de los intereses políticos de los grupos editoriales, la
falta de rigor, el intrusismo profesional, la falta de independencia, los
intereses económicos de los grupos editoriales, la precariedad, los tertulianos
y las tertulias y otros.”

- Es cierto que se puede solicitar el derecho
de rectificación ante una noticia errónea, carente de veracidad o difamatoria;
pero todos los periodistas saben que esta es una de las asignaturas pendientes
de nuestra democracia. Solo un fallo judicial puede obligar a que se cumpla ese
derecho, pero la experiencia demuestra que esos fallos llegan tarde y cuando el
daño provocado ya es irreparable. Un ejemplo de ello es la sentencia favorable a
CCOO en su denuncia contra TVE, por la información que facilitó sobre la huelga
general del 20 de junio de 2002; en octubre del año siguiente, cuando el
periodista Alfredo Urdaci tuvo que leer el fallo en los telediarios porque le
obligaba la sentencia, citó a ese sindicato deletreando sus siglas ("c, c, o,
o", dijo ) y no por su nombre, Comisiones Obreras, lo que se consideró una
burla.

- La web 'Versión Original' puede gustar o no, pero no es más que
una herramienta de comunicación que se encuadra dentro de la Ley 19/2013, de
transparancia, acceso a la información pública y buen gobierno, que en su
artículo 12 establece: “Todas las personas tienen derecho a acceder a la
información pública, en los términos previstos en el artículo 105 b) de la
Constitución Española, desarrollados por esta ley".

- La propia Comisión
Europea dispone, desde hace decenios, de la web 'Euromitos de la A a la Z,' de
las mismas características que la del Ayuntamiento de Madrid, y nunca ha
recibido críticas de ninguna organización de periodistas. - Hay que recordar que
el Código Europeo de Deontología del Periodismo, redactado por el diputado
español Manuel Núñez Encabo y aprobado por unanimidad por la Asamblea
Parlamentaria del Consejo de Europa, establece lo siguiente:
“19. Sería
erróneo deducir que los medios de comunicación representan a la opinión pública

o que deban sustituir las funciones propias de los poderes o entes públicos o de
las instituciones de carácter educativo o cultural como la
escuela.


20. Ello llevaría a convertir a los medios de comunicación
y al periodismo en poderes o contrapoderes (mediocracia) sin que al propio
tiempo estén dotados de la representación de los ciudadanos o estén sujetos a
los controles democráticos propios de los poderes públicos, o posean la
especialización de las instituciones culturales o educativas
correspondientes.”

La Junta Ejecutiva Federal de la FeSP considera
que todas las críticas son totalmente admisibles y respetables, pero que no se
deben sustentar en argumentos demagógicos porque así se confunde a la
ciudadanía.
La FeSP hace un llamamiento al Ayuntamiento de Madrid y a todas
las administraciones públicas, para que informen siempre con total
transparencia, y también a los colectivos periodísticos y sociales para que las
críticas a este tipo de medidas sean constructivas y encaminadas a mejorar la
información de las administraciones públicas a los profesionales del periodismo
y a la ciudadanía.

Junta Ejecutiva Federal de la Federación de Sindicatos
de Periodistas (FeSP)

Otros articulos relacionados.....
 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..